Akibaranger, la serie sentai no-oficial definitiva

Akibaranager

Esta semana en vez de reseñaros una película asiática como solemos hacer, nos hemos decidido a comentar una serie japonesa que nos encanta y que ya hace un tiempo que teníamos pendiente. Podríamos definir Akibaranger como la serie de humor tokusatsu definitiva; un j-dorama de referencia para todos los fans del cine asiático extremo en el que los fans de las series tokustasu (más concretamente las sentai) disfrutarán con las mil referencias y homenajes, y los que no son fans de ninguna serie en concreto, pero que disfrutan con el género, encontrarán una serie divertida y llena de acción. Para nosotros ha sido una de las series de humor más originales y absurdas que hemos visto nunca, muy al estilo japonés y jugando bastante con el metacine o el cine dentro del cine.

Akibaranager
Los héroes en acción

Toda la historia tiene lugar en Akihabara, el barrio de Tokyo dónde se reúnen todos los frikis, lleno de tienda especializadas en videojuegos, cómics, merchandising, idols, tecnología, etc. Allí se reúnen tres chicos, el primero es un repartidor en bicicleta, fanático empedernido de las series sentai y del anime y con una gran imaginación que lo hace evadirse de la realidad más de lo recomendable; la segunda es una aprendiz de kungfu, bastante seria y centrada pero con el único objetivo de evolucionar su técnica y la tercera es una otaku cosplayer, que cada vez adopta la persoanlidad del persoanje de quien va caracterizada. Los tres son unidos en un grupo sentai (Akibarangers: akibared, akibablue y akibayellow) por una doctora que les proporciona unos artefactos de su serie anime favorita que les transformaran en héroes y les permitirán luchar contra sus enemigos; pero al cabo de poco se dan cuenta de que nada de eso es real, sino que todo sucede en un mundo de ilusiones que sólo ellos pueden ver. Aún así, seguirán con sus misiones derrotando a sus enemigos para poder convertirse en una franquicia sentai oficial, y persiguiendo a la sexy líder de todos ellos (Malshina), hasta que ésta encuentre la manera de viajar hasta el mundo real y combatirlos allí.

Si veis el primer capítulo os daréis cuenta de la dimensión de la serie, con un presupuesto muy bajo, unos escenarios muy limitados y unas situaciones más que cómicas, bastante ridículas. Pero va evolucionando muy correctamente y, aunque siga con el mismo espíritu toda la temporada, sí que cada vez habrá más acción, mejores efectos especiales y todo se volverá algo más espectacular, hasta llegar a un episodio final digno de cualquier serie de superhéroes.

Akibaranager
La base secreta

Hay dos cosas que hacen destacar esta serie por encima de cualquier otra; la primera son sus personajes, unos auténticos frikis (mucho más de lo que lo podáis ser cualquiera de vosotros) que, de alguna manera se convierten en sus propios superhéroes, aunque nadie se entera y ni siquiera saben si eso sirve de algo, pero sólo con poder disfrutar del momento ya tienen suficiente; además están los villanos, con una líder increíblemente sexy, pero muy tonta y que sabe de sobras que va a perder todas las batallas, pero igualmente sigue mandando a sus monstruos de látex sin cerebro (más adelante, los villanos evolucionarán al igual que los propios protagonistas, pero ya será hacia el final de la serie y de forma completamente insólita); la segunda de las cosas es su carácter orientado directamente a los fans, con un protagonista capaz de extrapolar cualquier situación a una escena de alguna serie sentai que haya visto, una chica que no existe si no es dentro de un cosplay y pensando en yaoi y chicos guapos (la típica niña otaku) y mil referencias, además de apariciones estelares de series sentai famosas, con actores reales, stunts o incluso armas traspasadas de serie en serie.

Akibaranager
Sexy Malshina

Y por supuesto, aunque no hayamos parado de decir que esta es una serie de humor, en ella podréis encontrar un poco de todo: mucha acción, peleas, latex, maquetas, etc. al estilo tokusatsu clásico; algún momento bastante épico, sobretodo en la parte final de la serie; un poco de drama y emciones en algunos momentos clave para darle más fuerza a la trama (que de otra manera resultaría muy absurda) y unas expresiones, movimientos y situaciones descabelladas al estilo más japonés. Todo ello comprimido en tan sólo 12 episodios de menos de 30 minutos y en los que no hay ni un momento para el aburrimiento, muy fácil de devorar rápidamente.

En definitiva, una serie especial que encantará tanto a los fans de las series sentai, como a los que no lo son; descubriendo nuevos mundos, representando un gran homenaje pero también burlándose de sí misma, con grandes dosis de acción y de humor para resultar lo más sencilla posible, pero con muchos trucos escondidos.

  • Lo mejor de la serie:

Nos encanta Malshina, la mejor mala de la historia de las series japonesas.

  • Lo peor de la serie:

Nada malo por nuestra parte, quizás algunos lo encuentren muy cutre en cuanto a recursos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *