ATC Robots bizarros asiáticos

Asian Trash Cinema

Siguiendo con nuestra semana de robots asiáticos bizarros, hoy nos vamos con la colección Asian Trash Cinema y una doble sesión de películas bastante clásicas dentro del subgénero, empezando por Roboforce, una divertida película de acción como exploitation de Robocop hecha en Hong Kong y con unas localizaciones muy características, y Terminatrix, la versión femenina japonesa y algo erótica de Terminator. Una gran sesión para fans de los robots asiáticos en la que encontrarán mucho más que simple cine basura, como es habitual en esta colección; mucha ciencia ficción y algo de acción marcial.

 

RoboforceY empezamos por lo mejor de la cinta: Roboforce, que no es una película tan cutre ni de presupuesto tan bajo como nos hacen creer, ya que está producida por el mismísimo Tsui Hark (Zu warriors, The swordsman), en la que una banda criminal utiliza robots gigantescos para atracar bancos, hasta que deciden hacer uno con aspecto humano (el de la hermana del jefe). Pero este sufre daños y tiene un cortocircuito, siendo recogido por una extraña pareja formada por un científico de la policía al que no quieren en el cuerpo y un mafioso que reniega de su banda porque en realidad no es tan mala persona.  Entre los dos reprograman el robot para que esté a su servicio, y cuando ven lo fuerte que es y todo su potencial deciden usarlo para acabar con la banda criminal, así que junto a un periodista muy indiscreto se infiltrarán en la sede de operaciones de los mafiosos, dónde ni la policía podía acceder, y entre el robot y unas armas especiales diseñadas por ellos, podrán acabar con los mechas.

 

RoboforceY lo mejor de la película no es que esté producida y medio dirigida por Tsui Hark, sino que él mismo es uno de los protagonistas, junto con John Sham (Winners and sinners, New police story) hacen una pareja entrañable, con una excelente química y muy divertida, además de los múltiples cameos que podemos ver si nos fijamos bien. Así que entre sus personajes, una historia original y un guión divertidísimo (el típico humor de Hong Kong de los ’80, muy estúpido y lleno de humor físico) y unas geniales escenas de artes  marciales dirigidas por Ching Tsiu-Tung (Swordsman, Heroic trio). Sólo nos faltan los robots, que por la época y la tecnología se ven muy de cartón piedra, pero debemos decir que al menos tienen un gran diseño, digno de un Gundam.

 

Una película en conjunto muy divertida, llena de acción con un ritmo muy rápido y apta para todos los públicos.

 

TerminatrixLa segunda es Terminatrix, la historia de un futuro dónde el sexo está controlado y solo permitido en determinados casos con finalidades reproductivas; es entonces cuando mandan a un robot capaz de dejar estéril a cualquier hombre teniendo sexo con él, con la finalidad de que no nazca la líder de la resistencia sexual; pero también a una rebelde para proteger a su padre. La robot consigue un vestido sin bragas y la rebelde un traje de colegiala, y así es como las reconocemos, la primera se va acostando con todo el que encuentra para ver si es su objetivo (sólo puede reconocer su pene) y la segunda es más lista y lo encuentra fácilmente. Así, cuando se encuentren, el chico y la rebelde sólo podrán huir de la robot para que no se acueste con él, hasta que la chica acabará llevándoselo a la cama y quedando embarazada.

Bueno, no es spoiler, supongo que todos habréis visto Terminator…

 

TerminatrixPues ésta quizás no sea tan divertida como la primera, pero juega mucho con su carga sexual, empezando ya con unos créditos que nos muestran una fila de chicas desnudas en pleno acto sexual, y con un robot que a la mínima se desnuda y se acuesta con todos. El ritmo es bastante más lento, pero ayuda que no tenemos casi ni 10 minutos seguidos sin escena de sexo o sin escena de chistes fáciles sobre sexo, así siempre nos tienen entretenidos.

Con un uso bastante descarado de juguetes sexuales y ropas fetichistas, se nos suplanta la aparición de tecnología y armas, pero por el resto es una copia descarada de Terminator, con algunas escenas idénticas e incluso la visión en primera persona del robot; nos falta cualquier escena de acción y una protagonista con algo de carisma (no hablamos de la colegiala que está bastante bien, si no de la robot que no tiene ni idea).

 

Al final, la versión S asiática de Terminator, no demasiado entretenida, pero si digna de ver como curiosidad y por lo difícil que es de encontrar.

 

 

Cyborg High School GirlAcompañan a la sesión unos extras de altura, como el clasiquísimo del cine casposo Robovampire de Godfrey Ho, dónde de una manera casi imposible se juntan traficantes, monjes, vampiros chinos, monstruos-furry, Robocop-cutre, artes marciales, sexo… todo lo que nunca habíais podido imaginar (en versión recortada, eso sí); Cyborg High School Girl (también en versión recortada) una producción de ZEN Pictures dónde una colegiala robot se enfrenta con los tópicos de chicas del instituto, todas ellas convertidas en robots y con armas letales en sus cuerpos, sexy y splatter; además de mil cortos más de distintos temas relacionados con robots.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *