Detective Dee and the four heavenly kings, la tercera y mejor de la saga

Detective Dee and the four heavenly kings

Aquí tenemos la vuelta de una saga de wuxia actual muy apreciada por nosotros, y no es que el Detective Dee cuente con ninguna de las películas que sea espectacular o demasiado original, ni siquiera que conserve el encanto de las series clásicas de espadas de Hong Kong, pero creo que sin demasiada dificultad se ha convertido en uno de los personajes más famosos sólo por tener una saga de películas que ya van por tres y amenazan con alargarse aún más, en un momento en el que el wuxia es un género sin fans que lo respalden ni directores que crean en él y sólo nos da uno o dos productos anuales. Detective Dee and the Four heavenly kings intenta recuperar el encanto de la saga después del leve fracaso de la precuela anterior y la verdad es que al menos podemos gozar de una muy buena acción y fantasía sin igual. Es aconsejable ver como mínimo la primera parte de detective Dee antes de ésta tercera (que en realidad es una continuación directa de la precuela), pero tampoco necesario, ya que nos introduce al personaje, pero tampoco nos aporta nada imprescindible sobre él, cada película es una aventura distinta.

Detective Dee and the four heavenly kings
Una ambientación perfecta

La historia empieza en el momento en el que el emperador entrega la maza del dragón al Detective Dee, con la cual le concede el privilegio de ser el director del Ministerio de investigación y muchas otras ventajas; sin embrago, la emperatriz no está de acuerdo con esta entrega y pide la ayuda del director del ejército para desprestigiar a Dee, quitarle la maza y relevarlo de su cargo, para ello acuden a un grupo de mercenarios delincuentes, que basan sus poderes en la pura ilusión y el engaño. Entre todos intentarán poner una trampa a Dee, que esquivará sin problemas gracias a su inteligencia, su astucia, y a algunos amigos; pero mientras tanto se dará cuenta de otro peligro para la dinastía, y es que un poderoso hechicero venido de la India ha vuelto con su séquito y poderes y la intención de derrocar al emperador para erigirse él mismo como gobernante; Dee convertirá a sus enemigos en amigos para poder solucionar este problema de grandes magnitudes y acabar con el hechicero en una gran lucha de poderes y engaños.

La verdad es que consideramos que ésta debe ser la mejor de las tres películas de la saga, y eso es sobre todo por una razón, y es que la primera entrega intentaba adoptar un estilo fantástico, pero más bien serio y grandilocuente, sin conseguirlo ni por un momento; la segunda parte era una precuela con un personaje que no tenía el carisma necesario, con poca acción y una historia más bien complicada. En ésta tercera parte nos olvidamos de cualquier pretensión o intento de convertir la saga en un clásico y se  busca una película de puro entretenimiento, un poco más al estilo de los wuxia de los ’80, con muchas artes marciales y una fantasía increíble, en un mundo inventado muy alejado de cualquier posible realidad.

Las escenas de acción no tienen desperdicio, no sólo por la habilidad de los actores o del director planificando y montando, sino por lo que siempre nos ha gustado de estas películas, una gran cantidad de cables y muchos efectos especiales para que los poderes de los personajes parezcan reales, así consiguiendo unas luchas entre combatientes de poder inimaginable; para dar aún más énfasis, no vemos casi ninguna pelea en el suelo, siempre es por tejados, encima de postes, volando, etc. consiguiendo llevar la acción más lejos todavía.

Tampoco tenemos ninguna queja de los efectos especiales de la película, uno de los puntos flojos de las anteriores partes de la saga, en las que se veían muy falsas aunque intentasen estar bien integradas en la imagen real; aquí como empezamos con el supuesto de que todo son ilusiones y de que es un mundo tan fantástico en el que todo puede ocurrir, los monstruos, poderes, etc. no intentan integrarse, sino que se jactan de ser muy falsos, y nos encanta, porque así se puede hacer cualquier cosa imaginable, no hay límites para intentar hacer algo coherente.

Detective Dee and the four heavenly kings
Unos monstruos fantásticos

Eso sí, lo que ha caído bastante es el actor principal, siguiendo con Mark Chao (Chronicles of the ghostly tribe, Dragon gate) desde la segunda parte de la saga, en la que se perdió todo el carisma que aportaba Andy Lau y que le daba un toque de calidad a la película; pero también es cierto que mejoramos con Sandra Ma (Time raiders) que nos ha parecido encantadora.

Qué decir del  director, Tsui Hark (Zu warriors of the magic mountain, The taking of tiger mountain) un director ya clásico, pero que en los últimos años está teniendo muchos altibajos, suponemos que debido a los distintos productores a los que tiene qué hacer caso, pero también a ir experimentando y explorando sobre qué le gusta al público actual, sin traicionar su estilo, pero intentando actualizarse.

En definitiva, una gran película de acción y fantasía con la que pasar un rato excelente; esperamos que tenga una buena recaudación y ayude a desarrollar la cuarte parte de la saga (como mínimo), ya que es un personaje que nos está entrando poco a poco y cada vez nos cala más profundo. Para nosotros, la mejor de la saga si no fuera por la falta de Andy Lau.

  • Lo mejor de la película:

Que no se corten ni un pelo en agregar fantasía por todos lados.

  • Lo peor de la película:

Algunas tramas que quedan inconclusas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *