Yamada, la unión de Japón y Tailandia

yamada the samurai of ayothaya

Alguno de vosotros ha pensado alguna vez si se podría encontrar a alguien capaz de ganar en pelea a un grupo de ninjas? Pues hemos encontrado la respuesta: un grupo de luchadores Muay Thai. Después de ver Yamada el samurai de Ayotayah, nos hemos convencido del poder real de este estilo de lucha.

Yamada es una película hecha en Tailandia, aunque tiene algunos rasgos japoneses también, se trata básicamente de un film de artes marciales, pero no es el típico sin demasiada historia y mucha lucha, sino que se basa en hechos reales históricos y demuestra un gran sentimiento y unos valores morales muy buenos.

Yamada el samurai de Ayothaya
El japonés Yamada

La historia empieza cuando un ninja encuentra a unos compatriotas japoneses suyos cometiendo traición y se enfrenta a ellos, al ser más numerosos le ganan fácilmente, pero es entonces cuando vemos la primera escena demoledora, 5 guerreros muay thai se enfrentan contra esos 10 ninjas y en dos segundos los dejan fuera de combate. El resto del argumento transcurre en Ayothaya, un poblado oculto de Tailandia, dónde los guerreros han acogido al japonés, lo han curado y no dudan en dejarlo estar junto a ellos; el ninja se va ganando un sitio en la sociedad tailandesa y aprendiendo a luchar cómo ellos, hasta que llega a ganarse el honor de ser uno de los guardaespaldas del rei (el puesto más respetado del poblado, sólo apto para los mejores luchadores). Acaba siendo un miembro vital de la sociedad y siendo ayudado en su causa inicial.

La película se divide claramente en dos partes, en la primera Yamada llega a una cultura ajena y se aprovecha para mostrar todos los rasgos de esa cultura: las tradiciones, el modo de vida, los bellos paisajes, la cultura… en esa parte el protagonista conoce dónde y con quién está, hasta se enamora de su cuidadora y aprende la belleza de un sitio pobre, pero humilde. En la segunda parte, Yamada descubre el arte de lucha Muay Thai y le fascina tanto que hace lo que sea por aprenderlo y ser el mejor luchador; es enseñado por el Gran Maestro y acaba derrotando a todos en un campeonato, convirtiéndose en el guardaespaldas del rey y venciendo a un ejército invasor de 200 hombre con tan sólo una defensa de 10 de los suyos, en una batalla espectacular, llena de golpes y cuchillazos. Así que en un momento podemos ver la más grande belleza imaginable y los chorros de sangre y mutilaciones propios de la producción más extrema.

De la cultura e imagen tailandesa de esta película, nos sorprenden alguna cosas que no habíamos visto antes quizás por tratarse de producciones más urbanas o más comerciales y son los peinados, los bigotes, los rituales para todo, la música e incluso los tatuajes (que representan el alfabeto sagrado de los valores budistas).

Aunque se hable de Budha, no es una película religiosa ni mucho menos, tan sólo ética y que nos enseña los valores de la tolerancia racial; al final casi todo es una voz en off que nos expresa los pensamientos de un japonés en un país que lo trata como si fuera de su misma sangre.

“No es mi sitio de nacimiento, pero es dónde morirá mi alma.” Son las palabras de este ninja al conocer la hospitalidad de otra raza.

En definitiva, al ver la película no esperéis luchas sin fin y mucha sangre, sino que es una película con un argumento bien trabajado y con tiempo para la lucha, pero también para la moral y para la belleza de Tailandia.

  • Lo mejor de la película:

Los cambios de ritmo están muy bien conseguidos, tanto de la primera parte a la segunda, cómo dentro de cada parte.

Nos muestra lugares y una cultura que nunca antes habíamos visto.

Vemos que por mucho que nos quieran meter a Tony Jaa en vena, no es el mejor.

  • Lo peor de la película:

Los actores no son demasiado buenos, al final son luchadores y no actores profesionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *