Drug war, dónde policías y traficantes se dan la mano

Drug war

La segunda de las películas que vimos en el Festival de Sitges del gran director Johnnie To fue Drug war, y esta vez si que se trataba de un thriller como es debido al estilo HK noir. Ya acostumbrados a los thrillers policíacos tan característicos de Hong Kong que acostumbra a hacer este director, esa película fue un gran acierto en la programación del festival yu el incluirla en la maratón Hong Kong para darle un punto de calidad a esa noche, la verdad es que había mucha gente que iba básicamente a ver esta película y que sin duda la disfrutaron como es debido.

Drug war
Un gran despliegue policial

Tal como dice el título es una película sobre los traficantes de drogas y los policías que intentan atraparlos. Empieza con un accidente de un tipo importante dentro del mundo del narcotráfico honkongués, una vez en el hospital, la policía lo coge y hace un trato con él de ser indulgentes a condición de que les ayude a desenmascarar y atrapar a las altas esferas del mundo de las drogas. Aunque los agentes no se fían de él, el tipo acepta y empieza a organizar contactos entre éstos y la gente que le vende la mercancía, les ayuda a desmontar todo un gran laboratorio clandestino y les lleva incluso a algunos tratos con los peces gordos. Sin embrago, lo que está haciendo el traficante es llevar a la policía justo dónde él quiere para sus propios propósitos; cuando esto se enteren quizás será demasiado tarde y la solución tendrá que pasar por una auténtica guerra.

Des del principio de la película el ritmo no decae ni un momento, no sólo nos está ofreciendo una trama interesante (muy usada ya en otras ocasiones, pero no por eso nos deja de gustar), sino que además lo hace de manera que la acción no para ni un momento, y no estamos hablando de acción tipo peleas o tiroteos, ya que en este caso esta parte es algo más suave hasta el final en el que se desata toda la violencia; pero sólo empezar con un tipo drogado haciendo el loco por la carretera hasta que se estrella, todo lo que tiene que correr la policía, que va a contrarreloj en todo momento para poder llegar a las citas con los criminales, todo lo que tienen que pasar para que no los descubran, alguna trama secundaria con el camión de químicos, etc. hace que no podamos quitar la vista de la pantalla ni un momento, en realidad no hay cinco minutos seguidos de relax, con algo tranquilo que calme el ritmo y pause toda la película; es más, podemos asegurar que, aunque ya empieza con un poco de acción, el ritmo va todo el rato en aumento, sobretodo para hacernos entrar en la piel de la policía y hacernos notar lo duro y rápido que tienen que trabajar para no perderse ni un detalle y que nada salga mal.

Drug war
Más malo de lo que parece

El estilo de dirección es totalmente made in Hong Kong, con muchas de las cosas que han hecho grande a un director como Johnnie To (Breaking news, Exiled), con unas escenas de acción muy trabajadas tanto en su preparación y coordinación antes de la película, como en su filmación, buscando siempre los mejores planos para enseñar lo máximo posible de la escena y que no nos perdamos ni un detalle. Con una historia que, aunque sea muy común, no deja de tener sus subtramas y sobretodo unos personajes muy bien definidos, tanto los principales como los secundarios.

Pero hay alguna cosa que no nos acabó de convencer en esta película, y cuidado que no estamos diciendo que sea mala, ya os hemos contado que está perfectamente dirigida y que sabe mantener nuestro interés desde el principio hasta el final; tan sólo es que sigue un esquema bastante básico que ya hemos visto en muchos otros thrillers policíacos y al que quizás ya nos hayamos acostumbrado demasiado porque, incluso en Hollywood ya lo han adoptado algunos directores; y la verdad es que es un esquema que funciona, pero viniendo de Johnnie To, que sabemos que es un director al que le gusta probar cosas nuevas y buscar historias con alto valor añadido, creemos que podría haber buscado algo más para hacer una película diferente, especial, en vez de quedarse en otro thriller; quizás le falta un poco de gancho y originalidad que este año hemos visto en otras películas asiáticas, o quizás ha sido el efecto de revisar unas semanas antes sus mejores obras y ver que con esta no llega al nivel de otras, pero nos hemos quedado un poco como que podría haber sido mucho mejor.

Sin duda, como siempre ha sabido buscar a unos grandísimos actores para todos los papeles, tanto los principales, con Louis Koo (Election, Overheard) y Sun Honglei (Letal hostage, The warning status), como con algunos secundarios ya habituales colaboradores de Johnnie To como el mítico Lam Suet.

En definitiva, una gran película llena de acción y con un ritmo in crescendo que parece que vayamos a ver algo calmado y sólo de investigación, pero que acabará con una gran guerra y una larga escena de tiroteo increíble. Pues otro thriller de los de Johnnie To de estos que no hay que perderse.

  • Lo mejor de la película:

El saber mantener este ritmo y este interés que hace que no puedas dejar de mirar la pantalla.

  • Lo peor de la película:

Teniendo en cuenta los anteriores trabajos de Johnnie To es un poco predecible.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *