Gunday, los hermanos Robin Hood

Gunday

Acabamos de ver otra película de Bollywood, una de esas que tanto nos gustan y es que Gunday, aunque no sea todo lo extrema que podría ser, aunque no llegue al nivel de un Salman Kahn, sí que podemos decir que es una película muy completa con elementos de todos los géneros: comedia, acción, drama, romance y sobretodo musical. La verdad es que nos ha más que convencido el resultado y aunque quizás sea un pelín demasiado comercial (en India, claro está) y no nos haya dado ninguna gran sorpresa, nos ha hecho disfrutar mucho durante sus dos horas y media de duración.

Gunday
Vaya dos chulazos!

Todo empieza con dos niños refugiados de las guerras de independencia de Bangladesh, que van a parar a un campo de refugiados y son contratados por un hombre a cambio de comida para transportar armas para el contrabando. A los niños les empieza a gustar la vida de delincuente, hasta que un militar los intenta separar; es entonces cuando uno de los dos mata al militar para salvar a su amigo y los dos tienen que huir hacia Calcuta; allí empiezan trabajando honradamente, pero como ven que nadie les respeta enseguida vuelven a la delincuencia y crecen robando para hacerse con el control del mercado negro de cualquier tipo de mercancías. Ya de mayores, se convierten en los dueños de la delincuencia de Calcuta (Bikram y Bala), queridos por el pueblo y odiados por la policía porque no tienen pruebas contra ellos, pero llega un nuevo inspector que cambiará sus vidas y no parará hasta encarcelarlos. Al mismo tiempo llega también una chica de la que los dos se enamoran y deciden intentar conquistarla sin enfadarse entre ellos. Después de un accidente, uno de los chicos tiene que huir y esconderse, mientras el otro acaba con la chica; pero el refugiado se entera y vuelve a Calcuta a vengarse, con la mala suerte de herir a la chica y ser cazado por la policía; pero escapa dando a paso a una serie de acontecimientos y situaciones que harán que los dos amigos se unan de nuevo para descubrir la verdad y luchar de nuevo por su libertad.

Como decíamos la película contiene elementos de todos los géneros imaginables, el problema (o la ventaja) es que no los mezcla todos, sino que cada parte de la película corresponde a un género, empezando por un drama/thriller cuando son dos niños, con una buena mezcla de acción/humor cuando ya han crecido, mucho romance en cuanto se enamoran de la chica, un drama intenso cuando se separan y se pelean entre ellos y un final de nuevo con mucha acción; lo único aquí que es omnipresente es la música (claro, esto es Bollywoood) tanto durante la acción como en forma de videclip. No sabemos si esto es bueno o malo, porque al final de la película nos acaba dando una sensación algo artificial, como varias cosas distintas puestas una detrás de otra, pero que en realidad funciona bastante bien y no creo que de otra manera fuera mejor.

Sobre todo un inicio muy bien trabajado tanto a nivel estético como de historia y un salto muy grande justo en los títulos de crédito, cuando pasan de ser dos niños a ser dos chulazos indios con sus melenas al viento, enseñando sus chachas y con sus bigotazos de hombre; allí cambia completamente de registro y se vuelve un auténtico Bollywood lleno de color, movimiento, música… incluso haciendo una buena mezcla entre trama a lo Robin Hood y estilo de western en muchos momentos; para pasar el resto de la película con un tono mucho más gamberro y típico de esas películas que tanto nos gustan.

Gunday
Y bellezas asiáticas también

A nivel técnico, todo perfecto, como la película es bastante reciente y comercial tiene una fotografía muy cuidada y de calidad, pudiendo diferenciar cada momento o estado de ánimo sólo con ver los colores y escenarios de la escena, usando unos colores muy intensos en todo momento para que formen parte de la misma historia, y sobretodo con una música excelente que nos acompaña durante toda la película.

El director es Ali Abbas Zafar, que no es de los míticos que ha creado miles de películas en india, pero se va abriendo su camino; el que sí que es muy reconocido es su productor Aditya Chopra (Ek tha tiger, Dhoom) experto en películas de acción.

Y en cuanto a sus actores, aunque toda la película esté liderada por los dos hermanos: Ranveer Singh y Arjun Kapoor, estos no son demasiado conocidos ni con demasiada experiencia, pero tienen unas buenas pintas para estos papeles y son Bengalies, muy importante para la credibilidad de la película en India. Aunque con unos papeles más secundarios, también encontramos a Priyanka Chopra (Don, Barfi) una de las estrellas del momento y a Rifan Khan (The lunch box, Vida de Pi) que le da un toque de seriedad y calidad.

En definitiva, quizás no sea una película de las más extremas que hemos reseñado, pero sí que es muy recomendable, con ingredientes de todo tipo, una buena mezcla de géneros, una calidad muy digna y capaz de ofrecer mucho entretenimiento, así como una buena historia.

  • Lo mejor de la película:

La primera vez que vemos a los dos hermanos de mayores en los títulos de crédito.

  • Lo peor de la película:

Algún lio de trama que se forma al final, pero nada especial.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *