Zombiology, llegan los zombies de Hong Kong

Zombiology

Después de dos años bestiales con el cine de zombies asiáticos, en los que hemos podido ver dos maravillas como I am a hero primero desde Japón y Train to Busan después desde Corea del Sur, este año le toca el turno a Hong Kong con una apuesta llamada Zombiology: Enjoy yourself tonight, la que nos creemos que puede ir incluso más allá que sus antecesoras y ofrecernos una acción por todo lo alto. Pero en realidad es más una comedia que una película de acción y quizás no considerando el querer mantener el viejo estilo tan característico del cine de Hong Kong. Todo basado en un corto del mismo director llamado Zombie guillotines, que triunfó sobretodo por un grupo de protagonistas muy de la calle con armas caseras inspiradas en viejas películas de kung fu (reinventando la guillotina voladora).

Zombiology
Protagonistas con mucha gracia y carisma

El tema empieza con una especie de pollo gigante y cuadrado que va por la ciudad matando o convirtiendo en zombies a todas las personas que se encuentra. Los protagonistas son dos hermanastros adoptados por una antigua actriz que conserva su teatro a duras penas, qué le están a punto de embargar, además el padre de uno de ellos vuelve de la cárcel después de haber atropellado a la mujer y a su marido, una chica que va con los chicos, pero que asegura que es una estudiante y combatiente de lo paranormal, un repartidor de comida enamorado de la mujer, los dos hermanos emocionados con una serie de superhéroes y que se creen que ellos mismos pueden ser los protagonistas, una novia karateka abandonada… con todo este percal, llega el apocalipsis zombie (aunque no sabemos casi ni cómo se produce) y la ciudad se llena de muertos vivientes; el grupo de protagonistas intentará sobrevivir encerrados en el teatro, pero no será posible y acabarán con algunas bajas y huyendo por las alcantarillas, perseguidos por los zombies, el pollo gigante y unos huevos asesinos. Entre la huida, las luchas y algún que otro héroe espontáneo, acabarán haciendo frente a su enemigo principal, que no será exactamente lo que pensaban.

En principio se trata de una comedia terrorífica, en la que tienen cabida unas buenas escenas de acción; pero a medida que va pasando el tiempo, cada vez se aleja más de esta idea inicial. Tenemos una película bastante bien dividida en tres partes más o menos iguales, con una primera parte bastante divertida (humor chino infantil, claro está) en la que los dos protagonistas principales van haciendo de las suyas en su día a día; la segunda parte ya deja de lado el humor y se adentra en unas tramas muy dramáticas, basadas en las relaciones entre los personajes, la pérdida de seres queridos, la familia, etc. y aquí la película pega un bajón en general con el que nos dieron ganas de dejar de verla inmediatamente; pero aguantamos con la promesa de una tercera parte llena de acción, y así lo parece, cuando empieza la huida y la lucha contra los zombies, con una escenita bastante patética en general, pero que nos anima un poco después de la bajona; el problema es que después de esta escena, vuelve con el drama y, aunque tengamos la aparición del pollo gigante y otros seres extraños, no es suficiente como para alegrarnos el día.

Zombiology
Unos zombies medio decentes

Así que nos encontramos en general con una película que no podríamos definir claramente ni como comedia, ni como terror, ni como acción… más bien diríamos que es una historia de personajes, en realidad con un buen grupo de protagonistas, con unas relaciones muy originales entre ellos y con unas personalidades muy carismáticas, lo que ofrece una gran cantidad de oportunidades para una historia genial, pero se desaprovechan todas con un drama ligero que será imposible que satisfaga a un público atraído por una película con este título y esta portada/tráiler.

Por supuesto, como todas, esta película también tiene sus buenas partes, y es que nos empezó gustando mucho al ver que lo más importante era que los protagonistas tuvieran unas personalidades muy fuertes y mucho carisma, todo ello sin dejar de ver con mucho humor su día a día; también nos ha gustado su banda sonora llena de rock asiático, muy potente, quizás demasiado por el poco gancho que tienen las escenas de acción; un villano muy de manga, completamente surrealista y sin saber de dónde ha salido o que cabida tiene en un mundo que parece realista; una escena final en forma de anime emulando una pelea de superhéroes; y un final también algo surrealista que no nos esperábamos ni por asomo. Pero todas estas cosas buenas son solo elementos aislados, que sin una buena cohesión y un intento de llegar a un público concreto no hacen que la película mejore ni por asomo.

En definitiva, una película con muy buenas expectativas y que podría haber sido muy divertida y llena de acción, perfecta para alguien como nosotros; pero que enseguida se pasa al drama más lento y soporífero y pierde cualquier interés que pudiera haber captado. No recomendamos a fans de cine de acción, de humor, de terror ni de zombies que la vea a no ser que no tenga nada mejor que hacer.

  • Lo mejor de la película:

La introducción de elementos surrealistas que nos hacen partir de risa, como el pollo o la guillotina voladora.

  • Lo peor de la película:

Que por muchas cosas divertidas que pongan, no deja de ser un gran drama.

Y aquí os dejamos el corto en el que se basa  la película: Zombie guillotines, mucho más original y divertido!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *