Punk samurai Slash down, la máxima locura japonesa

Punk samurai

Hoy os queremos hablar de una de esas películas que de verdad definen el estilo de Katanas y Colegialas que tanto nos gusta: Punk Samurai Flash down, una película que no conoceríamos de no ser por el Festival de Cine de Sitges, y la única que este año se ha ganado realmente la calificación de Japan Madness siendo una auténtica locura, con algo de violencia, pero sobretodo muy divertida. Una película japonesa basada en un libro igual de loco (casi imposible de llevar al cine) que representa el auténtico surrealismo contemporáneo.

Punk samurai
Un protagonista muy cafre

La historia trata de un samurái (no podía ser de otra forma) que llega a un pueblo con todos sus aires de chulería; para demostrar una tontería, acaba matando a un hombre, pero para que no le detengan asegura que éste pertenecía a una secta que quería espiar y atacar el pueblo. Por cualquier extraña razón (y por la incompetencia de todos los órganos gobernantes) le acaban creyendo y le premian confiriéndole un cargo en el ejército para asegurarse que esta secta nunca llegue a atacar; el problema (del que se enteran algunos más tarde) es que la secta en cuestión ya no existe, fue disuelta hace mucho tiempo, así que al protagonista y a su confidente no les queda más remedio que crearla de nuevo, intentando agrupar un poco de gente para que ataque el pueblo y poderla derrotar sin ningún tipo de problemas para quedar cómo héroes. Pero entonces llega otro problema, y es que la nueva secta del ombligo danzante se hace tan famosa que cientos de personas quieren unirse a ella y crean un ejército inimaginable con el que nadie contaba y que se dirige a atacar la ciudad; si a esto le añadimos todas las intrigas y traiciones palaciegas y un jefe guerrero mono con un increíble secreto, la fiesta ya está liada!

Quizás la historia, tal y como yo la he explicado puede pareceros más o menos convencional, pero a esto que acabáis de leer agregadle sobre todo un montón de personajes secundarios y subtramas, unos protagonistas loquísimos y un tratamiento de época cómo si fuera la actualidad, por la forma de hablar, de tratar a la gente, de quedarse con todos, de chulear a todo el mundo, de incorrección política… Y así tenemos un cocktail muy original; quizás en algunos aspectos nos puede recordar algo a la locura de Gintama (no del live action, que era un poco esquemático, sino del anime), pero no es que se haya copiado, sino que el manga adoptó el estilo de libros como el que ha tomado esta película como referencia.

Punk samurai
Personajes muy locos

Por supuesto, el ritmo general de la película es trepidante; no es que tenga muchas escenas de acción o de lucha, pero tampoco para ningún momento para descansar, incluso las escenas en las que se va contando la historia o de charla entre dos personajes son rápidas y llenas de movimiento. Y todo ello acompañado de música rock de lo más cañera (incluido el God save the Queen para los créditos del final). También hay alguna escena de acción, no con coreografías muy curradas, ni con grandes efectos de combate, pero que dan el pego para una película de humor y que la trasladan sin problemas a la época de los samuráis.

Y, como no, como en todas estas películas de humor delirante y gamberro que nos vienen del Japón, no podían faltar esas actuaciones exageradas y completamente irreales, pero que nos hacen partirnos de risa aunque no estén diciendo nada; unos actores más o menos conocidos en el mundo del humor como Go Ayano (Tajomaru, Gantz), Masahiro Higashide (Parasyte, Death note) o el ya conocidísimo Shota Sometani (Parasyte, Tokyo tribe).

Con una dirección correcta de Gakuryu Ishii (Soredake, Gojoe), pero sobretodo con una adaptación al guión cinematográfico excelente de Kankuro Kudo (Zebraman) un guionista loquísimo que hace la difícil tarea de adaptar un libro que se creía inadaptable, y lo hace con mucha gracia.

En definitiva, una película loquísima como sólo los japoneses más enfermos saben hacer, no esperéis grandes escenas de acción, ni violencia… pero preparaos para reír con el humor más absurdo que puede haber en una sala de cine. Una de esas que sólo se ven una vez cada año, el resto de películas que intentan tener el mismo estilo suelen fracasar por intentar ser algo más correctas.

  • Lo mejor de la película:

Un protagonista que no descansa ni un momento.

  • Lo peor de la película:

Quizás es muy simple, pero para que queremos más?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *