Prisoner 701 Sasori, destrozando la original

Prisoner 701 Sasori

Hoy queremos seguir con nuestra incursión dentro del género Pinky violence, ya sabéis las películas de serie B basadas en chicas sexys y violencia (tal como su nombre indica) que inundaron Japón en la década de los ’70. Pero volvemos  a la actualidad con Prisoner 701 Sasori (o simplemente Sasori), una de las muchas adaptaciones que se han hecho en la historia del clásico Female prisoner #701: Scorpion, aunque por ser actual se decía que ésta tenía mucha más violencia explícita y un estilo de dirección actualizado, ya lo veremos… Entre otras cosas, cabe destacar también que es una coproducción entre Japón y Hong Kong, por lo que incorporará algunos elementos típicos de cada país.

Prisoner 701 Sasori
Luchas de chicas

Todo empieza con una pareja joven, feliz y sin problemas, hasta que un grupo de maleantes decide matar al padre de él (un doctor importante), con lo que invaden la casa cuando sólo está la chica esperando a su marido que llega con su padre y hermana, matan al padre y, simplemente por sadismo, quieren matar a una segunda persona, por lo que le dan a ella a elegir, o mata a su cuñada, o ellos matan al marido; ella decide actuar para no ver morir a su amor y va a la cárcel por ello. En la cárcel, las otras mujeres abusan físicamente y sexualmente de ella, y eso no es todo, se entera de que su novio la odia y el alcaide es un gordo despreciable que monta peleas con las presidiarias semidesnudas para su placer personal. Así, ella va aprendiendo a luchar y se venga de todas las que le han hecho daño, pero los guardas la sacan y la cuelgan hasta que muere; por casualidad pasa por allí un recolector de cadáveres que se da cuenta de que está viva, la cura y le enseña artes marciales para terminar su venganza. Cuando ya está en plena forma se dirige a recuperar a su amor y matar a los que le hicieron esto, pero se encuentra que su novio se ha borrado la memoria para olvidar los trágicos sucesos y la malvada banda es más dura de lo que parecía.

Para empezar comparándola con su versión original, ya veis que el argumento es un poco más loco, con más elementos dejados al azar o a la imaginación del espectador (no se lían demasiado en pensar que todo cuadre); además, la gran parte de la película se centra en cuando ella ha salido de la prisión y busca a su novio y su venganza, en vez de poner el peso en la prisión en sí y todo lo malo que puede suceder allí; encima, la película ya no trata del poder de la venganza, de la liberación femenina y de la fuerza de las mujeres, sino que ya está más dirigida al público masculino y esta vez sí que trata sólo de chicas peleando y enseñar tanta carne como sea posible sin entrar dentro del circuito del cine porno. Sin embargo sí que hay suficientes referencias y guiños a la película original para tener contentos a los fans y que no se sientan engañados.

Prisoner 701 Sasori
Chicas con poca ropa

Así que tenemos tres partes clave en la estructura de la película:

  • La primera son las peleas de chicas en la prisión, que por alguna extraña razón las hacen semidesnudas o con ropas muy ceñidas, suelen ser en el barro y más que pura acción son escenas de chicas revolcándose y haciéndose daño y guarrerías por partes iguales.
  • La segunda parte es cuando ella sale al exterior, se encuentra con su antiguo novio y se entera de toda la historia de lo que le pasó cuando ella no estaba, aprovechando su falta de memoria, intenta volver a conquistarlo; y esta parte es mucho más tierna y nostálgica.
  • La última parte son todas las peleas de nuestra protagonista con la banda de los malvados, cada uno con una habilidad o fuerza especial y aquí sí que se intenta jugar con la acción pura y dura al estilo Hong Kong, con artes marciales y cables, pero todo muy exagerado, muy falso y hasta divertido por su mala ejecución.

Hablando de la parte que tiene más del cine de Hong Kong, también os queremos hablar de la parte más típica japonesa, y es que, aunque sea un explotation de serie B (el típico women in cages) el director quiere destacar por encima de la película y de sus protagonistas y, sin tener demasiada lógica ni parecer muy adecuado, nos regala una filmación extraña y algo psicodélica, con planos movidos, enfoques desde ángulos extraños, silencios incómodos (para el espectador), un ritmo lentísimo (sobre todo por ser una película de acción)…

Y una sorpresa añadida que no nos esperábamos y que nos ha hecho al menos mucha gracia, han sido los cameos de Lam Suet (Exiled, Triangle) como alcaide de la prisión y de Simon Yam (Election, Sparrow) como recolector de cadáveres y maestro; dos actorazos del elenco de Johnnie To en papeles secundarios de una película de este calibre!

Y Miki Mizuno (Hard revenge Milly, Guilty of romance) como protagonista, una actriz sin mucha expresividad pero válida para las escenas de acción, precisamente lo que se necesitaba para esta película.

En definitiva, si sois fans del pinky violence clásico y queréis una modernización del género, olvidaros porque no os llevaréis más que decepciones; si sólo queréis un exploitation lleno de chicas semidesnudas y peleas, pues llega a ser algo extrema y entretenida a ratos.

  • Lo mejor de la película:

Pues en verdad tiene cierta gracia (quizás de lo mala que es).

  • Lo peor de la película:

Esos momentos taaan lentos y ese intento de hacer una película artística.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *