El bueno, el malo y el raro; el western más típico en Corea

Esta semana, siguiendo nuestro especial de western en el cine asiático, queremos empezar con una de las películas más entretenidas y llenas de acción que hemos visto últimamente. Con un reparto de lujo, una historia conocida por todos y una puesta en escena increíble, desde Corea del Sur nos llega la adaptación de uno de los westerns más populares de todos los tiempos: El bueno, el feo y el malo; llamado esta vez El bueno, el malo y el raro.

Como decimos, la trama es muy parecida a la del clásico de Sergio Leone, un ladrón de poca monta (el raro) se hace casi sin querer con el mapa de un gran tesoro y cuando descubra lo que es intentará hacerse con él pase lo que pase, sin embargo detrás de él van un reputado malvado (el malo) al que le han pagado para hacerse con el mapa y un cazarecompensas (el bueno) que quiere el dinero, ya sea del tesoro o de las cabezas de los dos ladrones. Todo pasa en la Manchuria, durante la invasión japonesa, así que llegarán a unirse a la persecución más grupos como bandidos coreanos, bandidos japoneses, el ejército japonés, etc. en una aventura por todo el desierto y miles de problemas varios.

Como es imposible no comparar esta película con su original (y el director no lo esconde, sino que la lanza como un homenaje con un estilo muy diferente), queremos hacer ver los parecidos y las diferencias entre las dos.

Parecidos:

  • El bueno, el malo y el raro
    El raro

    Unos personajes muy carismáticos en las dos versiones con unos grandes actores interpretándolos; en este caso Song Kang-ho (The host, Thirst, Sympathy for Mr. Vengeance) es el raro, Lee Byung-hun (Encontré al diablo, G.I.JOE) es el malo, y Jung Woo-sung (Reign of assassins) es el bueno; mucha gente dirá que el malo es un actorazo, pero en esta ocasión a nosotros nos ha encantado Kang-ho Song y todos sus cambios.

  • Una fotografía increíble y consiguiendo en todo momento unas escenas espectaculares, con unos planos y movimientos de cámara my bien buscados y con un abuso de los primeros planos, que no se hace repetitivo, si no que se agradece ya que los actores lo saben llevar bien.
  • La mayor gracia de la película son las relaciones entre los tres personajes y como durante todo el rato se van encontrando y separando por diversos motivos, sin poder acabar con el otro en ningún momento, hasta el final.
  • Unos toques de humor muy buenos dados sobretodo por el raro, que es el contrapunto para que la película no se base tan solo en dos personalidades contrapuestas, sino que tenga algo más de gracia.

Diferencias:

  • El bueno, el malo y el raro
    El malo

    Un toque muy personal en cuanto al estilo de la película, Kim Jee-woon (Dos hermanas, Encontré al diablo) en esta ocasión mantiene la historia, pero no se basa sólo en que ésta esté lo más bien contada posible, sino que nos da unas dosis de acción increíbles, con un ritmo in crescendo en toda la película hasta llegar a una escena final apoteósica.

  • Una mezcla entre western y Asia muy bien llevada, buscando unos escenarios en el desierto de la Manchuria muy parecidos al Far West americano, pero con unas poblaciones, personajes, etc. completamente asiáticos, entre Chinos, Japoneses, coreanos, etc.
  • Aprovecha para darnos una pequeña clase de historia, que viene sobretodo impartida por un comerciante de opio… así que tampoco nada serio, pero nos hemos enterado de algo.
  • Algunas escenas de peleas que, aunque suelen ser a pistolas, tienen el más puro estilo de las artes marciales.
  • Tensión y velocidad durante todo el metraje, no tenemos ni un momento de descanso en el nos podamos relajar, y  mucho menos de aburrimiento, pero ni siquiera un segundo.

El bueno, el malo y el raro

En definitiva, una historia repetida pero de lo que más nos gusta, con una trama bien pensada y liada y con unos protagonistas más que interesantes, que tendrán que pasar por 1.000 situaciones para conseguir lo que quieren, todo adornado por mucha acción y bastante humor, y una dirección muy bien trabajada consiguiendo escenas casi increíbles.

  • Lo mejor de la película:

Que con sus casi 2.30 horas, no solo se nos hace corta, sino que cada vez que la vemos tenemos ganas de verla más veces.

  • Lo peor de la película:

Que no te gusten los westerns, porque aunque sea asiática, conserva el auténtico espíritu de los clásicos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *