A dirty carnival, conociendo la mafia coreana

A dirty carnival

Esta semana nos ha dado por recuperar algunos peliculones asiáticos que, por una u otra razón aún no os habíamos reseñado en Katanas y Colegialas, más concretamente algunos buenos thrillers de la década de los 2000. Empezamos con un thriller coreano que nos enseña bastante bien el mundo de las mafias locales, se llama A dirty carnaval y creemos que es una buena ocasión para presenciar una película con una calidad aceptable y algo alejada de los típicos thrillers coreanos actuales, en esta ocasión sobretodo con un aspecto no tan inmaculado y mucho más callejero y verosímil.

A dirty carnival
Unos personajes verosímiles

Es la historia de un joven que empieza en el mundo de las mafias coreanas desde abajo, llegando a conseguir un grupo de esbirros y un sponsor que le da trabajo, pero todos sus trabajos son de cobro de morosos y se lleva muy poca comisión de eso, además tiene una familia que vive de él, con una madre enferma y un hermano conflictivo a los que mantener. Su vida cambia cuando su sponsor lo lleva a ver a un gran capo de la mafia local, en principio sólo como acompañante, para que haga de chofer y poco más, pero él se va enterando de algunos asuntos de los que cree que se podría ocupar; así que decide tomar la iniciativa y encargarse de algún asunto muy complicado que nadie quiere hacer: matar a un abogado que está dando problemas. A partir de entonces todo va cuesta arriba y el capo lo elige siempre a él para hacer los trabajos más turbios y violentos, con lo que él va cogiendo importancia dentro de la organización, pero a la vez va mejorando su vida social fuera de las mafias (cosa que nunca había tenido) con la recuperación de un amor de la adolescencia y un antiguo amigo que está haciendo una película sobre gangsters y le va pidiendo consejo. Así que su vida va evolucionando en todos los aspectos llegando a convertirse en alguien importante, pero precisamente por eso comete algunos errores que harán que no acabe muy bien.

No sabemos si la película es realista o es completamente inventada, pero dada la vocación de este director y otras películas que hemos visto por el estilo, creemos que debe ser bastante parecido a la realidad y que sería uno de los ejemplos que nos podría servir para saber cómo funcionan las mafias coreanas; si además le añadimos el mensaje oculto que hay dentro de la película del director que intenta hacer una película lo más realista posible, incluso relevando aspectos íntimos de gente real, podríamos considerar que ha sido algo un poco definitivo.

A dirty carnival
Que no falte la violencia

En cuanto al estilo, no está nada mal, como ya hemos dicho, no es una de esas películas coreanas que cuidad todo hasta el extremo, con una fotografía, unos planos, unos movimientos, unas coreografías… todo pensado hasta el último detalle y con tanta excelencia que se aleja infinitamente de lo que podríamos considerar real. Aquí el enfoque se ha puesto en otra parte y tenemos una película bastante sucia y llena de imperfecciones (no en la filmación, sino en las actitudes de los personajes, en las cosas que pasan, en las relaciones personales…) igual que en la vida real; de todos modos, la cinematografía está bastante bien cuidada, sobretodo en la narración de la historia, haciendo que las 2 horas que dura la película se pasen volando, sabiendo mezclar la trama con las diferentes subtramas perfectamente y llevándonos a través de diferentes historias sin que nos enteremos para hablarnos tan sólo de la escalada y caída de una persona que intenta hacerse un hueco en un mundo muy duro, pero le acaban perdiendo sus sentimientos personales.

A parte de eso, un ritmo que no es demasiado rápido, pero que sabe mantener alerta al espectador, con algunas escenas de máxima violencia (al estilo coreano de gente que no sabe pelear mucho y sólo se dan de hostias con palos y cuchillos hasta reventar), pero también una parte dramática bastante importante, pero sin llegar a ser pastelosa. Y sobre todo con una música espectacular, con un vals como tema principal que se va repietiendo.

Los actores que interpretan a los personajes principales hacen un buen papel, pero sin destacar demasiado, aquí el trabajo más fuerte se lo ha llevado el director Yoo Ha (Howling, Gangam blues) que después del éxito de esta película se ha empezado a especializar en el cine de mafias.

En definitiva, una muy buena película tanto por su estilo como por una historia que quizás no es muy original, pero que integra muy bien la definición del mundo de las mafias coreanas con los sentimientos más personales y las sensaciones de sus miembros.

  • Lo mejor de la película:

El guiño al director haciendo una película de mafias coreanas y que después tenga un peso muy importante en la historia.

  • Lo peor de la película:

Pues nos ha parecido bastante completa, no podemos quejarnos de nada.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *