As the God’s will, juegos de niños

As the God's will

Hoy tenemos nueva película de uno de nuestros directores asiáticos favoritos: Takashi Miike, y se trata nada más y nada menos de otro de esos live actions locos en los cuales el director es especialista y nos ha demostrado su valía innumerables veces. La película es As the God’s will (aunque quizás nosotros la habríamos bautizado mejor Children of God) y está basada en el manga Kamisama no Iu Toori, o más bien en la primera parte de esta serie, ya que la historia no acaba dónde lo hace la película, y ésta también queda abierta para posibles continuaciones. Incluso así, la película nos muestra una faceta que mezcla terror y humor negro de forma muy original, pero quizás muy orientada a convertirse en apta para todos los públicos, tanto de edad como geográficamente.

As the God's will
El buen Daruma

La película empieza de forma muy impactante, una cabeza Daruma en el lugar del profesor de una clase japonesa jugando a un juego infantil en el que va explotando las cabezas de los alumnos que pierden. A partir de allí quedan seleccionados (y vivos) sólo los alumnos que han ganado el juego y pasan a la siguiente etapa, así irán pasando de juego en juego y cada vez quedarán menos de ellos para llegar a la final. Mientras, el resto de la población ve todo lo que está pasando, con un gran cubo blanco en el que sucede todo y que va flotando por encima de Tokyo, mientras las pantallas de la ciudad reflejan los juegos; así los japoneses llamarán a los vencedores Children of God (lo niños de Dios) y los alabarán  cuando ganen todos los juegos.

No explicamos nada más de la trama para no soltar spoilers, ya que lo mejor de la película es su originalidad y las sorpresas que nos puede dar.

Tal cómo comentábamos, la película se basa sobre todo en un principio impactante (usando la imagen más representativa o promocional del manga), pero seguido de una sucesión de juegos similares (a cada cual más estúpido), lo que hace que la narración de la historia casi desaparezca y se vuelva todo un poco repetitivo y sin sentido; pero no os preocupéis por esto, ya que estamos hablando de Miike y con él, al menos la diversión y la excentricidad están aseguradas.

Técnicamente, la película es perfecta, con un gran presupuesto y unos efectos especiales muy logrados, quizás lo son tanto porque en ningún momento se busca que los seres creados por CGI sean realistas, sino que es una historia de fantasía infantil y como tal, así tienen que ser, como si fueran juguetes animados. Sin embargo, cuando nos paramos a mirar el ritmo general y la composición de la narración, vemos que la película pierde bastante por culpa de éste aspecto, y es que una historia que podría haber sido frenética (al estilo de Battle Royale), se queda en algo lento y pausado, muy en la línea del cine japonés más típico, buscando largos silencios descriptivos y dando más importancia a la imagen en sí que al desarrollo de la acción; y sí que es verdad que la historia tiene algo de gracia, con sus personajes muy típicos de manga de estudiantes, cada uno con su pequeña historia y alguna motivación y con unos caracteres y diseños muy diferenciados, pero suponiendo que en el manga se cuente bien la historia de cada uno y así consigan una mayor personalidad, aquí no hay tiempo suficiente y queda todo un poco pobre, viendo los principales rasgos de cada uno, pero sin conseguir nada con ello; quizás hubiera quedado mejor si nos hubiéramos ahorrado todo esto.

As the God's will
Los personajes están muy bien elegidos

Pero no queremos contaros sólo la parte negativa, y es que aunque la película no de mucho terror, la parte gore se haya no suavizado, sino eliminado completamente, al igual que la parte más sexual del maga, y se haya adaptado para una audiencia juvenil y una clasificación para todos los públicos; es verdad que el manga debería ser increíble y, sabiendo lo que cuesta adaptar una serie o temporada completa a una sola película, vemos que al menos Miike ha sabido mantener ese toque de humor negro y un poco histérico y la gran contraposición entre un mundo de niños (todo en la película nos recuerda un videojuego infantil) y algo de terror ligero.

Creemos que Miike también ha sabido elegir decentemente a sus actores, sin buscar a nadie conocido o especialmente guapo, sino con caras que reflejen emociones muy exageradas (a lo manga) pero algo más normales dentro de la sociedad japonesa, con Ryunosuke Kamiki (The great yokai war, Rurouni Kenshin) y Fukushi Sôta (Kamen Rider Fourze). Y aunque Takashi Miike no ha dado todo lo que es capaz de dar, ni ha sido tan exagerado como muchas otras veces, entendemos que esto es solo un encargo y se tiene que adaptar a unas directrices, pero el resultado global es digno de ver.

En definitiva, por muy brutal que veáis el tráiler o las imágenes, no esperéis ver aquí al Miike más bestia, sino sólo una película juvenil que mezcla terror y humor negro, eso sí, bastante original en su concepción (o en el manga en que se basa).

  • Lo mejor de la película:

El no saber que te vas a encontrar y ver algunas cosas muy delirantes.

  • Lo peor de la película:

Al final todo queda en una comedia juvenil con un ligero toque de terror.

Y un trailer especial de regalo:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *