Reivindicando el tokusatsu en Machi action

Machi action

Hace muy poco os estábamos comentando nuestra afición por el tokusatsu, pues bien, ahora de golpe nos hemos encontrado con una película que explica nuestros sentimientos perfectamente, además de otras cosas; está hecha en Taiwan por varias razones que ya os contaremos y se llama Machi Action, es sin duda una película de humor, pero no dejan de estar presentes otras cualidades como el romance, el drama y un poco de acción.

Machi action
Los dos supehéroes, el nuevo y el viejo

La película trata sobre un chico que se hizo actor y consiguió el mejor papel que nunca habría soñado, el de Spacehero Fly, el protagonista de una serie tokustastu (en realidad una copia exacta de Kamen rider) muy querida por todos los niños del país y por todo el mundo en general; también su mejor amigo trabaja junto a él como actor, interpretando a todos los monstruos de la serie (aunque nunca se le vea la cara).  Todo va perfectamente hasta que el director de la cadena se pone enfermo y su hija asume el mando; ella ve que la serie está teniendo muy poca audiencia y contrata a unos asesores japoneses para que hagan los cambios necesarios, pero éstos lo cambian todo, desde el protagonista (cogiendo a alguien más joven, moderno y descarado), los efectos especiales, los villanos, etc. creando casi una nueva serie más moderna. Pero no se dan cuenta de que el objetivo de la serie no era conseguir audiencia, sino enseñar la buena moral a los niños del país; el protagonista empieza a caer en la tristeza debido a lo que ha sucedido, hasta que se da cuenta de que puede seguir triunfando y haciendo lo que quiere. Al principio no tiene nada de suerte intentando hacer otras películas o pequeños papeles, pero se encuentra en un espacio de televenta y triunfa como Fly, todo el mundo se lo cree; cuando ve que los productos que vende son un fraude se da cuenta de que en realidad lo que él quiere es ayudar a la gente y hacerle ver que tienen que ser buenos, y tendrá una oportunidad magnífica para hacerlo.

La película empieza igual que si fuera un episodio de Kamen rider, con toda su acción, sus maquetas, sus monstruos… aunque no nos cuesta mucho tiempo ver que lo que definirá esta película será la idea del cine dentro del cine, y que no se trata de la obra original, sino que es algo hecho en Taiwan, recreando las copias que se hacían antes en ese país partiendo de lo que tenía éxito en Japón y de la gran cantidad de actores especialistas y directores considerados de segunda categoría, pero totalmente válidos que hubo durante mucho tiempo; así que la película no nos sirve tan sólo para divertirnos, sino que nos refleja una realidad cinematográfica de un país que poca gente conoce, además de ser bastante reivindicativa, pero en este caso no se trata de una reivindicación social, política, ni nada de eso, está reivindicando el cine, el modo como se hacía antes y como disfrutaba la gente, como ha cambiado últimamente basándose más en el marketing y los efectos especiales que en el mensaje y como ha perdido su espíritu original; y lo hace con un caso completamente real, ya que vosotros mismos podéis comprobar la evolución de una serie como Kamen Rider, como han cambiado sus valores y toda su forma de ser sólo para gustar a un público más actual; y tenemos que decir que estamos completamente de acuerdo con esta premisa, y es que nosotros también somos amantes del tokusatsu clásico, y aunque el actual es espectacular, sabemos muy bien que no es lo mismo, ni lo será nunca.

Machi action
Lo mejor de la película

Además del mensaje que transmite, hay que admitir que para ser una película de Taiwan (país del cual no conocemos muy bien su cine), tiene una producción estupenda, recreando todo lo que necesita sin ningún problema y con una imagen y sonido excelentes, además de una dirección muy bien lograda que consigue una película que abarca gran cantidad de géneros, con una perfecta transición entre ellos (comedia, romance, acción, drama…) y que, a pesar de tener una historia que podríamos considerar simple, la adorna con mucha subtrama y con unos personajes muy bien definidos, incluso los más secundarios tienen una personalidad que nos atrapa enseguida, sólo hay que pensar que el mejor personaje no es el del protagonista, sino el de su mejor amigo, y que se ha trabajado hasta la aparición de una estrella porno con un mini papel; todo ello rematado por algunas bromas realmente graciosas.

Poca cosa os podemos comentar de su director ni de sus actores, por culpa de nuestro desconocimiento, tan solo que el director es Jeff Chang (sin ninguna experiencia previa), pero los actores principales Bo-Lin Chen y Vivian Hsu, aunque no como protagonistas, sí que habían intervenido en muchas películas de acción (sobretodo de Hong Kong.

En definitiva, una película que no puede dejar de ver ningún fan del tokusatsu, y mucho menos de Kamen rider, pero que en realidad gustará a cualquier amante del cine; todo con mucho humor y con un mensaje muy importante para gente como nosotros.

  • Lo mejor de la película:

La recreación de las escenas de la serie.

  • Lo peor de la película:

La trama de los ladrones se aguanta un poco por los pelos, pero le viene muy bien al argumento.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *