El Ip Man más personal en The Grandmasters

The grandmasters

Hoy venimos a contaros lo que nos ha parecido la última versión cinematográfica de la vida de Ip Man, maestro del Win Chun y una gran personalidad dentro del mundo de las artes marciales; esta película es The Grandmasters, la versión que ha costado a Wong Kar Wai bastantes años en poder ser realizada y que tantas expectativas ha creado en el mundo del cine asiático; y aunque no somos grandes fans de este director, hemos creído apropiado hablaros de esta película por lo que representa y para poder completar nuestra semana especial dedicada a Ip Man, maestro de Bruce Lee.

The grandmasters
Ip Man

Al revés que las otras películas que hemos visto con el mismo tema, esta no nos  cuenta como fue la vida de Ip Man, ni siquiera una parte de ella, sino que más bien nos destaca algunos momentos que el autor cree importantes en su vida, hablándonos de sus sentimientos y de algunas personas que influyeron mucho en su forma de ser y de practicar las artes marciales. Así tenemos desde su vida en Foshan, como empezó aprender de su maestro, se casó y su primer reto, cuando llega un maestro del norte para intercambiar conocimientos sobre artes marciales antes de retirarse, y tan sólo Ip es capaz de vencerlo de entre todos los luchadores del sur que lo intentan. Más tarde, después de la ocupación de Japón y de la caída económica de la familia de Ip Man, la película se centra en otra persona, Ms Er, la cual casi ve morir a su padre a manos de uno de sus discípulos y jura vengarse, por lo que desobedece la última voluntad de su padre de establecer una familia; aquí vemos la historia del malvado discípulo que intenta conseguir un gran poder, mientras ella no consigue su venganza ni una familia. Más tarde regresamos con Ip Man y su llegada a Hong Kong, su inicio de una escuela de artes marciales y su vuelta a una vida decente; es entonces cuando va a conocer a Ms Er para que le enseñe el estilo de su padre, pero ella le asegura que este ya se ha perdido. Los dos compartirán emociones y experiencias y llegaran a cumplir su venganza, pero acabarán muriendo sin haber podido compartir su amor.

Como os decíamos y habéis visto en el argumento que os contamos, no se trata de un biopic en su sentido literal, sino que es más bien una obra de exaltación de las artes marciales y todo su mundo, con algo de carga dramática y de sentimientos escondidos, todo ello enmarcado dentro de un contexto que sería la figura de Ip Man y de otras figuras importantes que se van cruzando en su vida. Como no se corresponde con lo que habíamos visto hasta ahora, no sabemos si es todo realidad o un licencia del director, pero al final lo que consigue es una historia que podría ser parecida o igual sin necesidad de usar nombres reales de la historia del kung fu.

The grandmasters
Excelente escena inicial

El estilo es el mismo que ha dado el nombre que tiene actualmente su director Wong Kar Wai (Ashes of time, 2046), así que cuando os hablamos de exaltación de las artes marciales, no esperéis una película típica de lucha, sino que busca en todo momento la espectacularidad dentro de su estilo: lleno de cámaras lentas y unos planos muy detallistas para hacer de una lucha algo muy poético y convertirlo en un momento especial y lleno de significado. El resto de la película se centra en diálogos profundos y pausados, en hacer que el público adivine las intenciones del director en vez de dejarlas claras, en una ambientación algo oscura e irrealista, pero con un nivel de detalle muy cuidado y en unas músicas conmovedoras.

Así, nos encontramos delante de una película técnicamente perfecta, pero con cierta dificultad por saber exactamente lo que quiere expresar su director y difícil d digerir para los que estamos acostumbrados a las típicas películas de artes marciales, tan rápidas y llenas de movimiento; en este caso nos llevan por un ritmo muy lento, una narración muy fraccionada y un guión sin mucho sentido en el sentido clásico que tenemos de éste.

El actor principal es Tony Leung Chiu Wai (Ashes of time, Infernal affairs) un actor conocido y con mucha y probada experiencia y un habitual del cie de Wong Kar Wai; y la actriz Zhang Ziyi (Hero, La casa de las dagas voladoras), otra actriz muy válida. Los dos tienen grandes momento y diálogos tensos en la película, demuestran unas emociones muy profundas e incluso luchan con gran habilidad, creemos que muy ben elegidos.

En definitiva, una película al más puro estilo de Wong Kar Wai, a sus fans seguro que les encanta, a los grandes admiradores de las artes marciales también, ya que nos las muestra en todo su esplendor; pero que nadie espere una película extrema ni conocer la vida de Ip Man a través de  ella. Aunque esté perfectamente realizada, y sabemos que artísticamente es impecable, como Katanas y colegialas no le encontramos la gracia o el extremismo que buscamos.

  • Lo mejor de la película:

La primera escena es increíble, y muchas de las escenas de lucha completamente a cámara lenta.

  • Lo peor de la película:

No sabemos apreciar este tipo de cine, pero no os preocupéis que es solo algo personal.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *