Time raiders, más exploradores de tumbas

Time raiders

Seguimos repasando los últimos estrenos de cine de China y, aunque la película de hoy tenga un director de Hong Kong, se nota claramente que está destinada al público chino. Se trata de Time raiders (no Tomb raiders porque sería una copia) y es una gran producción de aventuras fantásticas muy parecida a la reciente Mojin: the lost legend, o sea un cruce entre Indiana Jones y Tomb Raider; también basada en una parte de un libro de aventuras que ya fue llevado a Serie de TV en su tiempo; la película en su momento consiguió un resultado espectacular en taquilla en su país.

Time raiders
Unas caras bonitas y de moda

La película se sitúa en la actualidad y junta como protagonistas a un estudiante de historia con alguna habilidad “especial” obsesionado con las tumbas antiguas y con muchas ganas de explorar su primera, a su tío que ya es un experto en este sector y tiene un equipo completo de personas que le ayudan y un guerrero milenario que se une a ellos al saber lo que se disponen a hacer y gracias a una espada muy especial que sólo él puede controlar. Todo el equipo se dispone a profanar una milenaria tumba del Desierto de Gobi en la que se supone que descansa una reina de otros tiempos de la que se decía que tenía el poder de la inmortalidad, y gracias a haber encontrado una llave/mecanismo, saben que despertará en los próximos días; pero también hay otra gente interesada en la tumba, un hombre rico que ha mandado a un comando de mercenarios para que acabe con el primer grupo y le lleve el secreto. Todos irán descubriendo la tumba poco a poco y deberán esquivar todas las trampas que tiene para que no entren los forasteros, hasta que leguen a un punto en el que se den cuenta de que el secreto de la inmortalidad no es lo que pensaban, descubran el ejército de la reina y se tengan que enfrentar con todos para salvar el mundo.

Sin duda es una película llena de acción y no pierde el ritmo ni un momento, desde un principio situado en un tiempo pasado y que nos sirve más como simple escena de acción desconectada del resto de película, que como presentación de personajes, ya que no nos cuenta nada de ellos; hasta una escena final de aproximadamente media hora en la que sólo hay la lucha final entre el héroe milenario y el favorito de la reina y con la misma reina más tarde, todo ello entre la destrucción de la tumba y el ataque de bestias malignas.

El problema no está en sus escenas de acción (la mayoría bastante buenas), ni en su ritmo (con una acción que no para ni un momento en toda la película), ni siquiera en su historia (la verdad es que no muy original, pero sí atractiva), sino en la narración en sí o cómo se cuenta la historia, desde un inicio con un escritor que quiere documentarlo todo, además de típico, esta acción no tiene final dentro de la película, hasta una exploración de la tumba en la que no pasa nada relevante, los héroes sólo van de sala en sala y de trampa en trampa sin hacer ni decir nada más, eso sí, algunas de las trampas nos han gustado bastante.

Time raiders
Un poco de acción para animar

Así, la película se convierte en un puro espectáculo de entretenimiento para todos los públicos, con más afán comercial que artístico o de buscar algo diferente, con unos personajes de estética molona (y guapos) pero con un carácter casi sin definir, con una historia interesante, pero sin profundizar en ella y lo que es peor, muy basada en los efectos especiales digitales, pero con unos CGI demasiado básicos, que cumplen, pero muy mal integrados en la imagen real (no llega al nivel, pero nos ha recordado a las películas de la Asylum).

Pero no todo es malo aquí y también debemos defender la parte de acción y artes marciales de la película, más basado en swordplay, que en peleas a mano desnuda, pero bastante impactantes gracias a su coreógrafo Siu-Hung Leung, un profesional bastante experimentado, y al único que demuestra su pericia marcial en toda la película Jing Boran (Monster Hunt, Rise of the legend) que hace de héroe milenario y el único luchador del grupo.

El resto de protagonistas son sólo dos caras bonitas sin mucha idea de actuar y haciendo de reclamo para la gente joven que va a ver la película: Luhan (The great wall) y Ma Sichun, que ni siquiera hacen de pareja o tienen alguna relación entre ellos hasta el final, en el que ilógicamente se llevan muy bien.

El director es Daniel Lee (14 blades, Dragon blade) habituado a las películas de acción de Hong Kong, pero con unas limitaciones creativas aquí para gustar al público chino.

En definitiva, una película más comercial que otra cosa, con una historia interesante, pero muy vacía en todos los aspectos, simplemente con dos caras bonitas y un mínimo de acción para gustar a la juventud de China. De todos modos, bastante entretenida, si os decidís a verla, no os aburriréis.

  • Lo mejor de la película:

La narración estilo videojuego, no presenta una buena historia, pero tiene muy buen ritmo.

  • Lo peor de la película:

Los efectos especiales (sobre todo al final cuando tienen que llenar toda la pantalla y se nota mucho más su cutrez).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *