Trivisa, la nueva ola del cine de Hong Kong

Trivisa

Normalmente nunca decimos que no a un buen thriller de Hong Kong, mucho menos si viene avalado por el sello de calidad de Milkiway, la productora de Johnnie To. Este año nos ha presentado Trivisa, una película que intenta ser novedosa, con tres directores noveles dirigiéndola por partes y sin coincidir ni un momento, con tres segmentos bien diferenciados, pero intercalados entre ellos por espacios de no más de 15 minutos cada vez, tan sólo con las partes montadas por un mismo realizador de confianza del sello. Más que una película formal para conseguir una buena recaudación y triunfar, parece que se haya hecho pensando sólo en la promoción de estos directores, que así podrán tener una buena oportunidad de darse a conocer a nivel mundial y de empezar sus carreras cada uno por su lado. La película está basada no en hechos reales, pero si en la vida y las noticias de tres delincuentes famosos de Hong Kong.

TrivisaLa película cuenta la historia de tres grandes criminales de Hong Kong de los años 90, que pronto tienen que reciclarse y adaptarse a los nuevos tiempos, tanto para huir de la policía, como para ganar más dinero que no sólo miserias. Uno de ellos se traslada a China para montar un negocio ilegal de importación y venta de electrodomésticos, pero no será tan fácil como creía y tendrá que tratar y sobornar a todos los funcionarios, policías, etc. implicados en este tema; incluso así no será nada fácil tirar el negocio adelante. El segundo ha tenido más suerte y se dedica a los secuestros múltiples premeditados, buscando a las víctimas apropiadas que puedan pagar el dinero y que den los menores problemas posibles; éste ha conseguido una buena cantidad de dinero con este negocio, pero tiene ganas de hacer algo más grande y espectacular. El tercero se ha quedado más estancado atracando joyerías, con pequeños hurtos por los que es difícil pillarle, pero que tampoco le reportan todo lo que quiere; éste se encuentra en casa de un viejo amigo al que ha engañado para su próximo robo. Un día se empiezan a correr rumores de que los tres se podrían juntar para un gran golpe, todo propiciado por un encuentro casual de los tres en un restaurante; pero la idea no parece tan disparatada y las cosas empiezan girarse para conseguir este encuentro.

TrivisaLa verdad es que se nota bastante la idea de rodar la película con tres directores, cada uno por separado; y eso que los tres han intentado mantener el estilo y el ritmo de las películas más conocidas hechas en Hong Kong, pero hay una falta de coherencia y de cohesión que no perdona y hace que la película sea algo más difícil de ver. Incluso así no podemos decir que sea una mala película, ya que tiene algunos puntos bastante decentes.

Como habíamos comentado, se nota mucho por parte de los tres que se ha intentado adoptar el estilo de cine del Hong Kong noir, de directores como Johnnie To, Ringo Lam, etc. y, aunque cada uno lo haga a su manera e intentando incorporar su propio estilo (uno de forma más violenta, otro usando mucho humor negro y otro mucho más tranquilo y valiéndose de buenos diálogos) sí que se nota un mismo propósito y punto de partida en los tres segmentos, con esa fascinación tanto por las organizaciones criminales, como por los propios caracteres de los personajes, así como de las localizaciones, ambientación, etc.

TrivisaEl problema es que, además de la poca cohesión entre los tres segmentos de la que ya hemos hablado antes, también se nota bastante que los tres directores son novatos y, aunque hayan tenido buenos profesores e influencias, no llegan a las películas pertenecientes a éste país y género a las que estamos acostumbrados, fallando bastante en la parte más sentimental, en algunas lagunas de guión y en la misma profundidad de los personajes, de los que no nos llegamos a creer sus acciones y pensamientos, pero acertando en un final original y una buena elección de actores (no grandes nombres, pero sí de calidad) como son Gordon Lam (Exiled, IP man), Richie Jen (Exiled, Live without principle) y Jordan Chan.

Y, por supuesto, el trabajo que más ha influido en la película, ha sido el de los editores Allen Leung y David Richardson, que han sido capaces de dar coherencia a todo lo que recibieron.

En definitiva, una película que el mismo Johnnie To anuncia como el futuro del cine de Hong Kong, pero que se queda en un ejercicio bastante mejorable con influencias del pasado y presente del cine de Hong Kong. Incluso así, no creemos que sea una mala película, tan sólo algo con unas latas expectativas no logradas.

  • Lo mejor de la película:

Las actuaciones de los tres protagonistas son estupendas, dignas de un premio.

  • Lo peor de la película:

Que pretendan vendérnosla como lo mejor del año.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *