The yellow sea o la evolución el thriller

the yellow sea

Ayer os contábamos sobre la película The chaser, y aunque estaba fuera de contexto, queríamos hacerlo como introducción a la reseña de hoy, y es que con su mismo director y protagonistas tenemos un nuevo thriller coreano que nos ha sorprendido, hoy nos llega la segunda obra titulada The yellow sea y que creemos que es una perfecta evolución respecto a su predecesora, tanto por su guión como por su ejecución.

La historia es algo más compleja, de nuevo mezclando el thriller clásico con denuncia política y social, con algo de cine extremo del que más nos gusta. Y como se hacen las cosas bien, la historia viene dividida en 4 episodios bien delimitados y titulados; en el primero se nos presenta a un taxista con problemas económicos debidos a su adicción al juego y con una esposa en Corea del Sur de la que no sabe nada, se le presenta una oportunidad en forma de un mafioso que le soluciona su vida económica dándole un trabajo que consiste en matar a un tipo en Busan; en la segunda parte el tipo viaja a Corea y tiene dos semanas para cumplir su misión, allí vive cómo un joseonjok (los chinos que hay en Corea, un marginado) y espiando a su futura víctima mientras busca pistas de su mujer; en la tercera parte el protagonista pasa a la acción pero su plan no sale cómo él había pensado, por lo que la policía empieza a seguirle y no deja de huir, a la policía se le unen la mafia coreana y la mafia China liderada por su empleador; la cuarta y última parte es una situación desenfrenada y llena de acción de huidas, golpes, muertes, etc. y un final apoteósico.

The Yellow Sea
El trato de su vida

Al ver la película nos encontramos con unas primeras partes bastante realistas, muy de denuncia social, que nos muestran una realidad cruda de las clases bajas y despreciadas de Corea, pero en cuanto empieza la acción y la persecución (en la tercera parte), nos trasladamos a un film de acción pura, volviéndose una película mucho más radical e incluso divertida en algunas escenas, dándole un nuevo sentido a la trama y a su desarrollo, eso si, en ningún momento deja de lado la historia (ni la principal, ni las secundarias) y la acción solo sirve para complementar perfectamente una historia bien pensada y desarrollada y una intriga sin muchos artificios, pero con bastante tensión.

Incluso la proporción de metraje dedicado a la historia principal y la dedicada a las subtramas es muy correcta, dando más profundidad a la historia (que de por sí tampoco es muy compleja) y creando más entretenimiento para el espectador, pero sin alejarse de la trama con más peso.

El trabajo de dirección es excelente, con unas geniales escenas de acción, una historia muy bien contada y con un ritmo progresivo que hace que cada vez nos interese más; en esta película (la segunda del director) se nota un mayor presupuesto para estrellar coches, buscar escenarios mayores y más elaborados, etc. quizás haciendo que se vea un poco apartada de la verosimilitud; no llega a ser una película extrema, pero si que tiene sus escenas de ultra-violencia y montones de sangre. Así, podemos reconocer que ha supuesto una buena evolución del director Na Hong-Jin después de The chaser, tanto en su trabajo como en los recursos que ha podido utilizar y lo ha hecho correctamente. Como contábamos, también los actores han repetido, siendo esta vez Ha Jung-Woo el protagonista y adquiriendo una interpretación con más matices y complejidad; y Kim Yun-Seok en el papel de mafioso que lo contrata y después lo persigue, y consiguiendo gracias a su genial interpretación que un personaje casi secundario se convierta en una de las mejores cosas vistas en esta película.

En definitiva, nos encontramos ante un thriller coreano cómo no se hacían hace mucho tiempo, con una historia contada de manera muy interesante y progresiva, que va desde el drama social a la acción pura al final de la cinta; el segundo trabajo de este director que no hace más que sorprendernos, ahora faltará ver el tercero (del cual siempre se dice que es la definición de un cineasta).

  • Lo mejor de la película:

El ritmo narrativo progresivo y su capacidad para captar tu atención en todo momento.

El excelente trabajo en cuanto a fotografía, escenas de acción, y cómo no, el gran aporte de Kim Yun-Seok.

  • Lo peor de la película:

Que a alguien le decepcionen los primeros minutos y no la vea entera, un gran error en una película que no tiene sentido si no es completa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *