Un intento de aprovechar el tirón de Ip Man

Ip Man

Nos queríamos dejar sorprender con otra versión de la vida del gran maestro Ip Man, experto en Win Chun y con discípulos importantes como Bruce Lee. Hemos visto la saga formada por las películas Ip Man The legend is born y Ip Man The final fight; que más que una nueva saga con otra visión sobre el tema representa lo que podrían ser la precuela y secuela respectivamente de la saga protagonizada por Donnie Yen. Sin embrago, todo y estar hechas en Hong Kong, intentar representar cine de artes marciales y con un mismo tema, no se parecen en nada una saga a la otra.

Esta saga narra dos momentos distintos de la vida de Ip Man, el primero es su infancia y adolescencia hasta que llega a convertirse en un hombre; el segundo ya es su vejez, desde que intenta sentar la cabeza y conseguir un grupo de estudiantes ya maduros y fieles hasta que ya les deja el relevo a éstos y se retira.

La primera película empieza en el momento en el que el padre de Ip Man los deja a él y a su hermanastro (adoptado) internados en una escuela de artes marciales; allí empiezan a aprender el Win Chun y Ip Man empieza a destacar por encima de todos; pero llega un momento en que se hace mayor y tiene que ir a Hong Kong a estudiar, así se convertirá en un buen estudiante y en alumno de otro maestro que ha modificado el Win Chun. Cuando vuelve a China descubre que ya no lo aceptan tan bien por no luchar con el arte marcial pura; también vemos algunos problemas con la asociación de maestros de Foshan y la introducción de elementos japoneses que quieren dominar el mercado; todo se irá complicando tanto política como sentimentalmente.

legend_is_bornLa segunda películas empieza con Ip Man de mayor, abriendo una escuela de artes marciales en Hong Kong y con algunos ciudadanos apuntándose a ella; cada ciudadano tiene sus cosas y sus problemas, desde trabajadores de fábrica en momentos de huelga, a policías corruptos, a gente sin dinero o maridos que prefieren luchar que a su familia; incluso Ip Man tiene problemas con la muerte de su mujer, que aunque conoce y se enamora de otra, la vida le da la espalda por culpa de un cáncer. Al final se reunirán todos los alumnos y él para acabar con una gran parte de la delincuencia de Hong Kong.

Antes os hemos comentado que estas películas podrían funcionar como precuela y secuela de la saga protagonizada por Donnie Yen, pero en realidad no es así ya que ni los estilos, ni siquiera el tipo de película se parecen en nada y nunca los podríamos mezclar. La primera de la saga, aunque empiece como un simple biopic contándonos la historia de su infancia, después llega a coger algo de interés con la historia de la chica que le gusta, su viaje a Hong Kong, etc. pero este interés se pierde rápido al darnos cuenta de que son simples añadidos para que la película no sea tan llana; incluso la trama de los japoneses está metida tan con calzador y superficialmente, que casi mejor no haberla usado; en verdad se trata de algo muy simple. Y ya en The final fight es aún peor, ya que la película se basa más en la vida de los alumnos y de la chica que está con él, que en la propia vida y aventuras de Ip Man, aunque por otra parte es normal, ya que el hombre está mayor y tampoco tiene muchas emociones fuertes; esta parte es más bien un drama social con algunos toques de artes marciales, más drama que otra cosa.

Ip Man
El viejo Ip Man

En cuanto al apartado técnico, aunque no sea espectacular y en muchos momentos se vean unos decorados algo falsos, si que es verdad que no tiene ningún fallo, es impecable, sobretodo con una imagen muy cuidada en todo momento (excepto pocas veces que falla en algún personaje o situación), todo está muy bien elegido: música, actores, fotografía, etc. y suponemos que es obra de Herman Yau, el director de las dos películas, un hombre que aunque nunca haya destacado demasiado, sí que tiene ya una carrera muy amplia y mucha experiencia en todo tipo de películas.

En cuanto a los actores, si  que podríamos destacar los protagonistas de cada una de las partes: Dennis To (Bodyguards and assassins, Choi Lee Fut) como Ip Man joven, que le da algo de gracia al papel, y aunque no sea algo complicado, se hace enseguida con el personaje y muestra algo de carisma; y Anthony Wong (Hard boiled, Infernal affairs, The four) un actor con mucha experiencia que, aunque ya está mayor, sigue dando guerra con su kung fu y a la vez interpretando magníficamente.

En definitiva, una saga imprescindible para todos los fans del Kung fu, de Ip Man o del Win Chun; al fin y al cabo es un pedazo de la historia que no podréis ver en ningún otro lugar. Como películas son totalmente prescindibles, ni muchas artes marciales, ni una buena historia, ni nada emocionante en general.

  • Lo mejor de la película:

El gran Sammo Hung haciendo del maestro que es en realidad, aquí aun se movía bastante bien. Y Eric Tsang en la segunda parte también en un pequeño papel. Dos secundarios de lujo para dar un toque de estilo.

  • Lo peor de la película:

Verla justo después de la saga de Donnie Yen esperando más de lo mismo y quedarte con las ganas.

  • La anecdota:

De todas las películas sobre Ip Man, esta es la única aprobada y apoyada por su hijo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *