La gran guerra Yokai o el Miike más infantil

Animaros! Que hoy os traemos otra película del maestro del cine japonés, Takashi Miike. Y de nuevo, no una seria de estas tan bien hechas, ni una de esas tan bestias y salvajes, sino que es La gran guerra Yokai, otra de esas escapadas suyas que hace hacia el cine más infantil y más divertido, así como hizo en Ninja kids. Y os avanzamos que para nosotros se trata de una película muy especial, no se si por el momento en que la vimos la primera vez o por nuestro espíritu infantil, pero es una de esas que tenemos que repetir de vez en cuando. Como todos sabéis los Yokais son los fantasmas típicos de Japón, pues en esta película se trata un tema de terror clásico como este con muy buen humor y con bastante acción, sin dejar atrás para nada el estilo más clásico que hizo famosos a estos seres en el cine.

the-great-yokai-war
Todos los yokais

Un niño se traslada de Tokyo a un pueblo japonés, a vivir con su abuelo; allí debido a una tradición, en una fiesta le toca ser el jinete del Kirin, el defensor de la paz del mundo, que según la tradición debe ir a la montaña a pedir la espada mágica al Gran Goblin para su cometido. Cuando se arma de valor y va a la montaña, se encuentra con los Yokais, que al principio asustan, pero resultan ser sus amigos, que le ayudarán a conseguir la espada y le contarán que están siendo amenazados por un malvado y su ejército de robots. Este malvado pretenderá atacar la ciudad de Tokyo para empezar a apoderarse del mundo, pero el chico y sus nuevos amigos convocarán a todos los Yokais vivos para una gran “fiesta” bélica y tras una fiesta y una espectacular batalla conseguirán derrotar al malvado y salvar tanto a la humanidad como a los Yokais.

Al empezar la película y no ver más que niños, podemos pensar que es bastante infantil, y no nos engañemos, en verdad sí que lo es; tampoco diremos que es una de esas películas infantiles que en verdad están hechas para gustar a los adultos (odio esta expresión), señores: Es una película de niños! Pero ya debéis saber como es Takashi Miike, que hace que cualquier cosa sea diferente, que si quiere puede dar espectáculo de dónde sea y que no faltará la acción y sus toques más bizarros.

Todo lo que digamos para alabar la película es poco, ya sabemos que tienes sus defectos (como todas), pero lo que está claro es que es todo un alarde de originalidad, desbancándose de todo lo que se había hecho hasta ahora, mezclando mucho humor (siempre al estilo Miike, que hay mucha gente que no entiende), con buena dosis de acción (grandes peleas y estilo tokusatsu), con unos efectos especiales que pueden quedar muy poco integrados en la imagen real, pero que para su función cómica resultan sorprendentes, y como siempre unos personajes muy carismáticos con los que el público se puede identificar o mostrar simpatía muy fácilmente.

Esta película costó un año de trabajo a Takashi, cosa no muy habitual en él, que está acostumbrado a preparar dos o tres anuales, así que, igual que nosotros le tiene un cariño especial que ni él ni nosotros sabemos exactamente porqué, suponemos que es por esos Yokais tan simpáticos imposible de caer mal a nadie.

the-great-yokai-war
Nuestra querida Chiaki Kuriyama

Podríais pensar que la estrella de la película es el niño, y en verdad Ryunosuke Kamiki (que además de esto ha dado voz a muchos personajes de Ghilbi) es el protagonista, pero hay dos Yokais que en realidad son los que llevan todo el peso de la película y que sin ellos no sería lo mismo: Sadao Abe como Kawataro o Kappa, que hace una interpretación estupenda y que ya habíamos visto en Kamikaze girls o Yatterman, y Masaomi Kondo (Tajomaru) como Shojo o Yokai rojo, un actor con una gran experiencia detrás; también queríamos destacar el papel de la bella y peligrosa Chiaki Kuriyama (Battle royale o nuestra Gogo Yubari de Kill Bill).

Takashi Miike es uno de nuestros directores favoritos, ha hecho muchos trabajos y cada uno con un estilo distinto, haciéndonos ver desde la obra más bizarra y gore en Ichi the killer, hasta la perfección cinematográfica en Hara-kiri, pero sin olvidar nunca a las más divertidas, como Yatterman. Aquí juega con un estilo muy de terror japonés clásico, pero dándole la vuelta y transformándolo en un humor muy ingenuo e infantil.

En definitiva, una película de esas que no dejan a nadie indiferente, os puede encantar sin ni siquiera saber el porqué como a nosotros, o podéis pensar que es una de las peores de Miike, pero nunca podréis decir que es un producto comercial y fácilmente olvidable, hecho sólo par conseguir taquilla o buenas críticas, aquí Miike ha puesto muchos de sus conocimientos y sus ganas de hacer algo que le guste a él. Eso si, prohibido tomársela en serio.

  • Lo mejor de la película:

Si tenéis la edición en DVD de Versus entertainment, no dejéis de ver las dos historias cortas de Yokais, todo un delirio.

  • Lo peor de la película:

El villano podría se mucho más carismático y con un poco más de personalidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *