Bitcoin heist cine vietnamita para todos los públicos

Bitcoin heist

Intentamos abrir nuestras mentes y ver películas de filmografías algo más alternativas, sin salirnos del cine asiático extremo, claro está, ésta es la máxima de Katanas y colegialas. Esta vez lo intentamos con una película de acción de Vietnam, una película con muy buena pinta a priori: Bitcoin heist. Tal como su nombre indica, una película de la más reciente actualidad, en verdad la primera que veo que trate sobre un tema tan actual como los bitcoins (o monedas digitales) y las posibilidades de estafa que hay detrás de este fenómeno; pero siempre sin dejar de lado la acción más frenética y la violencia gratuita, todo un portento viniendo de un país como éste.

Bitcoin heist
Una primera parte tremenda

La película empieza con una genial trama de ladrones, estafadores y matones a sueldo, todo relacionado con una nueva manera de blanquear dinero gracias a los bitcoins, con los personajes típicos: el informático, el capo, los matones, la chica dura, los policías infiltrados, el hacker que se ve envuelto en la trama… en fin, todo lo que una película de este tipo necesita para funcionar. Pues después de una gran estafa, la policía ataca el sitio y sólo escapan un contable y una matona, uno de ellos con la memoria que lleva todos los datos bancarios. Por casualidad, los datos van a parar en manos desconocidas y la policía intenta conseguir los datos y atrapar al capo malvado reuniendo un equipo para poder ejecutar un plan muy bien tramado de infiltración en sus cuentas y para quitarle todo el dinero antes de arrestarle; pero el grupo elegido no será nada legal: un mago que hace desaparecer carteras, un padre e hija ladrones, un hacker aficionado al League of Legends y el contable escapado de la primera escena. Juntos ensayan el plan hasta la saciedad para ponerlo en práctica en uno de los momentos más importantes del capo.

La película empieza de forma espectacular y llena de acción, con una escena de negociación, entrada en escena de la policía y escape disparando a todo el mundo y escondiéndose por las calles de los suburbios de Vietnam, digno de cualquier buena película de acción de los últimos tiempos; con su limitación de presupuesto y sus actores que no son gran cosa (claro está), pero con unas intenciones muy radicales y violentas, sobretodo con el personaje de guerrera sexy. El problema, tanto en bajada de ritmo de la película, como en intenciones y originalidad, viene después, cuando se recluta al equipo, se revela el plan y se ejecuta; no por ser una mala ejecución (seguimos pensando que con los recursos de que se dispone y con lo que se espera de una película vietnamita no está nada mal), si no más bien por el cambio de una acción violenta y sin límites a una película de robos de guante blanco, más bien basada en el humor (un humor algo tonto) pero sin dejar de lado un poco de acción y tecnologíua en todo momento; y también por pasar de una trama que involucra las últimas tecnologías en la estafa a ser una copia casi idéntica de Oceans eleven (y de todas las películas que siguieron a ésta y que la han convertido en todo un referente de un nuevo subgénero de copias).

Bitcoin heist
Un desarrollo mucho más comercial

Por lo que parece, es una película en la que se ha hecho una primera media hora para venderla al público y que se emocionen pensando que van a ver algo nuevo e increíble, pero se ha seguido la película pensando (o influenciados) por la productora y su afán de hacer algo más comercial, usando una fórmula existente y rentable para no perder dinero y llegar a un máximo de público masivo e internacional, aunque no supieran que por mucho que sigan la fórmula, es muy difícil exportar una película de Vietnam fuera de los círculos más de género o especializados.

El trabajo del director, no obstante, es muy bueno, siendo capaz de conjugar dos géneros en una misma película y de manejar algo tan comercial con un presupuesto tan bajo, aunque creemos que debe ser uno de los mayores para una película de Vietnam durante el pasado año. Mucho menos nos han gustado las interpretaciones, todas ellas bastante mediocres sin ninguna excepción, una pena, porque los personajes tienen bastante carisma en su concepción.

En definitiva, ya sabemos que no podemos esperar mucho de una película de Vietnam, pero aquí tenemos una muestra de cine convencional, con un principio demoledor, pero sin ninguna originalidad en su desarrollo. Una muestra de cómo todos los países se van adaptando a la fórmula de Hollywood.

  • Lo mejor de la película:

La primera escena es arrolladora.

  • Lo peor de la película:

No haber continuado con el mismo estilo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *