Real de Kiyoshi Kurosawa, nada que ver con el J-horror

Real

Hoy comentamos la última película de un director mítico dentro del cine japonés, más concretamente si hablamos del cine de terror actual; Real es el trabajo de Kiyoshi Kurosawa después de 5 años desde la última vez que dirigió, y para esto no ha querido hacer una película de terror como las que hizo anteriormente y por las que se ha hecho conocido, sino que ha intentado hacer un drama sci fi, ambientado en un futuro no muy lejano, pero con algunas tecnologías bastante originales.

Real
Un inicio muy prometedor

La historia trata de una pareja en la que la chica, dibujante de mangas de terror, que después de intentar suicidarse, queda en coma. Para intentar sacarla del coma, o al menos para saber su estado, los hospitales tienen una tecnología llamada sensign, por la que él puede ligar su subconsciente al de ella e introducirse dentro de sus pensamientos. Después de algunos intentos en el que logra estar con ella e incluso hablarle, y en los que los doctores le comentan que ha ido realmente bien, el chico empieza a experimentar algunas sensaciones y visiones muy extrañas, primero cuando está en el sensing, pero más tarde también en la vida real, la mayoría de ellos relacionados con el comic que estaba escribiendo su novia, y por lo tanto, algo terroríficos. Se preocupa, pero al no cesar, decide hacerles caso y empieza a investigar lo que le quieren decir estas apariciones, tanto dentro del sensing como fuera de él; al final se acabará enterando de un secreto muy revelador.

Toda la película tiene un aire como muy de misterio y de ciencia ficción, pero esto es solo en apariencia, usando los escenarios, las reacciones de los personajes, algunos efectos especiales, etc. porque al final, la historia es bastante simple y previsible, como lo podría haber sido cualquier otra del mismo género. Al principio nos cautiva con una idea muy original y la cual nos entra muy bien, tanto por como la cuenta, como por su imagen, pero todo empieza a desmoronarse en el momento en el que el chico empieza a investigar y esto se convierte más en una película infantil, con muchos recuerdos del pasado y una trama que se ve a venir a la legua, que en el thriller que pretendía ser; y todo se acaba de hundir cuando al final de la película aparece el plesiosaurio del que se estaba hablando, pero que no tenía una importancia de peso; si se hubiera quedado como algo metafórico, seguro que habría conseguido más aceptación, al menos por nuestra parte.

Y no solo es el argumento lo que no nos convenció, sino que el ritmo no acompaña en ningún momento, es lento y sin variaciones durante toda la película, lo que al principio no molesta porque al menos te cuentan cosas nuevas, y más adelante estaría bien si al menso consiguiera crear expectación de alguna manera, ya fuera con algo de terror o al menos un poco de misterio o jugar un poco con la mente del espectador. Bueno, que en realidad nos dirigíamos a ver una película de terror o al menos un buen thriller que nos desconcentrara, viniendo de un director como este, y nos encontramos con una película para toda la familia más bien simple, pero que íbamos a esperar de la adaptación de un libro llamado “Un día perfecto para un plesiosaurio”.

Real
Que no os engañe, es un drama

Eso si, como hemos comentado antes, toda la parte visual es excelente, sobre todo en los momentos del sensing, en los que vemos una realidad inducida por ordenador y nos queda muy claro lo que está sintiendo el protagonista gracias a esos escenarios mínimamente difuminados y esas pequeñas alteraciones de vez en cuando, y más que nada los cambios del sensing a la realidad y la introducción de dibujos manga. Pero ya sabéis que la imagen no lo es todo, al menos en una película de este tipo.

Su director Kiyoshi Kurosawa es muy conocido por haber hecho películas de terror como Cure, Pulse o Loft, pero últimamente también ha rodado Tokyo Sonata, por lo que adivinamos que está intentando desencasillarse un poco y probando cosas nuevas.

Los actores no son excepcionales, pero tampoco podemos decir que lo hayan hecho mal, Takeru Satoh (Goemon, Ruroni Kenshin) y Haruka Ayase (Hero, Ichi).

En definitiva, que no si es porque estábamos seguros de que veríamos algo muy distinto, pero nos ha parecido bastante decepcionante; tan solo avisaros que no es una película extrema, sino que más bien se trata de un drama con una buena ambientación.

  • Lo mejor de la película:

Al principio nos creímos que veríamos algo diferente y sensacional.

  • Lo peor de la película:

Que pinta aquí un dinosaurio?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *