Rampant, una de zombies en el Joseon

Rampant

Hace poco todo el mundo se ilusionó bastante con las noticias de dos nuevas producciones coreanas que tenían la intención de mezclar el subgénero de terror de zombies con la acción clásica de las aventuras en la era Joseon (algo así como nuestra Edad media); una de ellas es una serie llamada Kingdom (que todavía no se ha estrenado, ya os hablaremos de ella más adelante); la otra es la película que os queremos reseñar hoy mismo: Rampant. En realidad se anunciaba como una gran producción y muy innovadora dentro del género, pero la verdad es que no ha sido para tanto, no es que sea una mala película, pero quizás íbamos con unas expectativas muy altas, y la verdad es que nos ha decepcionado un poco.

Rampant
Un grupito bastante molón

La acción empieza antes de empezar la Dinastía Joeson en Corea, cuando los chinos y su Dinastía Qing tenían mucho poder sobre el país. El general de los ejércitos reales pilla a un grupo de rebeldes intentando comprar armas de fuego a los europeos, los arresta y los lleva ante su rey para que confiesen y sean ejecutados, pero casi nadie se da cuenta de que en el barco de los europeos hay algo más, una especie de zombie (o infectado o demonio) encarcelado, que consigue morder a un soldado en el asalto al barco. Después de un tiempo, la locura se extiende por todo el reino, el rey no se fía de ninguno de sus súbditos, cree que todos quieren traicionarlo, sólo escucha a su general (el menos creíble de todos), mientras en el exterior de palacio, la invasión zombie empieza a extenderse, ocupando muchos pueblos enteros. Después de la muerte del príncipe heredero, su hermano viaja a palacio desde china (dónde estaba exiliado) para saber qué está pasando, pero lo primero que encuentra son los pueblos infectados y la resistencia que lucha contra los zombies, así que se da cuenta de qué éste es el problema más importante y decide ayudarlos a detenerlo, pero no será tan fácil ya que dentro de palacio las cosas no están mucho mejor y el plan del general ya ha dado sus resultados, derrocando al rey y dejando entrar al ejército de zombies.

La verdad es que contado así parece una historia original, divertida, llena de acción, con unos personajes muy currados… verdad? Pues no lo es tanto; la película está dividida muy claramente justo en su mitad, dejando la primera hora para intrigas palaciegas muy típicas del cine coreano más clásico, introduciendo la trama de acción, pero muy superficialmente, pero sobre todo con un desarrollo algo pesado (para ser una película de acción o terror) más dedicado a describir una situación política y meter en juego a todos sus implicados que a otra cosa, pero tampoco en un estilo clásico, sino intentando llevar una trama clásica a un estilo moderno de hacer cine. Cuando empieza la segunda hora, ya tenemos lo que de verdad nos interesa, la invasión zombie, la lucha de los héroes contra los monstruos, todo el mundo se vuelve loco y la aparición de un súper villano final, pero incluso aquí no se nos muestra todo el potencial de una idea como ésta, intercalando las escenas más de acción con otras de finalización de la trama política e incluso de tramas personales.

Rampant
Ivansión zombie!

Y así es como se rompe el ritmo de una película de acción/terror: empezando con unas altas expectativas que no se cumplen en su primera parte, en la que la película es bastante pesada (aunque no tanto como las clásicas) y parece dedicada sólo a un público local y de cierta edad que quiera recordar historias de su infancia; pasando a la acción mucho más tarde, cuando el espectador ya cree que no la encontrará por ninguna parte y además haciéndolo de manera interrumpida, pasando de escenas con un ritmo muy correcto a otras que lo matan completamente, por culpa de la poca duración de cada escena y de estos cambios tan radicales sin avisar ni intentar suavizar los contrastes. De todos modos, también debemos decir que si nos fijamos tan sólo en la parte de acción, ésta no está nada mal, no con coreografías tremendas, pero sí que se da una buena impresión de batallas por todo lo alto, con una fotografía decente y una ambientación correcta.

Tampoco los personajes ayudan mucho a mejorar la película, con un héroe que es el típico jovencito guaperas, más adecuado para una comedia romántica que para una película de acción y un compañero humorístico que casi no hace gracia, sólo con algunos diálogos tontos y cuatro caídas al suelo; eso sí, el grupo de rebeldes es muy acertado (aunque tengan un papel minúsculo) y el villano no está nada mal; así que tenemos unos secundarios mucho mejores que los protagonistas, cosa que no ayuda demasiado al desarrollo de la historia principal.

En definitiva, que esperábamos una historia con algo de terror y sobre todo con mucha acción, de héroes luchando a espada contra zombies y con unas coreografías de infarto, entre otras cosas; y al final nos hemos encontrado más bien con un drama coreano de época con algunas escenitas de acción metidas con calzador, y además ni siquiera es innovador, es el mismo tema que ya hemos visto miles de veces sin ningún interés.

  • Lo mejor de la película:

El grupo de rebeldes da para un spin-off muy molón.

Esperamos la contrapartida de Hong Kong a la película, que seguro que será más acertada.

  • Lo peor de la película:

Cualquiera de las escenas del rey o del compañero gracioso son insoportables.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *