Onced upon a time in Vietnam, un buen comienzo

Once upon a time in Vietnam

Creo  que esta será la primera película que reseñamos de Vietnam, y la verdad es que es un cine que desconocíamos hasta ahora, Once upon a time in Vietnam es una película bastante reciente con muy buenas referencias, con un presupuesto importante por ser de ese país y con mucha acción y un planteamiento muy original y potente; no diremos que es un peliculón, pero por ser la primera nos ha sorprendido el nivel que tiene y todo su desarrollo. Sin duda otros la considerarían algo de bajo presupuesto y algo cutre, pero poniéndola en contexto es una película a tener en cuenta; a partir de ahora nos fijaremos algo más en Vietnam e intentaremos buscar alguna película más de ese país.

Once upon a time in Vietnam
Una ambientación increíble

El argumento empieza después de una guerra en la que la humanidad se ve amenazada por otra especie y crea un ejército de élite especial de mojes guerreros o paladines. Pero la guerra se acaba, y aunque los individuos de ese ejército habían hecho un juramento eterno de servir y proteger, algunos ven que ya no tiene ningún sentido y están cansados, así que deciden escapar e intentar llevar unas vidas normales junto al resto de los ciudadanos. El protagonista de la película es uno de estos monjes guerreros con la misión de buscar a estos refugiados y hacerles volver o matarlos; pero se acaba encontrando a una que fue su amor y que dejó escapar, que ahora vive pacíficamente con su familia. Aunque intentará cumplir con su misión, le será difícil no anteponer sus sentimientos y le dará un respiro, pero hay otros elementos con su misma misión que intentarán acabar con la refugiada, así que tendrá que decidir si hacer el bien moral o cumplir con su deber.

El inicio de la película es tremendo, con una escena en un bar en el que no conocemos a nadie, pero dónde somos espectadores de una lucha muy espectacular, y eso nos anima a seguir viendo la película pase lo que pase. Después el ritmo decaerá un poco, mostrándonos la nueva vida de la refugiada y de su familia, que está formada por un panadero muy honrado y por un niño con problemas en el colegio, allí veremos la vida y los problemas cotidianos de la gente corriente, pero con muy poca acción a parte de la típica de matones y abusones. Luego, hacia el final, se vuelve a animar y tendremos los enfrentamientos entre monjes guerreros además de alguna pequeña sorpresa.

Lo mejor de toda la película es sin duda su ambientación, en un futuro distópico dónde las mejores armas son las espadas y los poderes o la fuerza de los luchadores de élite, en un lugar y una historia muy típicos de un western, pero con el espíritu y la acción de los wuxias de Hong Kong y con algunos elementos especiales para impresionar, como las espectaculares motos o las armaduras creadas especialmente para esto. Todo muy bien mezclado, creando un ambiente digno de una gran producción asiática como hemos visto en pocas ocasiones.

Once upon a time in Vietnam
Pero también con mucha sensiblería

El mayor problema, por eso, será el ritmo general, creando unas grandes expectaciones en su inicio y haciendo que esperemos ver algo impresionante y lleno de acción en todo momento, pero luego centrándose más en las vidas de sus personajes, sus sentimientos y en la importancia de la familia, cosa que echará atrás a más de un fanático del cine extremo.

Visualmente, todo mucho más que correcto, con unos efectos especiales que no son de lo mejor, teniendo en cuenta el nivel al que actualmente estamos acostumbrados, pero que supongo que para estar hechos en Vietnam son de lo mejor que se ha hecho nunca, con un presupuesto elevadísimo para ese país y con unas aspiraciones muy grandes de cara a exportación y a ser visto en gran multitud de festivales.

Sus directores son novatos en este campo, pero no en el mundo del cine: Dustin Nguyen, que había hecho de actor en muchas ocasiones, incluso en USA, y que más adelante se dedicó a la producción y que además protagoniza la película, y Roger Yuan, experto en artes marciales y que ya había trabajado con estrellas como Chuck Norris o Jackie Chan y que también aparece como actor.

En definitiva, lo definiríamos como un western distópico con alma de wuxia, con bastante acción y una correctas artes marciales, quizás un poco flojo comparado con las grandes producciones de Hong Kong, pero excelente teniendo en cuenta que viene de un país muy poco conocido por su cine como es Vietnam.

  • Lo mejor de la película:

Su ambientación y que Vietnam empiece a ponerse las pilas con el cine actual.

  • Lo peor de la película:

A sus directores les falta un poco de rodaje si quieren adaptarse a un gusto más global.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *