A chinese odyssey Part 3, adiós al wuxia del rey mono

A chinese odyssey Part 3

Siguiendo con los últimos éxitos venidos de China para celebrar el año lunar del gallo que está a punto de llegar, nos inclinamos por una propuesta que hacía tiempo que estábamos esperando (desde que oímos de su rodaje), que es A chinese odyssey 3, la tercera parte de la saga clásica del cine de Hong Kong de Jeffrey Lau. La verdad es que somos unos grandes fans de la saga original, un wuxia clásico de la época dorada del género, así que no podemos evitar la comparación entre ambas, mucho más después de más de 20 años que ha tardado en finalizar la trilogía y algunas versiones no oficiales que se han hecho (algunas de ellas del mismo director). En esta parte se ha optado por un co-producción entre China y Hong Kong, lo que creemos que ha influido enormemente en el resultado final.

A chinese odyssey Part 3
Unos protagonistas jóvenes, pero dan el pego

Si habéis visto las anteriores, todo era un juego entre el rey mono, los malos reina araña y rey toro y un par de espíritus femeninos; tanto en su época, como 500 años después, con las reencarnaciones de los personajes principales. Aquí la historia empieza justo dónde se quedó al finalizar la segunda película, cuando Zixia muere por salvar al rey mono por amor, pero aquí vemos que ella misma está viendo la escena gracias a la caja de Pandora (que permite hacer viajes en el tiempo) y intenta impedirlo volviendo atrás en el tiempo e intentando que Joker (la reencarnación del rey mono) se enamore de ella, por eso le busca otra amada; pero ni él está dispuesto ni la futura amante tampoco, así que Zixia empieza a crear una trama en la que acaban metidos el mismísimo Rey toro que descubre el poder de la caja de Pandora. Por otro lado tenemos al auténtico rey mono que, 500 años atrás, abandona al monje de la longevidad y el Emperador de Jade desde el cielo se enfada porque su historia de viaje al este no será como él la pensó, así que crea todas las artimañas posibles para que todo vuelva a la normalidad, incluyendo un ataque de ángeles a la tierra dónde el rey mono se enfrenta a la fusión del Ray toro con su hermana.

Lo primero a destacar de esta película es que, mientras la saga clásica era un wuxia en toda regla, con muchos toques de humor; aquí se ha cambiado completamente el tono y la han convertido en el típico Mo lei tau con todas sus características, con algo de acción (básicamente en el tramo final), pero en general, una película de humor absurdo, diálogos muy tontos y una trama más bien rebuscada o no suficientemente trabajada como para que sea lógica. Desde aquí, y sabiendo que personalmente no nos gustan este tipo de películas por no acabar de entender el humor chino, ya veréis que nuestra crítica no será demasiado buena, aunque estamos seguros que para el público local ha sido todo un acierto, una gran éxito en taquilla y una buena puesta al día de la saga, modernizando el estilo a lo que triunfa actualmente.

A chinese odyssey Part 3
Unos malos ridículos

A parte de eso, como pasa en muchas películas chinas actuales, y sobre todo con reboots, remakes o secuelas de clásicos, se vuelve a dar el fenómeno de que los efectos especiales digitales sean lo más importante de la película, dejando de lado cualquier tipo de maquillaje (incluso vemos que los demonios que nos gustaban tanto en las anteriores, aquí son como gente normal), haciendo que la parte de acción sea más espectacular por las luces, seres extraordinarios, etc. que por las artes marciales o la pura acción mecánica que pueda haber y dejando el guión un poco apartado; con lo que sí que tenemos una continuación de la historia, pero no cómo todos la pensábamos, sino más bien como un añadido sin demasiado sentido, pensando más en utilizar a los personajes originales para otro tipo de historia y entremezclando historias y líneas de tiempo de una manera tan exagerada que a veces nos es difícil seguir si no prestamos mucha atención.

Otro de los puntos clave es el protagonista principal, que en las clásicas ra representado por Stephen Chow (Shaolin soccer, Kung fu hustle) todo un crac de la interpretación, abarcando por igual los terrenos de la comedia y de la acción, lo que lo hacía perfecto para este tipo de películas; actualmente se han elegido unos actores que también han dado muy buen resultado, pero ni por asomo el mismo que Chow; nombres jóvenes y poco conocidos como Han Heng o Tiffany Tang, aunque también Karen Mok, que repite su papel de las dos primeras partes y algunos cameos como Corey Yuen o el propio Jeffrery Lau.

En definitiva, una película que suponemos que habrá sido un gran acierto para el público local, toda una puesta al día de lo que ya es un clásico de su cultura; pero para nosotros ha supuesto un cambio de género y de características que no nos ha gustado nada, con lo fans que éramos de las dos primeras partes y del wuxia de los 90 en general.

  • Lo mejor de la película:

Algunas escenas tienen gracia de verdad, y muchas nos recuerdan tremendamente a las películas originales.

  • Lo peor de la película:

No entendemos como Jeffrey Lau se ha decantado por esta vertiente cuando ya lo había probado anteriormente en películas como Chinese fairy tall, pero suponemos que es hacia dónde va el mercado chino.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *