Acción sin más en Special ID

Special-ID

Una de las últimas películas de 2013 hecha en Hong Kong y dedicada a las artes marciales fue Special ID, una película de Donnie Yen sobre policías y tríadas y con mucha acción; no especialmente destacada por sus peleas, pero con un conjunto bastante aceptable.

Special-ID
No faltan las buenas peleas

La historia es la típica sobre un policía encubierto que se ha infiltrado en las tríadas, ese policía es Donnie Yen, que se abre camino entre sus adversarios a golpes de kung fu. El protagonista es mandado al continente para ver que está pasando con un mafioso que está subiendo puestos muy rápidamente a base de chantajes a personas importantes, y que resulta ser uno de los discípulos de Donnie Yen cuando estaba en USA, que lo ayudó y le enseñó a pelear. En esta misión lo seguirá y lo ayudará una guapa policía, también con algunas nociones de artes marciales, pero con unos métodos muy teóricos y rigurosos, mientras que Donnie no está acostumbrado a que nadie le esté encima y a hacer las cosas a su aire; entre los dos acabarán ganándose la confianza del mafioso y descubriendo dónde tiene su base de datos para los chantajes, pero demasiado tarde, porque hay otro jefazo de la mafia que ha descubierto a Donnie Yen como infiltrado y lo ha delatado. Entonces Donnie tendrá que evitarlos a todos mientras la policía hace su trabajo, así será incapaz de proteger a su madre, y cuando se entere de que han ido a por ella, sólo querrá vengarse a cualquier precio, sin tener en cuenta a la autoridad.

La película empieza con una escena de piques y peleas con algunos jefazos de la mafia de Hong Kong que poco o nada tiene que ver con el resto de la historia, pero que nos sirve perfectamente para presentar al personaje, su condición de infiltrado y para ponernos una bonita lucha y así empezar bien. Después de esta escena ya nos damos cuenta de que en realidad, y aunque sea una película de artes marciales, éstas no serán lo predominante, sino que se ha intentado hacer una película de acción policial al más puro estilo de Hollywood, con una trama poco elaborada, un personaje que tendría que parecer un anti-héroe acabado, un poco de romance y mucha acción de todo tipo, persecuciones, coches, disparos, peleas… aunque como es lógico en una película de Hong Kong, protagonizada por Donnie Yen, todas las luchas serán la parte más cuidada de todas.

Special-ID
Nos ha encantado el estilo de Jing Tian

En cuanto a las coreografías, todas han sido dirigidas por el mismo Donnie Yen, pero aquí no se ha buscado hacer nada muy espectacular, ni presentar unas luchas de auténticos expertos, sino que se ha optado por un estilo callejero y unas luchas más bien realistas, bajando un poco el nivel de otras obras suyas y haciéndoles perder algo de importancia.

También se ha intentado hacer una película más basada en los sentimientos de sus protagonistas; un infiltrado amargado y con ganas de dejarlo ya, una policía con mucha experiencia sobre la mesa, pero no tanta en el terreno, un malo malísimo casi psicópata… pero tampoco ha acabado funcionando demasiado esta parte, en gran medida por culpa de los actores, que aunque lo hayan intentado (y se nota un gran esfuerzo por su parte) son luchadores y no actores de los buenos, tanto Donnie Yen (Ip Man, Wuxia) con su inexpresividad de siempre, aunque aquí cambie un poco de registro y tenga alguna escena que requiera más interpretación, pero que se nota que le cuesta hacer estas cosas; como Jing Tian  (The warring status, Police store 2013) que sí que nos ha convencido por ser guapa y dura, por tener bastante fuerza y dedicación, pero de ninguna manera ni por su actuación, ni por su dominio de las artes marciales; en realidad ni siquiera como pareja de pantalla hemos visto bien a estos dos, sin ninguna clase de química entre ellos.

En cuanto a su director, Clarence Fok (Iceman cometh, Crying freeman) tiene ya un nombre dentro de su país, aunque pocas de sus películas hayan llegado a ser vistas internacionalmente; aquí ha conseguido hacer un trabajo correcto, pero sin pasar de esto, no destaca en ningún sentido.

En definitiva, una película de acción policíaca con algunas escenas de artes marciales, con el aliciente de tener a Donnie Yen como protagonista (para quienes les guste), pero sin nada que la haga especial, convirtiéndose en una más.

  • Lo mejor de la película:

Una buena sesión de hostias por parte de Donnie Yen.

  • Lo peor de la película:

Nada que destacar de ella.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *