Algo de kung fu en The wrath of Vajra

The wrath of Vajra

Otra de las películas del maratón Focus Asia de este pasado Festival de Sitges fue Wrath of Vajra, una película de artes marciales de la que habíamos oído hablar hacía muy poco y de la cual nos había impresionado su brutal trailer. En este caso se trata de una película China, no de Hong Kong como sería habitual y, no se si es por eso o por otras cosas, que no acaba de tener el espíritu del kung fu que tanto nos gusta y por el que hemos babeado miles de veces delante de la pantalla. La verdad es que tiene algunos puntazos, pero como película nos ha fallado bastante; por suerte fue la primera del maratón y aun quedaba mucha cosa buena por ver.

The wrath of Vajra
UNas luchas casi decentes

La historia es la típica, una secta japonesa que entrena a sus acólitos desde niños para hacerlos los más fuertes del mundo y así poder llegar a dominar China con ellos. Dos de los mejores niños entrenados se volverán a encontrar de mayores cuando uno de ellos quiera resucitar la secta y derrotar a todos los maestros de artes marciales y el otro haya sido entrenado por monjes Shaolin y deba pararlo para conseguir la paz. Este segundo (el bueno de la película) se infiltrará en la orden justo en el mismo momento en el que un grupo de americanos son secuestrados para enfrentarlos a los maestros y demostrar que el kung fu de la orden va más allá de las fronteras chinas. Los americanos no tendrán nada que hacer en principio, pero el monje sí que irá derrotando a los maestros de cada logia en singulares combates mortales para poder llegar a luchar contra su archienemigo; en la lucha final, aprovechará no solo para hacerse con la victoria, sino también para liberar a los americanos y entre todos acabar con la secta entera.

Poco que decir de esta película, tan sólo es una más que intenta aprovechar el buen tirón que están teniendo actualmente las artes marciales con actores como Jet Li o Donnie Yen, pero lo hace de una manera tan típica y descarada que casi en vez de disfrutarla nos sirvió para reírnos un poco de ella, con unos enemigos, situaciones, escenarios, etc…tan típicos que se la ve venir a la legua.

En cuanto a luchas, en realidad no está nada mal; nos encantaron los entrenamientos con los muñecos de madera, que se van convirtiendo en enemigos reales para que sea más espectacular; y el resto de luchas entre el protagonista contra cada uno de los jefes, pues intentan tener algo de carisma, usando escenarios especiales, dando algunas habilidades especiales a cada jefe y cosas así, pero todo esto es un poco inútil. Lo que si que nos ha gustado es que, incluso con unas coreografías más bien básicas y sin muchos artificios, sí que usan unos golpes brutales, de esos que hasta te duele a ti la cara cuando los ves y los oyes, y esto siempre es de agradecer en cualquier película.

The wrath of Vajra
El protagonista algo patético

En el apartado técnico también se lo han trabajado bastante bien, con bastantes efectos especiales, algunos escenarios en CGI para hacerlos más irreales y espectaculares, una música bastante adecuada y un 3D que, aunque casi ni se note y sea completamente innecesario en este caso, pues al menos lo han intentado.

Casi lo peor de toda la película son sus actores, desde el protagonista: Yu Xing (Dragon tiger gate, Shaolin) un autentico shaolin que ha aparecido en algunas películas importantes como secundario tan solo por tener un pasado importante, pero que no tiene ni idea de actuar, es tan solo un chino muy cachas; hasta sobretodo los americanos, que ni siquiera saben estar delante de la cámara y con un acento horrible (me pregunto de dónde serán en realidad).

En cuanto a su director Law Wing Cheong, ha colaborado en varias películas como ayudante de dirección, incluso ha trabajado alguna vez con Johnnie To, pero las pocas películas que ha dirigido sólo han sido comedias y aquí se nota mucho la falta de experiencia en el género.

En definitiva, una película para pasar un rato que tengáis muerto, con unas hostias como panes, pero poca cosa más, sin ningún tipo de argumento o guión, con una dirección de acción decente, pero unas peleas que acaban siendo más de lo mismo.

  • Lo mejor de la película:

No pensar mucho en ella, simplemente sentarse y dejarla pasar.

  • Lo peor de la película:

Los secundarios tales como el jorobado y los americanos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *