Female prisoner #701: Scorpion el inicio de una era

Female prisoner #701: Scorpion

Hoy nos vamos con una review de cine algo más clásico (tampoco demasiado, no nos remontamos al blanco y negro aún), una película japonesa que hizo historia en su momento (dentro de los círculos más extremos, claro). Queremos empezar con la saga Female Prisoner Scorpion y con la primera de sus entregas Female prisoner #701: Scorpion (Sasori) que fue el ataque de la productora Toei para meterse de lleno en el movimiento Pinky violence (ya sabéis, ese cine de serie B de los ’70 basado en chicas duras) y que lo hacía usando el subgénero de chicas encarceladas (women in cage). En este caso, aunque fuera el inicio de una saga y que después se intentara mejorar, tenemos una película mítica con cantidad de elementos que se han recordado y utilizado en la posteridad.

Female prisoner #701: Scorpion
Muestras de brutalidad

La película nos cuenta la historia de Matsu, una chica que se enamora tanto de un policía que se deja utilizar por éste en una misión de infiltración en una banda de traficantes; pero la descubren y la violan entre todos como castigo, mientras ella se da cuenta de que todo había sido un malvado plan pensado por su amante. A partir de allí, llena de rabia, intenta matarlo enfrente de la comisaría y acaba en una prisión de chicas dónde tanto los guardias cómo un grupo de soplonas con beneficios le hacen la vida imposible y de dónde es imposible escapar. Cuando el policía se entera de que sigue viva, junto con sus superiores mafiosos deciden matarla como sea y hablan con una de las reclusas que le tiene manía para que la mate, pero ella también falla, y es que Matsu es muy dura y lista, pero aún así, acaba en una celda de aislamiento en la que, igualmente, se venga de quienes la maltratan y los guardias no tienen más remedio que soltarla para ponerla a hacer trabajos forzados hasta que muera de cansancio. Ella sigue en pie y se las ingenia para provocar un motín en la prisión que la ayudará a escapar y a ir a la ciudad a vengarse de todos los que le hicieron daño vestida con un abrigo negro y un gorro ancho.

Puede parecer que la historia se alarga y se complica innecesariamente, sobre todo al pensar que se trata de un exploitation de serie B y que no debería tener más que algo de sexo, mucha violencia y una trama fácil de seguir sólo para acompañar al espectador; pero tampoco es así, ya que la historia va transcurriendo casi linealmente y sin subtramas que la entorpezcan, así que se sigue sin pensar y sin ningún tipo de complicación.

También pensaremos que ésta puede ser una película dirigida al público masculino, con chicas guapas, mucha carne al aire y violencia para las hormonas; pero nada más lejos de la realidad, el verdadero sentido de la historia es descubrir el poder de las mujeres (de una de ellas en concreto) y su capacidad para vengarse cuando alguien les hace daño, ya sea física o psicológicamente; así que la idea original es que en la época en la que se filmó (principios de los ‘70), cuando el hipismo estaba en auge, este tipo de películas servían para afirmar la igualdad de sexos y la liberación de la mujer, aunque pueda contener algunas escenas bastante duras de tortura y violación que en la actualidad estarían prohibidísimas y que en realidad sirven para darle más fuerza al personaje (además de para escandalizar a la sociedad, claro).

Female prisoner #701: Scorpion
Un personaje que se ha hecho mítico

Debemos decir que el ritmo de la película no es muy rápido, pero que no es demasiado larga y en todo momento se va directamente al grano, sin detenerse en contemplaciones o explicaciones inútiles, como suele pasar en el cine japonés; así que os aseguramos que no tendréis ni un instante de aburrimiento, en todo momento están sucediendo cosas, ya sea algo más radical o más simple, pero siempre con la tensión bien alta.

En cuanto al estilo, pues se basa bastante en el arte de la época, usando muchas luces y colores vivos para las escenas de más relevancia o más duras y valiéndose del género teatral tanto para los flashbacks (creando una obra de teatro tal cual), como para momentos de sufrimiento (con actuaciones exageradas típicas del teatro para no tener que buscar un realismo que sería más difícil). Y todo acompañado de músicas que van desde la más melódica al más puro rock, pero siempre muy japonesas y muy de la época.

Y, cómo no, el plato fuerte de la película y lo que le da sentido a todo es al gran Meiko Kaji (Stray cat rock, Lady snowblood) que después de captar la atención del público en Stray cat rock, con esta película se convertiría en una verdadera estrella de culto, tanto por su belleza y carisma, como por el gran personaje que interpretaba, lo que le duraría muchos años más y algún otro bombazo posterior.

En definitiva, una película que, aunque sea considerada como serie B, ya forma parte de la historia, no sólo por sus valores, su dureza y su historia, sino también por algunas escenas, estilismos, música, etc. que ha servido de inspiración para directores cómo Tarantino o Sion Sono.

  • Lo mejor de la película:

Sin duda la escena final es la mejor, algo que no te esperas y que dura muy poco, pero que es la clave de toda la película.

  • Lo peor de la película:

Pues no hemos encontrado nada malo que decir de ella.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *