T-O-R El peor live action: Dragon ball Zero

Dragon ball zero

Otro live action no autorizado de la famosa serie Bola de dragón, en este caso de trata de una película coreana: Dragon ball zero (Dragon Ball: Ssawora Son Goku, Igyeora Son Goku) y otra risa de película cutre para la saca, si hace poco os comentábamos la versión taiwanesa y os la definíamos como algo bizarro y destructivo, en esta ocasión vamos incluso más allá y nos encontramos delante de una película de proporciones catastróficas, casi imposible de ver. Debemos dar las gracias a su edición en España a la colección Trash-o-rama que incluso se ha dedicado a traducirla directamente del coreano para nosotros.

Dragon ball zero
Nuestro joven protagonista

Aquí la película, de larga duración, nos recrea toda la primera temporada de la serie, la de Pilaf y la primera búsqueda de las bolas de dragón, casi exactamente igual que en la versión animada. Empezando por la vida de Goku en el bosque, el encuentro con Bulma y la historia de las siete bolas de dragón; el viaje juntos para buscarlas y las demostraciones de fortaleza y tontería de Goku; el encuentro con la tortuga a la que ayudan y que les conduce al maestro Muteroishi, el encuentro con Ulong, la batalla y su adhesión al grupo de búsqueda; el encuentro y lucha con Yamcha y Puar que los irán siguiendo para robarles las bolas en el momento más oportuno, la visita al Monte en llamas dónde conocen a Chi-chi y a su padre, dónde se ayudan de Mutenroishi para apagar las llamas y dónde Goku aprende el Kame Hame; los típicos enfrentamientos con los soldados de Pilaf y algunas escenas nuevas, como la persecución en vagoneta a lo Indiana Jones o la lucha contra un mecha, la llegada al castillo de Pilaf, cómo los atrapan y luego se adelantan para pedir el deseo de Ulong y una ridícula lucha final para acabar con el poderoso Pilaf.

Como ya os hemos contado, la película copia escena por escena y diálogo por diálogo literalmente todo los importante que sucede durante la serie, tanto es así que no deja ni un hueco para novedades, adaptaciones o improvisaciones, podemos relacionar claramente cada plano con alguno de la serie, eso sí, al intentar hacerlo de forma más corta, se olvida de algunas escenas o algunas frases que son clave para muchas de las bromas que en la serie nos hicieron reír tanto y se quedan las bromas a medias sin ser capaces de encontrar la gracia en casi ninguna de ellas, esto sumado a los cortes de plano brusca e improvisadamente que nos hace cada dos por tres, nos descolocan un poco.

Dragon ball zero
La casa de la tortuga

Pero está claro que lo peor de la película es precisamente el intentar emular exactamente lo que todos tenemos en mente, y hacerlo con tan pocos recursos que queda todo muy exagerado y ridículo, como por ejemplo el peinado de Goku, super engominado para parecer los pelos del anime, la cabeza de Ulong, que es una careta como de cabezudo, que no se mueve para nada en todo el rato, ni siquiera cuando habla, el gato Puar, que no es más que un peluche al que nunca se le ve la parte de abajo para que no veamos la mano que lo está moviendo, los lacayos malvados con armaduras de cartón, uno incluso con una armadura Sayan que no sabemos que pinta aquí, personajes como la tortuga, Chi-chi o su padre, con unos disfraces hechos recogiendo piezas al azar de un bazar chino o algunos decorados, como la casa de Mutenroishi, que es un simple cartón plano apoyado contra la pared, interiores de casas que se han filmado en las casas reales del personal de la película, el castillo en llamas, también de cartón prendido con un mechero o la fortaleza de Pilaf, rodada en un parque temático; así muchas cosas más que iréis descubriendo a medida que transcurra la acción.

Dragon ball zero
El maldito Ulong

Y si queremos hablar de los actores, basta con decir que el protagonista es un niño que debe ser estudiante de karate o algo así, como Chi-chi, una pequeña de diez años que no sabe ni dónde está; todo el resto ni siquiera actúan, se limitan a leer sus textos del guión e improvisar alguna payasada o alguna torta a alguien de vez en cuando; por no hablar del maestro Mutenroishi (Shim Hyung-rae o el Jaimito coreano) que en teoría es el más conocido y humorístico de todos y la verdad es que da bastante pena.

En definitiva, la peor versión de Dragon ball de la historia; aunque hay que verla, sobretodo si es acompañado y después de una copas, como curiosidad o para reír un rato de las bestialidades que pueden llegar a hacer los coreanos.

El DVD de Trash-o-rama viene acompañado de las mejores y las peores versiones a imagen real que se han hecho de Bola de dragón, sobre todo cortos o anuncios creados por aficionados.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *