Sonatine, la yakuza también tiene sentimientos

sonatine

Cómo segunda película de nuestros 5 principales para introducirse en el cine asiático extremo hemos elegido Sonatine de Takeshi Kitano, hemos querido hacer esta elección buscando una película de yakuzas dirigida por uno de los nombres más conocidos dentro de este género; aunque la película no sea todo lo extrema que podría ser, tan solo es la segunda y nos gusta que muestre la verdadera vida de un yakuza, pero también nos lo presente como a una persona humana.

La historia trata sobre un jefecillo de la mafia japonesa con ganas de retirarse de ese mundo,  que es mandado juntamente con algunos de sus hombres y algún joven inexperto a Okinawa para acabar con una guerra de bandas. Allí se encuentran con algunos problemas y pierden a alguno de los hombres, por lo que aprovechan para escapar fuera de la ciudad y vivir una vida alejados del mundo mafioso. Pasaran unos buenos días, pero no tardaran en volverse a ver involucrados en la guerra yakuza.

sonatine
La yakuza con Kitano a la cabeza

La película empieza de golpe, sin presentaciones de personajes ni de situación, con lo que vemos claramente que será una de esas películas que nos narra una parte de la vida de un personaje; al principio puede parecer un poco aburrida, muy centrada en protocolos y política entre bandas, sin llegar a prometer nada mejor para más adelante; pero a los pocos minutos empezamos a ver tímidas muestras de violencia y a descubrir lo que realmente hará grande a la historia, el carácter del yakuza protagonista, interpretado como no por Beat Takeshi, que nos muestra una superioridad ante todos y un sadismo inusual, pero también unos sentimientos humanos, aunque se esfuerce por esconderlos.

sonatine
La yakuza y sus pistolas

Se trata de una película muy minimalista, con poca música en general (aunque al final utiliza una música muy pegadiza y que sirve como identificativos de la película, pero el final es algo completamente distinto del resto), unos efectos visuales muy simples (si que es verdad que juega muy bien con la luz y los paisajes, pero nada espectacular), ninguna narración o explicaciones de qué es lo que va pasando (en algunos casos lo tenemos que intuir), y una acción que va directa al grano, sin florituras ni pequeños detalles, sólo lo importante, eso si, con muchos momentos muertos de silencio y poco movimiento (pero eso ya es típico de los japoneses en general). Sin embargo, se permite introducir momentos bellos y entrañables porque sí, sólo para expresar la emoción de felicidad del protagonista (como los juegos en la playa, tanto de día como de noche). El ritmo de la historia es algo distinto a los que estamos acostumbrados, en este caso se nos presenta muy entrecortado, juntando escenas que pueden no tener nada en común y que a veces nos cuesta asociar; pero no es algo casual, con este método le da un ambiente más frío y duro a la película, pudiendo introducir algo de humor sin perder nunca el toque extremo y serio que quiere dar para representar una realidad.

En este caso, como en muchos otros de sus carrera, Takeshi Kitano dirige e interpreta la película, creando una historia única y dándole todos los matices que cree necesarios en su papel como protagonista, así consigue tener una obra acorde a sus ideas y tal y como la había concebido; otro de los actores importantes es Susumu Terajima, uno de sus grandes amigos, que también estuvo con él en otros de sus trabajos como Brother o Hana-Bi. La película gana un toque muy personal que es positivo en algunos aspectos, pero que es demasiado personal en otros, cómo en su sentido del humor, que muchas veces es el propio humor de Kitano, algo confuso y que sólo él entiende; pero también se beneficia del conocimiento que tiene de la organización yakuza, y que nos presenta de una forma muy imparcial, sin contar nada a favor ni en contra suyo, solo presentando hechos sin espectacularidades, ni maldades atroces, ni grandes recompensas… que nos puedan hacer imaginar lo que no es.

Como decíamos al principio, la elección de esta película para nuestra lista de las 5 principales ha sido obedeciendo a razones de género sobretodo, queríamos una película que nos mostrara la yakuza en la forma lo más real posible, aunque también queríamos introducir a uno de nuestros directores favoritos; así que descartando sus dos primeras películas extremas: Violent cop y Boiling point, por ser su introducción al mundo del cine como director y aprovechar para probar cosas nuevas, nos quedaba esta y Brother; quizás Brother es más extrema y mejor película, pero es una coproducción con Japón-USA y sucede toda en América, por lo que no era un retrato fiel de la yakuza tradicional.

En definitiva, nos encontramos con una obra que nos muestra objetivamente y de manera muy cercana a la realidad, lo que es la yakuza; aunque en realidad la película no trata sobre esto, sino sobre los sentimientos de una persona que siempre ha vivido entre violencia, cuando puede olvidarla y ser feliz. Una obra algo peculiar y difícil de asimilar para el público occidental, pero con una gran fuerza y momentos muy especiales.

  • Lo mejor de la película:

La impasibilidad de Beat Takeshi, con su cara de póker que sólo cambia cuando de verdad quiere mostrar algo importante.

El cambio de ritmo en la escena final, con su música y su espectacularidad.

  • Lo peor de la película:

La historia de amor o sobra o se le debe dar un poco más de desarrollo para darle un significado dentro de la trama.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *