Zombie fight club: los zombies de Taiwan

Zombie fight club

Esta semana nos hemos puesto a ver películas asiáticas de zombies y recientemente nos habíamos enterado de una que no tenía nada de mala pinta: Zombie fight club, una producción de Taiwan muy alejada a las típicas comedias o bellos paisajes a los que nos tienen acostumbrados. Como siempre y tal como nos gusta a nosotros, esta película tiene un poco de todo: terror, acción, erotismo, humor… aunque todo en proporciones muy pequeñas que no acaban de hacer la película nada del otro mundo, algo entretenida sí, pero poco más que eso.

Zombie fight club
Una peli de zombies bastante convencional

La historia empieza enseñándonos la confluencia de alguna gente de distintos tipos dentro de un mismo edificio de viviendas: una repartidora, un padre con su hija y las amigas de ésta, unos secuestradores, unos jóvenes de fiesta, una brigada de la policía que va a arrestar a un cártel criminal… A todo eso que alguien ha enviado a la fiesta unas pastillas para colocarse, pero en vez de eso, la droga convierte a la gente en zombie, y ya la tenemos liada… Todos los habitantes y visitantes del edificio lucharán por sus vidas cuando los zombies empiecen a invadirlo todo, pero como siempre, los zombies son más y crecen exponencialmente, así que la cosa se pondrá mal para los humanos. Sin embrago, quedan tres supervivientes, un policía, una chica y el padre de la colegialas (traumatizado por lo que les ha pasado a su hija), y desde aquí la película nos traslada a unos años más adelante cuando el padre, nadie sabe cómo, ha enloquecido y se ha convertido en una gran líder de un mundo apocalíptico y posee un ejército con el cual esclaviza tanto a zombies como a humanos para hacerlos luchar entre ellos y apostar o por pura diversión. Allí se vuelven a encontrar los dos supervivientes y lucharán por escapar y ser libres.

La verdad es que se trata de una película algo más ambiciosa del resultado que se ha conseguido, tanto en medios como en originalidad. Toda la primer parte de la película es bastante estándar para una historia de zombies, sin nada que la destaque por encima o por debajo de cualquier otra de su género, dónde se ha intentado buscar la originalidad ha sido en la segunda parte, pero por no hacerlo del todo como se tendría que haber hecho o por relegar esta parte sólo al final de la película, tampoco ha resultado nada del otro mundo.

La primera parte aun tiene algo de gracia, intentando aprovechar escenas, momentos o influencias de algunos éxitos del cine de acción, se ve muy clara sobre todo la influencia de The raid en toda la parte en la que sale la brigada; enfocando esta parte más a hacer una película de acción que a una de terror, con matanza zombie a base de puñetazos, engendros mecánicos y alguna salida más. En cuanto a la parte que tendría que haber sido la buena, la verdad es que está introducida por un simple texto que nos cuenta que ha pasado el tiempo, pero no tiene ninguna coherencia con el resto de la película además de no tener ningún sentido; las peleas humanos vs zombies están muy bien y todo eso, pero no hay nada más que eso.

Zombie fight club
El intento de hacer una gran peli de acción y terror

En cuanto a efectos, se ha abusado de los digitales, usándolos para cualquier tontería, incluso para decorados o ambientación, filtros, etc. Sin dejar nada al maquillaje, y la verdad es que son unos efectos que hace de 5 a 10 años los habríamos visto como algo muy espectacular, pero hoy en día se quedan muy por detrás de lo que solemos ver en pantalla, sobre todo por su integración con la imagen real, y eso en una película que se basa tan sólo en esta tecnología, le hace perder mucho.

Tampoco la parte de acción es demasiado vistosa, sí que se insinúa una acción tremenda y hay alguna escena que bien rodada habría sido increíble, pero todas las escenas de pelea son pasadas a cámara rápida y haciendo que se vea en pantalla lo mínimo, como diciendo que mejor nada que algo malo.

Nos extraña que la película haya sido producida por Gordon Chan, pero suponemos que se tienen que promocionar los nuevos talentos como Joe Chien, quien ya hizo Zombie 108 sin mucho éxito.

En definitiva, una película con más acción que zombies, con algo de sexo y un giro bastante original; pero no muy bien realizada, con lo que podría haber sido un peliculón y se queda en algo mediocre, sin ni siquiera algo de humor para compensar.

  • Lo mejor de la película:

Un giro original pero sin ningún tipo de sentido, podrían haber empezado por la segunda parte directamente.

  • Lo peor de la película:

El abuso de efectos digitales de segunda.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *