La evolución de las tríadas en Gangtser payday

Gangster payday

Como cada año, en el Festival Nits de Cinema Oriental, tenemos un día que nos encanta y es el dedicado a Hong Kong; nunca nos ha fallado ni una de las películas elegidas. Pues este año, después de ver el documental  Boundless en el que Johnnie To nos contaba cual era el cine que definía Hong Kong, pudimos ver Gangster payday, una muestra de este tipo de cine que define, no sólo la ciudad, sino la forma de hacer cine que hace que éste tenga una personalidad distinta del hecho en cualquier otra parte del mundo. Es una historia de tríadas, pero sin demasiada violencia, simplemente una buena historia que mezcla los temas típicos de mafias (llevados a la época más actual), con algo de romance y problemas de la vida cotidiana.

Gangster payday
Extremos opuestos

La película nos cuenta la historia básicamente de tres personajes que conforman un trío amoroso: el jefe de una banda de tríadas, uno de sus discípulos y una chica que ha heredado una cafetería de su padre; a los dos les gusta ella, pero de formas distintas, el joven se ha enamorado de una chica de su edad, el jefe la ve como una conquista más (aunque después se irá encariñando poco a poco), a ella le gusta el chico, pero él lo oculta para no ofender a su jefe y mentor. La trama principal cuenta la historia de una banda de tríadas actual con un karaoke como único negocio (nada de drogas, juego, asesinos o negocios ilegales), y con otra banda que les quiere comprar el negocio para echarlos del panorama; en eso que entra en escena una chica que enamora a dos miembros de la banda (incluyendo el jefe) y hace que éste le quiera acabar comprando el negocio, tanto para ayudarla a ella, como para expandir su territorio; así el negocio familiar pasa a formar parte de las tríadas y ella también (en sentido figurado), por lo que su vida cambia radicalmente, al principio para bien, el negocio va mejor y a ella la cuidan mucho, pero se va dando cuenta de que este es un mundo difícil, entra en escena la banda rival, la policía, enfrentamientos, etc.

No estamos delante de una película demasiado espectacular ni violenta, ni tan sólo muy divertida (aunque tenga alguna situación de reírse), quizás ni la definiríamos como extrema, sino más bien de una redefinición de género (el de mafias) para adaptarlo a una visión más real y actual de la sociedad. La adaptación nos muestra claramente las diferencias entre las viejas y las nuevas generaciones que pueblan Hong Kong (con sus dos protagonistas), entre el antiguo modo de hacer de las bandas y cómo se han tenido que adaptar (comparando la banda protagonista con la rival), entre los antiguos valores de caballero y la nueva sociedad sin valores y que lo compra todo con dinero… Y así tenemos un panorama de todos los cambios que ha vivido Hong Kong en los últimos 30 años.

Gangster payday
Momentos muy clásicos

Cinematográficamente es una película bastante sobria, con una fotografía muy buena y sin ningún tipo de exceso, un ritmo pausado y tranquilo y una música que lo acompaña perfectamente. A decir verdad no tenemos ninguna escena propiamente de acción hasta el final, y tampoco es que sea espectacular, más bien como muy realista y algo ridícula.

Argumentalmente, la película tampoco tiene demasiado, ni es una historia muy original, ni complicada o sorprendente, más bien se trata de una visión global de un tipo de vida encuadrada en unos acontecimientos con los que es fácil empatizar; eso sí, con unos personajes muy bien pensados y buscando los distintos tipos de vida de Hong Kong.

Pero lo que más nos ha emocionado no ha sido ni su fotografía ni su historia, sino la nostalgia que nos ha producido, recordando altamente a las películas de tríadas de los ’80, pero completamente actualizada.

Aunque aún no hayamos contado nada de ellos, quizás el mayor atractivo de la película (además de su significado) recae en los actores que la protagonizan, liderados por un magistral Anthony Wong (The four, Infernal Affairs) con un papel que va de lo más serio a algo incluso ridículo, y que últimamente vuelve a estar en lo más alto; pero con una gran sorpresa en la parte femenina, Charlene Choi (The twins effect, The storm warriors) que nos ofrece la contrapartida de Wong más fresca y llena de vida y que le da un aire más realista a la película; acompañados de algunos secundarios excepcionales como Chan Wai-Man o Ng Chi-Hung, veteranos de las películas policíacas y de acción.

En definitiva, una gran película, tanto por su entretenimiento, como para nostálgicos del cine de Hong Kong de los ’80, como para los que quieran ver los cambios en la sociedad de Hong Kong en los últimos años; os prometemos que no os aburriréis, pero tampoco esperéis nada espectacular.

  • Lo mejor de la película:

Charlene Choi está espectacular, esperamos poder volver a verla en breve.

  • Lo peor de la película:

A nosotros nos ha encantado, no podríamos decir nada malo de ella.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *