Creepy, el Japón más convencional

Creepy

Empezamos esta semana de fiestas tranquilamente, con una película japonesa que debería de haber sido de terror, o al menos con mucho suspense, pero que se quedó en algo menos. Creepy es la última película de Kiyoshi Kurosawa, alguien que nos sorprendió en bastantes de sus obras en el pasado, pero que ahora se dedica más a hacer un cine serio y muy digno, que no a intentar asustar al público. La verdad es que la película no está nada mal, un thriller psicológico correcto, sin demasiada potencia de ningún tipo; pero con todo el marketing que se nos había hecho de ella, todo lo que la estábamos esperando y con unos nombres como los que tienes detrás… pues nos esperábamos algo más de ella.

Creepy
Un bueno, muy bueno

La historia empieza con el caso del asesinato de una familia, en la que únicamente queda viva la hija, pero sin memoria de lo que sucedió y sin pruebas de ningún tipo que puedan delatar a un culpable; el policía encargado del caso se queda deprimido y deja el cuerpo, poniéndose a dar clases de criminología y trasladándose a una pacífica vivienda en un buen barrio con su mujer y su perro. Un día, el antiguo case vuelve a salir a flote y él tiene la oportunidad de investigar la casa dónde sucedió todo a la vez que hablar e intentar hacer recuperar la memoria a la hija de la familia (la única testigo), así que, sin que lo sepa mucha gente, vuelve a interesarse y a intentar descifrar el caso. A su vez, la vida en el nuevo barrio va prosperando y empiezan a conocer a los vecinos, incluyendo al de la puerta de al lado, un tipo muy raro que vive con su hija y que tiene unos cambios de humor y de sentimientos hacia él y su esposa muy extraños, a la vez que su hija empieza a confraternizar con ellos a pesar de que su padre claramente no lo quiere.

Y no os puedo contar nada más de la película si no quiero hacer ningún spoiler, y creedme que vale la pena verla sin saber nada más, incluso sin saber esta introducción que ya os he contado.

La verdad es que la película está bastante bien, pero ni de coña es perfecta, tiene algunas cosas buenas y otras que no nos han convencido para nada. Entre las que nos han convencido ha sido la excelente narración de la historia y un ambiente (que no ambientación) muy logrado; sin embargo, eso no quita que nos hayamos encontrado con una historia algo floja y con bastantes fallos de lógica, además de ser algo previsible en muchos momentos.

Creepy
Un malo al que ya pillamos desde el principio

Sin duda Kiyoshi Kurosawa (Cure, Kairo) es un gran director, sobretodo cuando se trata de confundir al espectador y crearle algunas sensaciones más bien desagradables e inquietantes; y eso se nota tanto en esta como en cualquiera de cada una de las películas que ha dirigido, aunque no nos interesen los temas que trata en algunas de ellas, debemos decir que siempre lo hace de forma original y trasladando cualquier tema de interés o preocupación actual al género del terror o drama/thriller psicológico. Y, por supuesto, siempre con una fotografía, una música, unas tomas, unos guiones y una ambientación impecables, dignas de un maestro cinematográfico.

Aquí, además de demostrarnos lo bien que sabe dirigir una película, también nos enseña como relatar una historia de forma que, aunque no te llegue a interesar (como es nuestro caso) y aunque pueda ser algo previsible, cada una de las escenas sirve como preparación para las siguientes, dejándonos con la información justa y necesaria para que podamos pensar sobre lo que va  a suceder a continuación, pero con algo que se esconde para él mismo y que no nos desvela hasta el momento justo y oportuno, así que debemos decir que hemos disfrutado bastante en ese sentido, al igual que con un libro de algún muy buen escritor de suspense.

Sin embargo, como ya hemos dicho, como thriller queda un poco flojo, con una historia poco interesante (de hecho la típica historia de asesinos en serie) aunque sí que pueda tener un poco más de trasfondo (como la decadencia del concepto de unidad familiar actual); no nos ha despertado ninguna emopción ni sentimiento fuerte y con algunos fallos, no de guión, sino de sucesos y comportamientos ilógicos, que son falsos sólo para justificar el avance de la trama o que no tienen ningún sentido comparadas con lo que nos ha estado contando antes.

En definitiva, una película muy bien hecha y sobretodo una historia muy bien narrada, pero personalmente la hemos encontrado algo falta de interés, más pensando en cine extremo que otra cosa, acostumbrados a historias muy originales o a desarrollos más bestias.

  • Lo mejor de la película:

Una lección de cómo se narra un thriller, ya sea en cine, libro, etc…

  • Lo peor de la película:

Fácilmente olvidable en poco tiempo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *