El splatter es un subgénero incomprendido

Creo que hasta ahora en Katanas y colegialas hemos estado un poco light, hablando de cine asiático muy globalmente, sin ser muy ñoños pero sin llegar al extremismo que os anunciamos en nuestro nombre. Hoy empezamos a ponernos extremos y a contar algo de lo que más nos gusta, empezando por lo más básico que es el splatter.

El cine splatter – splatter movies o gore más comúnmente dicho en nuestro país, tiene una historia no muy larga, ni es un género muy conocido, pero por él han pasado grandes directores, y es algo que ha influido de manera bárbara en alguna gente; este género ha pasado por todo el mundo, teniendo sus máximos representantes cada época en un país distinto, pero está claro que ahora los reyes son los japoneses y hasta ha cambiado de nombre, ya se le suele llamar splatstick.

El splatstick (antes llamado splatter) es un subgénero que mezcla el cine de terror y el cine de humor de una forma bastante especial; se trata de ofrecer imágenes ultra violentas de sangre y mutilación de una forma muy exagerada y sin seguir casi ningún argumento, cosa que provoca que el espectador no sufra terror psicológico, ni emocional, ni sensacionalista; sino que crea una sensación de irrealidad y frenetismo que provocan las risas del público que ya está acostumbrado a estas escenas. Suelen ser guiones de sangre por sangre, sin ningún tipo de argumentación ni trama que guíe la película, tan sólo estética y velocidad.

Podríamos decir que el género empezó con una de las figuras míticas del cine actual George A. Romero, que después de inventar el cine de zombies y tener un gran éxito con sus películas de terror, decidió llevar su especialidad más allá y rodó Zombi (Dawn of the dead), en la que los zombies salían de día y rodeaban a los supervivientes en un centro comercial, provocando por parte de éstos disparos, atropellos y matanza de zombies con todo lo que podían utilizar de ese centro; más que terror, esa película era de humor o de violencia sin sentido y ello causó que muchos otros directores se atrevieran a intentar lo mismo haciendo productos para su disfrute personal y para minorías.

Splatter movies
Zombi / Evil Dead / Braindead

Así tuvimos algunos directores ahora muy conocidos y respetados que empezaron con cine gore, de bajo presupuesto y simplemente cómo un medio para hacer algo divertido y distinto. Sam Raimi con su saga Evil Dead empezando por matanzas y mutilaciones de humanos porque estaban poseídos, pasando por una mano poseída que mataba a todo lo que podía y terminando con una cinta más de simple acción y humor que splatter. También Peter Jackson empezó con este género, rodando un par de cintas en Asutralia con unos amigos y casi sin presupuesto, Bad taste primero y unos años más tarde Braindead tu madre se ha comido a mi perro, una cinta que tuvo una gran repercusión en todo el mundo y que durante muchos años fue considerada la máxima representante del género, objeto de admiración máxima para algunos y de máxima repulsión para otros.
También en USA tuvimos durante muchos años la productora Troma, que con películas como El vengador tóxico o Los surfistas nazis deben morir mezclaban humor, violencia y sexo a partes iguales, aunque no enseñaban tanta sangre.
Y por supuesto para todos lo directores noveles que quieren hacer algo extremo y con poco presupuesto, la primera ocurrencia es la de entrar en el género splatter.

Sushi Typhoon - splatter
Promoción de Sushi Typhoon

Y cómo decíamos, hace poco que el relevo lo han tomado los japoneses que, como en todo lo que hacen, pueden ser los más extremistas del mundo. Empezaron con películas de yakuzas en las que cada disparo provocaba una avalancha de sangre y capaces de volar miembros enteros de las bandas rivales o destrozar la cabeza a alguien, Takeshi Kitano fue un maestro con obras como Sonatine o Brother; pero un poco más tarde llegó Takashi Miike tomándolo como maestro y extremando aun más sus películas, con títulos como Dead or alive, Gozu o Ichi the killer. Miike se convirtió en todo un ídolo, llegando a hacer hasta 5 películas al año y creando una escuela en su país; pero se dio cuenta de que en Japón sus historias no tenían mucho éxito (los japoneses no sabían apreciar el humor que había detrás de tanta violencia) y que fuera de su país nunca podría conseguir una buena distribución para esas películas, así que una vez tenía suficiente experiencia quiso dedicarse a un cine más serio e histórico (sin dejar nunca de lado la sangre) y para el splatter fundó una productora de películas japonesas que se iban a distribuir en el extranjero (sobretodo en USA) llamada Sushi Typhoon; en ella juntó a algunos de los directores más gamberros de Japón: Yoshihiro Nishimura, Sion Sono, Noboru Iguchi, Tak Sakaguchi, Yudai Yamaguchi, y Seiji Chiba, y en dos años ya han rodado 7 películas de gran éxito internacional que han pasado o están pasando por todos los festivales fantásticos del mundo: Alien vs Ninja, Mutant Girls Squad, Cold Fish, Deadball, Helldriver, Karate-Robo Zaborgar y Yakuza Weapon, y éstas son las más destacadas de la actualidad del Splatstick; supongo que seguirá unos años igual porque está triunfando mucho, pero de aquí poco tendrá que evolucionar como todo y ya no sabemos dónde más nos podrá llevar una cosa así.

Sushi Typhoon
Yoshihiro Nishimura, Noboru Iguchi y Tak Sakaguchi

Sabemos que os encanta este género, porque hemos visto a muchos de vosotros en sesiones maratonianas de noches enteras viendo estas locuras y sin parar de reír y chillar y aplaudir, y cada vez que alguien cómo Nishimura San viene a nuestro país es una ocasión especial que nadie se quiere perder, así que os dejamos con este video de promoción de la Sushi Typhoon con algunas películas que no os podéis perder.

1 thought on “El splatter es un subgénero incomprendido

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *