Shaolin girl, siguiendo los pasos de Shaolin soccer

Shaolin girl

Empezamos a ver Shaolin girl sin saber de qué iba, ni que nos esperaba detrás de este título japonés; tan sólo sabíamos, por la portada, que la protagonista era una joven japonesa y que habría seguro algo de artes marciales. Después de haberla visto, os podemos contar que nos hemos encontrado con una parodia del kung fu en general y más concretamente con un intento japonés de hacer algo parecido a Shaolin soccer, tanto es así que incluso el propio Stephen Chow firma la cinta como coproductor, con algunos actores repitiendo y algunas bromas también repetidas de la versión china, pero más al estilo japonés, con guapas colegialas, personajes que intentan ser carismáticos, un presupuesto importante y un estilo de narración algo más lento.

Shaolin girl
Las niñas del Lacrosse

La trama es algo caótica e inconexa, pero trataremos de resumirla igualmente. Una chica con un gran poder está dese pequeña entrenando artes marciales con los monjes Shaolin en China, en cuanto acaba su entrenamiento, vuelve a su hogar en Japón y se encuentra una situación muy cambiada respecto a la que conocía: ya nadie se acuerda de lo que es el kungfu y la universidad ha caído en manos de una corporación que sólo incentiva deportes occidentales (a saber porqué); el dojo de su infancia también está abandonado y su maestro ahora lleva un restaurante. Todo va mal y nadie quiere aprender kungfu, hasta que conce a una nueva amiga que la lleva a la universidad para jugar con ella a l’acrosse; todas las chicas flipan cuando ven lo fuerte que es la nueva, pero es una fuerza sin control y no sirve para este deporte. Después de un tiempo entrenando a l’Acrosse con su antiguo maestro y sus nuevas amigas, se da cuenta de que lo más importante es el trabajo en equipo, y es entonces cuando triunfa y sus amigas empiezan a interesarse por el kungfu. Pero cuando todo va bien, el director de la universidad (que es en realidad un viejo enemigo de la familia) ataca a la chica y a todo lo que quiere para poder despertar su poder oculto y llevarla al lado oscuro, consiguiendo una discípulo de altura.

La película empieza como una típica comedia juvenil japonesa, introduciendo algo de artes marciales, pero casi nada, y sobre todo con los típicos dramas y alegrías entre chicas jóvenes, más adecuado para un drama deportivo que para una película como ésta; sin embargo, cuando ha pasado justo la mitad de la película, la cosa se descontrola, aparece de la nada un ejército de ninjas y se convierte en una larga escena de lucha interminable hasta el final del metraje, momento en el cual se ve un partido realmente increíble (cosa que no hemos podido ver en toda la película y que sólo tenemos durante los créditos).

Shaolin girl
Y los tontos del kungfu

Sin duda, aquí lo que se quiere destacar no es ni el drama, ni unas peleas espectaculares; la película se basa en el humor más que en ninguna otra cosa; incluso así tenemos que no destaca en ninguna de sus facetas, con unas peleas ricas en efectos especiales pero parcas en habilidad, con unos actores que no tienen mucha idea, pero bien solventado por la parte de dirección, que ha sabido darle unas vueltas para que se vean bastante decentes; tampoco en su humor destaca demasiado, sí que es una película de referencias y burlas y tiene algunos gags por toda su duración, pero no es un humor de ese tan absurdo y exagerado que suelen hacer los japoneses, sino que se ha contenido bastante.

Y lo que más prima es sin duda el hacer una gran imitación/homenaje/burla o cómo lo queráis llamar, nosotros queremos considerarlo un homenaje ya que el mismo Stephen Chow está implicado y se han conservado algunos actores chinos de la película original para los papeles más tontos (Lam Chi Chung y Tin Kai Man), que son el único humor descarado que hay en la película y unos uniformes deportivos finales muy parecidos a los de Shaolin soccer; toda la segunda mitad es una burla/homenaje a Game of the death de Bruce Lee (incluso aparece uno de sus dobles haciendo el ridículo), y todo eso para acabar en una pelea final innecesariamente larga e incomprensible y una especie de moraleja budista sin mucho sentido.

Aunque ninguno de los personajes de la película tiene el suficiente carisma cómo para convertir la historia en algo atractivo, nos ha gustado la pinta de la protagonista Ko Shibasaki (Battle royale, Dororo) que o sabe actuar ni pelear muy bien, pero luce en pantalla.

En definitiva, una historia floja e inconexa, una película algo escasa tano en humor como en acción, unos actores algo patéticos, pero al final resulta una película que se deja ver en momentos bajos y con algún punto bastante bueno.

  • Lo mejor de la película:

Las tonterías de los dos actores rescatados de Shaolin soccer.

Unos efectos especiales muy decentes.

  • Lo peor de la película:

Ese final caótico e insignificante.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *