El lado humano de los sentai en Blue Bustamante

Blue Bustamante

Una película filipina a la que le teníamos bastantes ganas después de ver los posters y el tráiler era Blue Bustamante, que se mete de lleno en el mundo del tokusatsu, algo parecido a Machi action que vimos no hace mucho; sin embargo tampoco es lo que nos habíamos imaginado, no entra tanto en el género que tanto nos gusta, sino que es más bien un drama en el que una serie tokusatsu al uso actúa como un elemento más de las relaciones personales y las condiciones de vida del protagonista. Para los que esperéis ver algo parecido a Machi action, podéis ir olvidando la idea, aunque sí que tiene alguna pequeña escena del rodaje de la serie y algo de humor, las dos películas no se parecen en casi nada.

Blue Bustamante
Historias tokusatsu

La historia trata sobre un arquitecto filipino que va a Japón a buscarse la vida y a mandar dinero a su mujer y a su hijo para que puedan vivir bien, pero un día le despiden del trabajo y no encuentra nada más, sin saber el idioma y sin contactos lo tiene muy difícil. Hablando con un amigo suyo también de Filipinas, éste le cuenta que ha empezado a trabajar como decorador en un plató de TV y que si quisiera seguro que él podría trabajar como actor en la serie en la que trabaja, ya que tiene un buen cuerpo y sólo tendría que hacer las escenas de acción con traje y casco, así no le vería nadie. El protagonista no está muy seguro, cree que es una degradación para un arquitecto como él, y que si se enteran en su casa lo van a humillar; no obstante, al cabo de un tiempo sin encontrar nada, coge l trabajo y se va metiendo dentro de su personaje, al mismo tiempo que se hace amigo de una japonesa muy guapa (aunque sólo amigo y con muchas dificultades para comunicarse), y en su casa su hijo es muy fan de esa serie en la que él aparece, pero como padre ve que no le hace ningún caso. Al final, gracias a la serie conseguirá el respeto de su hijo y su mujer.

En un primer momento parece que vaya a ser una película de humor bastante delirante, incluso puede que de humor absurdo, pero al poco nos damos cuenta de que se trata más bien de un drama para reflejar los problemas normales de las familias filipinas y la necesidad y los problemas de la emigración a otros países para poder buscarse la vida mejor que en el suyo propio. Como ya hemos dicho, sí que tiene algunas partes humorísticas, pero estas serían sólo para complementar el resto de la película, no demasiado acertadas ni demasiado graciosas, tan sólo para hacer que el público no se aburra y vaya soltando alguna risa de vez en cuando; también debemos decir que hay un par de escenas que si que son realmente graciosas, pero casi sólo como anécdota.

Blue Bustamante
Hasta robots gigantes

El ritmo de la película es bastante tranquilo, aunque no por eso irregular, así que se deja ver bien, con tranquilidad y sin esperar nada más de ella que lo que se ve en cada momento. Al final es una historia bastante entrañable con la que nos costará sentirnos identificados y casi no sentiremos sentimientos por ella, aunque este sea su propósito; pero que suponemos que para mucha gente de Filipinas será precisamente lo contrario y aquí tendrán algo muy bonito y representativo.

El director Mike Livelo es un completo principiante en esta tarea, pero al menos no se ha querido exceder y ha hecho algo dentro de sus posibilidades. En cuanto a sus actores, el protagonista Joem Bascon es un actor bastante popular en su país, pero nosotros aquí tampoco hemos visto que hiciera nada fuera de lo normal; el que nos ha gustado algo más ha sido el secundario que hace de amigo, Jun Sabayton que es quien añade el toque de humor y un poco más de vida a la historia.

Al final tenemos una película más dramática que humorística o extrema, pero que os hemos querido reseñar en este blog debido a sus referencias (algo cutres, todo hay que decirlo) al sentai más clásico.

  • Lo mejor de la película:

Alguna escena de humor muy acertada, como la del protagonista de la serie cuando le cuenta su secreto.

  • Lo peor de la película:

El querer impresionarnos con le sentai y que casi que el protagonista sea el hijo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *