Blind detective o la vuelta a la comedia de Johnnie To

Blind detective

Uno de los autores especiales en el Festival de Sitges de este año ha sido Johnnie To, uno de los mejores cineastas actuales en Hong Kong (y quizás en todo Asia), que nos presentaba sus dos nuevas películas y que tendría que haber venido a conocernos en persona, aunque no fue posible. La película que hoy os comentaremos es Blind detective, algo que disgustó a mucho público que la vio, quizás por alejarse de lo que estaba haciendo últimamente y adentrarse más en la comedia, quizás por no acabar de entender ese tono  de comedia hecha en Hong Kong, pero la verdad es que como película no falla en casi ningún aspecto y el humor que utiliza es muy físico y muchas veces tonto, pero no llega a ser el Mo Lei Tau que nos cuesta tanto de comprender (al menos a nosotros).

Blind detective
Un excelente Andy Lau ciego

La historia empieza con un detective ciego con mucho talento al que la policía sigue para robarle los mejores casos y hacerse ellos mismos con la fama y el dinero. En uno de esos casos, conoce a una joven policía que queda maravillada por su capacidad de deducción y los dos hacen un trato, él le enseñará las artes de la investigación y ella le ayudará en algunos de los casos. Pero en realidad la meta de ella es resolver el caso de una amiga que desapareció hace tiempo y los objetivos de él son los de resolver casos antiguos y cobrar por ellos, y así hacerse con una cantidad de dinero que le permita operarse la vista y conquistar a su amor que conoció cuando todavía podía ver. Para enseñarle sus artes, él pondrá a la chica en muchos aprietos y la hará pasar por muy malas situaciones, mientras él se beneficiará de una buena vida; igualmente ella se irá enamorando de él, y él acabará sabiendo que su amor ya está casada con uno de sus colegas. Así el caso de la amiga desaparecida les llevará a resolver un caso muy importante de asesinatos múltiples mientras los dos cada vez sienten más el uno por el otro.

El tono general de la película es sin duda el humorístico, con un uso exagerado del humor físico, al que dan mucho juego un ciego que a veces no se orienta bien y una chica guiada por el ciego, que no sólo tiene que dejarse llevar, sino aprender de él e intentar sentir lo mismo que siente él para ponerse en su lugar. Sin embargo, hay muchos momentos de acción, y la verdad es que muy bien llevados, no con una acción trepidante ni salvaje, pero sí con algunas coreografías y momentos de tensión que encajan bastante bien con el resto de la película y le dan ese toque made in Hong Kong imposible de evitar. Pero también, al tratarse en el fondo de una historia de amor, tenemos bastantes momentos dramáticos, que intentan llevar la película hasta un nivel más profundo y sentimental y que en ningún momento llegan a encajar con el resto de escenas; y quizás sería éste el único fallo que hemos podido ver, que la película se pierde en estos momentos y nos intenta hacer cambiar de sentimientos hacia ella muy bruscamente, cuando sólo estamos intentando disfrutar de su humor sin buscar nada más.

Así y todo, no podemos decir nada más malo de ella, puede que el humor que utiliza sea un poco bobo, que en lugar de utilizar un humor inteligente y basado en diálogos ingeniosos o situaciones rebuscadas, se basa tan sólo en buscar la risa fácil del espectador, pero que tiene eso de malo? Y más sabiendo lo que vas a ver, te sientas en tu butaca y te pasas un buen rato riendo, nada más.

Blind detective
Una gran química entre los dos

A parte de eso, la película conserva toda la buena ambientación y música típica de todos los trabajos de su director, lo que la hace un trabajo digno de ver y de admirar en muchos aspectos.

Mucha gente pensará que como se ha vuelto así el director Johnnie To, después de trabajos tan serios y espectaculares como Exiled o Live without principle, pero la verdad es que aunque aquí nos llegue poco más que sus thrillers, él siempre ha diversificado mucho su trabajo, desde sus inicios con Heroic trio hasta la actualidad con comedias como Fat choi spirit o Don’t go breaking my Heart, nunca le ha dado la espalda ala comedia; el hecho de estar exhibiéndose en un festival de cine fantástico y de terror ya es algo mucho más discutible.

Y en cuanto a sus actores, poco hay que decir respecto a Andy Lau (Running out of time, Infernal affairs) y Sammi Cheng (The lucky guy, Love on a diet), excelentes ambos tanto durante toda su carrera, como en este trabajo al que le dan un toque de calidad.

En definitiva, una entretenidísima y divertida película excelente para pasar un buen rato; que nadie espere un thriller o una obra maestra que pueda ganar ningún premio de cine, pero preparaos para disfrutarla si la vais a ver sin pretensiones.

  • Lo mejor de la película:

Unos excelentes actores con una química muy buena entre ellos.

  • Lo peor de la película:

Algunos momentos dramáticos muy fuera de lugar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *