Un gran drama épico en The Assassins

La película que os taremos hoy no es del todo extrema, habíamos pensado que The assassins sería una historia épica y llena de batallas, con hombretones ataviados con armaduras luchando con sus grandes espadas; pues no es así, aunque se trate de una buena película hecha en China, no tiene ninguno de estos elementos, sino que más bien es una historia de amor, traiciones, relaciones familiares, lealtad, luchas de poder… eso si, con el grandísimo Chow Yun Fat de protagonista, cosa que siempre da un valor añadido a todo, aunque el hombre ya tenga una edad. La película nos ha recordado bastante a La maldición de la flor dorada, con bastantes diferencias, pero con un espñiritu muy similar. Así que tampoco nos extenderemos mucho en la reseña, al no ser una de las típicas películas de Katanas y colegialas, tampoco queremos darle mucha importancia.

The assassins
El entrenamiento inicial

La historia empieza con el rapto de dos niños víctimas de la guerra, que son llevados junto con otros de su edad durante toda su infancia y juventud a entrenarse para elegir a los mejores y llevarlos a realizar una misión: matar al hombre más poderoso de la tierra. Ella consigue acabar como concubina y él como sirviente, fingiendo su lealtad y esperando al momento oportuno para acabar con su vida. Durante el tiempo que están con su futura victima ven muchas cosas, entre ellas la relación con el actual emperador, su difícil relación con su hijo, su enfermedad, su vida siempre de guerra en guerra y como ha llegado dónde está… hasta que se cuestionan si matarlo o escapar juntos, el valor de sus vidas o el mismo sentido de la existencia. También podemos ver como el mismo emperador le tiene miedo, piensa que le puede usurpar el trono y lo acusa de cobarde, lanzando a sus tropas contra él. Chow Yun Fat tendrá que lidiar con los nobles, sus asesinos preparados para ejecutarlo, su hijo e incluso con el mismo emperador.

Aunque pueda parecer muy emocionante y con una gran historia, más bien diríamos que es una película lenta y más basada en los sentimientos de todos sus protagonistas, que en contarnos una gran historia o mostrarnos unas escenas de acción, no obstante, no por eso pierde su parte épica (aunque la vemos de una manera distinta) e incluso en su parte final, podemos gozar de un par de luchas muy bien ejecutadas (aunque tampoco impresionantes).

En el apartado técnico, la película es una delicia, una perfecta combinación de todos los elementos la dotan de una belleza y una magistralidad increíbles, con unas combinaciones y contrastes de colores casi dignos de Zhang Yimou (aunque esta historia sea bastante más oscura); una fotografía y unos planos que saben captar la belleza más grande en todo momento y con una estética excelente; una música que seguro que os hará emocionar (incluso aunque la historia no lo haga), unos movimientos y flujos en pantalla que no podréis dejar de seguir con la mirada y sin poder ver nada de malo en ella que podamos decir que no nos ha gustado.

The assassins
El gran Chow Yun Fat

Como espíritu, al igual que muchas películas chinas (o al menos las que hemos visto últimamente) quizás demasiado política para nuestro gusto, ensalzando una época de la historia China y lo que las grandes figuras hicieron y sacrificaron por su país; también la vemos bastante como un lucimiento para su director y para Chow Yun Fat, que aquí dan lo mejor de ellos sin dejar nada a los demás.

El director es Linshan Zhao, que por lo que hemos encontrado, es su primera película, lo dudamos bastante, sobretodo por la calidad de ésta, pero no hemos podido encontrar nada sobre este nombre.

Y como actores, como hemos dicho antes Chow yun Fat eclipsa al resto del reparto, y tampoco es que tenga una interpretación excelente, lo hemos visto mucho mejor en su juventud en películas como A better tomorrow, pero le han dado un personaje tan grande, noble y poderoso, que es imposible que sea de otra forma.

En definitiva, se trata de una película técnicamente excelente y con algunos momentos realmente buenos, pero como decíamos, no es una película de katanas y colegialas, sino algo lento y reflexivo.

  • Lo mejor de la película:

La muestra de lo que es el poder real en la vida, en contra del poder otorgado.

  • Lo peor de la película:

Esperábamos una gran historia épica.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *