Lady bloodfight, la rubita karateka

Lady bloodfight

La película de hoy no es exclusivamente asiática, ni es que sea demasiado extrema, pero estábamos en una semana que queríamos dedicar a las chicas guerreras y recientemente ha llegado a nuestras manos una coproducción entre Hong Kong y USA llamada Lady bloodfight, así que nos hemos decidido a vera y porqué no hacerle una reseña para Katanas y colegialas. La película viene a ser la versión femenina de Contacto sangriento de Van Damme, con algunas variantes para no hacer un remake exactamente, pero ya os avanzamos que básicamente podréis encontrar en ella muchas chicas practicando las artes marciales en un torneo.

Lady bloodfight
Peleas con estilo

Es la historia de un Kumite centenario en el que dos maestras pelean hasta no poder más y ninguna de las dos puede vencer a la otra a pesar del odio que se tienen; los jueces deciden que en la próxima edición cada una traerá a una alumna para que participe por ellas. Así que esperan que el destino las provea con la alumna ideal, que entrenarán durante tres meses para luchar contra su adversaria y contra una selección de las mejores luchadoras del mundo, cada una con un estilo particular; una de ellas acoge a una gótica con mucho carácter y le enseña el arte de luchar sin piedad, la otra recibe, por obra del destino, a una americana rubita con pinta de Barbie, hija de un gran luchador que desapareció en un Kumite hace años; al princicpio se niega a enseñarla, pero acabará entrenándola para luchar con bondad y respeto. Cuando llegue la hora, las dos se presentarán en el Kumtie junto a las demás elegidas y tendrán que superar varias rondas hasta poder enfrentarse entre ellas en la final; pero también irán descubriendo más sobre sus maestras y sobre sus vidas pasadas, lo que hará que sea algo más que una simple pelea.

Como sabréis, una de las primeras películas con este argumento fue El luchador manco 2 (o Master of the flying guillotine) dónde la gracia estaba en meter al bueno y al malo de la película en un Kumtie (un torneo clandestino de artes marciales a muerte) con otros luchadores de todo el mundo, después en USA le copiaron la idea en Contacto sangriento (película que lanzó a Van Damme al estrellato) dónde hacían que uno de los protagonistas fuera un americano, así mantenían el espíritu, pero el bueno de la película era uno de los suyos y los americanos se sentían orgullosos (el malo era el gran Bolo Yeung). Pues aquí más o menos lo mismo, la protagonista y buena de la película es una americana, que aunque parezca una niña mona tiene el espíritu del guerrero, y así la película sirve tanto para el mercado asiático, como para el americano; además está el añadido de que las dos maestras representan la antigua lucha entre el bien y el mal, creando algo un poco más profundo, aunque al final nos quiten esta idea para convertirla en algo trivial y superficial digno de Hollywood.

Lady bloodfight
Todas las luchadoras

En general, la película es más bien corta, con una parte muy generosa de presentación de personajes y situación, para que, sobretodo la protagonista sea bien considerada desde el principio (poco habitual en el cine de Hong Kong, dónde los personajes se van conociendo a medida que pasa la trama); un entrenamiento más bien nulo, con principio y final, pero poco desarrollado (algo que podría ser muy atractivo) y bastante tiempo dedicado al torneo en sí, aunque no podamos ver muchas peleas completas.

No obstante, la película no está del todo mal, sí que es verdad que tiene un estilo de dirección muy americano, más tipo videoclip que película de artes marciales y con una música totalmente occidental; pero justo por eso y con las tendencias actuales del cine de acción de Hollywood, hace que el ritmo sea bastante potente, posea un presupuesto y unos medios importantes y la historia busque algo más que la pura lucha; no estamos diciendo que esto sea algo muy bueno para una película destinada a los amantes del cine de kung fu, pero es una idea genial para acercar este género al gran público.

En cuanto a la acción, las chicas saben moverse bastante bien, se nota que son más luchadoras que actrices (excepto la americana, claro), lo que pasa es que el director Chris Nahon (El beso del dragón, Blood: el último vampiro) no deja lucirse a Xiong Xin-Xin, todo un experto en artes marciales y que ya ha trabajado bastante en Hollywood; y las luchas están formadas de planos cortos y muy rápidos, creando toda la emoción en la post producción y no en las peleas en sí; además, tampoco vemos por ninguna parte la diferencia de estilos que debería mejorar la cinta (muai thai, capoeira, boxeo..) y todas las chicas pelean igual.

En definitiva, una película de artes marciales con un equipo de acción y unas actrices de Hong Kong, pero con un estilo muy americano en todos los aspectos; de todas maneras, si os gustan las peleas de chicas, no deja de ser un producto entretenido y olvidable.

  • Lo mejor de la película:

Las dos maestras dan para una precuela muy molona.

  • Lo peor de la película:

Un final muy happy y baboso.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *