Underwater love, tuve sexo con un Kappa

onna-no-kappa

Hoy si que podemos afirmar que os traemos una película distinta de cualquier cosa que hayáis podido ver, los locos japoneses nos traen un delirio que va entre la comedia, el pinku (o género erótico) y el musical, y que sin demasiados artificios ni presupuesto ha triunfado en casi todos los festivales en los que se ha exhibido. Underwater love (Onna no kappa) es una historia además de original, con algunos puntos muy atrayentes.

Para empezar, sólo decir que aunque el argumento no está muy elaborado, pero si que es muy original y divertido; trata de una chica que encuentra en un río a un excompañero suyo que murió y ha vuelto a la vida transformado en Kappa (una criatura acuática mitológica, parecida a una tortuga); a la chica le hace gracia verlo y hasta se lo lleva a su casa, pero él quiere algo más e intenta acostarse con ella cómo sea, sin embargo ella esta a punto de casarse y al principio es reacia. Las cosas darán unas cuantas vueltas y veremos algunas situaciones algo disparatadas hasta acabar en un final acorde al resto de la historia.

underwaterlove
El triunfo del amor entre especies

Aunque os parezca un poco tonto (y lo es), lo mejor de la película es el desenfado y el gamberrismo con qué se cuenta todo, aprovechando la menor ocasión (a veces sin que se le de esta ocasión) para meter una escena de sexo o un baile de alguna canción divertida; así, entre números musicales y sexo sin censura (sin llegar al porno por eso, sólo erotismo) se llena casi el 90% del metraje, dejando el resto para conversaciones estúpidas o escenas tontas. Otro de los puntos fuertes, por supuesto, es la música, creada por el conjunto electrónico alemán Stereo total que utiliza bases y ritmos durante toda la película y crea unas canciones la mar de movidas y divertidas para las escenas musicales en las que todos se ponen a bailar.

En cuanto al apartado técnico, que podríamos decir? Sin el presupuesto adecuado, por muy capaz que sea la gente, no se puede hacer gran cosa; la fotografía es de Christopher Doyle (ayudante de Wong Kar-Wai) pero no destaca por nada: la imagen parece amateur, desencuadre de planos… Y los efectos especiales son del gran Yoshihiro Nishimura (nuestro maestro de los efectos director de Tokyo Gore Police o Helldriver), aunque tampoco vimos nada especial (a parte del miembro viril del Kappa!!! Pero eso seguro que ha salido de alguna otra película). Y en cuanto al guión, es del mismo director Shinji Imaoka, pero casi se lo podría haber ahorrado y haber acudido a la improvisación, no se habría notado mucho.

Algo que nos encantó fue la presencia del Kappa (interpretado por Yoshirô Umezawa) con sus poses extrañas y su cara de bonachón, un personaje que nos atrajo sin remedio, y algún personaje secundario como el Dios de la muerte representado por un tío con vestido de mujer.

Podríamos decir que si vais a ver una película decente, esta no es una buena propuesta, pero si queréis pasar un rato de risas con escenas picantes y llegar a ver la total absurdidad en algo muy gamberro y diferente, sin lugar a dudas esta película os hará pasar un buen rato, con menos de una hora y media de duración que pasa volando.

  • Lo mejor de la película:

Que este género llegue a circuitos más o menos comerciales y pueda ser disfrutado por todos.

  • Lo peor de la película:

Se podría haber hecho con algo más de calidad, aunque entonces ya no sería lo mismo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *