Dispara al alien en Gantz

gantz

Si os gusta la ciencia ficción y ver algo diferente en una película (aunque últimamente este esquema distinto y de gran calidad visual se está usando bastante), hoy queremos descubriros una película japonesa que nos impresionó, tanto por su espectacularidad cómo por su capacidad de sorprendernos; Gantz es una superproducción (de cine asiático, nunca es lo mismo que en Hollywood) genial en todos los sentidos.

Trata sobre una serie de gente en Japón que, al morir por distintas circunstancias, en vez de morir, van a  parar a una habitación blanca con una gran bola negra que les entrega trajes especiales y armas y los manda a un escenario para liquidar a alguien (o más bien algo). Más tarde se dan cuenta de que los supervivientes están atrapados por esa bola, que les llamará siempre que quiera a la habitación para darles una misión cada vez más complicada; también se dan cuenta de que lo que están cazando son aliens que hay en la tierra. El protagonista es un estudiante sin muchas ambiciones (su mayor desafío es entrar a trabajar en una gran empresa) que al verse implicado se siente cómo un héroe y aprovecha para ser alguien importante; también cobran mucha importancia un compañero suyo de la escuela que sólo piensa en ayudar a la gente y un chica que se había suicidado y que queda enamorada de él.

Gantz
Dos de los protagonsitas de Gantz

La película tiene un inicio algo confuso, con el protagonista (Kurono-Kei) estudiando para una entrevista de trabajo y una escena en el metro dónde se ve lo temerosos y cerrados que son los japoneses, pero en seguida empieza la fantasía y nos damos cuenta de que nos encontramos con una película llena de acción y muy visual. Es más, durante la primera parte, el estilo es algo oscuro y decadente, pero a partir de la mitad de la película, cuando Kei descubre de lo que es capaz desde que está en Gantz, coge un aire mucho más luminoso y juvenil, casi de superhéroes.

De hecho, Gantz empezó cómo un manga, que triunfó tanto que tuvo su propia serie animada y de aquí al live action movie sólo hay un paso. Seguramente, por su espectacularidad, su ritmo y los grandes efectos os recordará a otros americanos cómo Sucker Punch, aunque pensad que está se hizo un año antes y, cómo siempre, son los americanos los que copian y adaptan el estilo japonés que tanto les atrae pero que tienen que cambiar para hacerlo cómo pide Hollywood. Cómo no, la película es sobretodo importante en sus escenas de acción, dónde los aliens cada vez son más peligrosos y los protagonistas cada vez luchan mejor (al estilo de muchos videojuegos), pero también tiene su parte íntima, con los lazos entre sus protagonistas, cada uno con su historia personal; sin embargo aunque se pretende que esta parte sea la que aguanta la trama, los protagonistas tienen su carisma, pero sus personalidades no están demasiado definidas, supongo que por ser mucho más importante la acción que los sentimientos y tener un tiempo limitado.

El director es Shinsuke Sato, quién había hecho otros trabajos antes, pero ninguno de acción, y en este se desenvuelve genialmente pareciendo todo un experto en el tema, seguro que de ésta le salen muchos más trabajos de género. Y los actores son básicamente sacados de doramas, habiendo hecho alguna cosa interesante, cómo Kazunari Ninomiya que salía en Cartas desde Iwo Jima, Ken’ichi Matsuyama que vimos en Tokyo Blues o Natsuna Wtanabe, que es famosa por los doramas en los que ha aparecido.

En definitiva nos encontramos delante de una superproducción japonesa llena de acción, con una estética scifi muy cuidada y molona; con unos malvados impactantes y unas escenas muy bien realizadas.

  • Lo mejor de la película:

Casi todo, desde la estética, las armas, los malvados, las escenas de acción… no tiene desperdicio.

Incluso algunos secundarios tienen su gracia especial, cómo el mafioso o el greñudo de la última pelea, aunque sólo aparezcan unos instantes.

  • Lo peor de la película:

Es típica carnaza para un remake americano; seguro que la cogen en Hollywood y la estropean cómo todo lo que hacen.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *