Handmaiden, Park Chan-Wook vuelve a lograr la excelencia

Handmaiden

Volvemos después de unas semanas de mucho trabajo y viajes en las que os hemos tenido algo olvidados, pero hoy hacemos una vuelta a lo grande, con la que seguramente ha sido la mejor película asiática del año y la cual podéis ver ahora mismo en algunos cines de la geografía española si tenéis suerte: The handmaiden (La doncella), la última película del gran Park Chan-Wook. Si ya habéis oído hablar de esta película a los más superficiales, os habrán dicho que es una película erótica, pero nada más lejos de la realidad, se trata de un thriller coreano, no de esos con un fuerte contenido psicológico, sino más de los que intentan dar una trama interesante de engaños y mentiras; por supuesto que tiene su parte erótica, pero sólo como aporte de valor e imagen a la película. La historia está basada en un libro que después se hizo miniserie de TV llamado Fingersmith; con pocas variaciones respecto al original, pero con un aporte artístico único.

Handmaiden
Los protagonistas de la historia

La historia se sitúa en la época en que Corea estaba ocupada por los japoneses, pero no en una Corea revolucionaria o descontenta, sino en una sociedad de dinero y lujos a la que poco le importaba quien gobernaba mientras pudieran seguir con sus vidas. Todo empieza cuando un ladrón y timador de la baja sociedad que se dedica a provecharse de los ricos, descubre una mansión en la que una mujer de familia muy acomodada está viviendo con su tío después de haber perdido a sus padres y con la edad perfecta para buscar un marido; decide hacerse pasar por un hombre de buena clase social y cortejarla con la excusa de darle clases de arte, pero para hacer su papel más convincente, se lleva consigo a otra ladrona, que se hará pasar por la nueva doncella de la señora; así, entre los dos podrán engañarla para que se enamore de él, se casen y después de escaparse juntos y él recibir toda su fortuna, encerrarla en un manicomio y acabar sólo y rico. Pero no pensará en que el amor no es tan sencillo como él cree, en el papel de la doncella o en la mente perturbada del tío, cosas que harán que su plan no salga como él esperaba.

Aunque os pueda parecer una trama bastante sencilla y poco original por lo que suelen ser los thrillers coreanos de esta categoría, esto es porque sólo os hemos contado la premisa inicial, ya que la historia se va complicando y el guión va haciendo giros para desconcentrar al espectador, no de una manera brutal en la que todo el significado de la película cambia (algunos dirán que incluso la mayoría de cosas se veían venir, y en parte tienen razón), pero sí de una manera que nos hace pensar que se ha trabajado bastante en intentar dar algo de asombroso, con tres capítulos muy bien diferenciados (el primero es que ya hemos contado en esta reseña) cada uno con una vuelta distinta que cambia el significado de la película y el comportamiento de sus protagonistas.

Además de un guión muy bien trabajado, no sólo en éstos giros reside la sorpresa, sino que también hay algunas escenas y sorpresas varias inesperadas bastante radicales que le dan ese punto que hace que la película sea más de estilo coreano de lo que podría haber sido.

Handmaiden
Algunas escenas subidas de tono

No sólo en la historia radica la belleza de esta película, ya que su director Park Chan-Wook (Oldboy, Thirst) es un cineasta experimentado, que ya nos ha mostrado la calidad de sus obras en todas y cada una de sus películas, tanto a nivel de sorpresa, como a nivel visual, con una fotografía y un montaje perfectos, cuidados en cada uno de sus detalles para transmitir exactamente el sentimiento que él tiene en mente en cada momento; aquí al tratarse de una historia victoriana, la recreación ha podido ser todavía mayor, con unos escenarios y vestuario excelentes y algún detalle de matrícula de honor.

Y como aquí la violencia no es explícita como en muchas de sus otras películas, lo compensa con unas metáforas muy fuertes y nada sutiles, marcando exageradamente lo que piensa de muchas cosas, tales como el poder que tiene los ricos sobre el resto de la sociedad y todo lo prohibido que a ellos se les permite; el poder de seducción de las mujeres y todo lo que pueden llegar a conseguir con él; la ambigüedad del sexo en la sociedad actual; la fuerza del erotismo en la sociedad incluso por encima del poder del dinero; el poder político de los japoneses frente al poder económico de los coreanos en esa época; etc.

Por supuesto, gracias a los buenos presupuestos en los que se mueve el director debido a su fama, ha podido estar acompañado de unos buenos actores, quizás no unas superestrellas muy conocidas, pero con unas actuaciones increíbles.

En definitiva, una película que sorprenderá a cualquiera tanto por su guión y sus giros argumentales (aunque quizás ésta es la parte más floja), como por las características a las que ya nos tiene acostumbrados su director: fotografía, montaje, música, ambientación… todo ello aún más trabajado que en sus anteriores trabajos; y con alguna sorpresa realmente desmadrada.

  • Lo mejor de la película:

Te atrapa desde el principio hasta el mismísimo final.

  • Lo peor de la película:

Alguna ida de olla bastante fuera de lugar,  aunque muy divertida.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *