The exclusive: beat the devil’s tattoo, bastante original

The exclusive beat the devil's tatto

Volvemos con el cine coreano, pero aunque seguimos con los thrillers (como no, por algo son expertos en el género), esta vez no se trata de un profundo thriller psicológico ni de un thriller de acción policiaca o mafiosa. The exclusive: beat the devil’s tattoo (vaya nombre más largo para una película) entre más bien en la categoría de comedia negra y no en la de thriller. Con temas de asesinos en serie, policías, prensa, opinión pública, etc… todo muy enfocado a dar una lección moralista, pero sin olvidar que es una película y su máxima principal es entretener.

The exclusive: beat the devil’s tattoo
El duro mundo del periodismo

No queremos desvelar mucho de la trama porque es una película que se disfruta mucho más si vas descubriendo las cosas poco a poco, y no tenemos la intención de soltar ningún spoiler, pero os lo contamos a grandes pinceladas para que sepáis de qué trata el tema. El mundo del periodismo es muy duro en Corea, no hay muchas noticias y todos los periodistas tienen la misma información; por eso, a un periodista despedido le da por ponerse a investigar por su cuenta y sigue una pista sobre un asesino en serie muy mediático que no tiene nadie más. Con una testigo muy dudosa, se infiltra en la supuesta casa del asesino y encuentra alguna prueba, pero con el miedo lo hace todo con prisas y sin pensar demasiado. Así puede desvelar una exclusiva en su anterior cadena de televisión y es tratado como un gran periodista; siguiendo más tarde las pruebas, descubre que se había precipitado y que puede que ese hombre no sea el asesino, pero ya es demasiado tarde y decide seguir con el juego, aunque tenga que inventar pruebas con sus propias manos. La cosa se irá complicando poco a poco, involucrando a la policía, convirtiéndose en un héroe para la opinión pública, etc. hasta que haya ido demasiado lejos y ya no tenga vuelta atrás.

La película pasa por una serie de estados distintos, lo cual no estamos seguros de que sea muy buena idea; empieza con una introducción que intenta mostrar la cruda realidad y la competitividad no sólo en el mundo del periodismo, sino en cualquier trabajo; sigue con algo de misterio e intriga, de una forma bastante seria y como si fuera una película de investigación y algo de terror; pero durante todo su desarrollo, casi lo más importante y lo que diferencia a esta película de otras muchas bastante parecidas, es el humor con el que trata el tema, dejando bastante de lado todo lo relacionado con el verdadero caso de los asesinatos, las investigaciones, etc. y centrándose en las extrañas situaciones que se van creando a raíz de los acontecimientos, las confusiones y todo el tamaño que va cogiendo el tema, un humor situacional y de guión, eso sí, nada de humores físicos, ni de chistes, ni absurdos, todo basado en una trama bien intrincada y unas situaciones relacionadas entre sí que van creando una historia más o menos compleja y rebuscada; todo esto para acabar con un final muy distinto, mucho más serio y volviendo otra vez al género del thriller más puro, incluso con una escena final completamente violenta muy típica del cine coreano.

The exclusive: beat the devil’s tattoo
Nuestro protagonista

En nuestra opinión, creemos que esto le quita bastante credibilidad a la película, incluso a la historia en sí; además de los fallos de guión y la poca estabilidad de la trama, estos cambios de género hacen que no tenga la consistencia adecuada, cuando si hubieran seguido con el estilo cómico durante toda la película, hubieran conseguido un producto distinto y algo innovador.

Tampoco nos ha gustado demasiado el aire moralista de la historia, destacando que los medios de comunicación tienen demasiado poder y que son extremamente manipulados, con la capacidad de hacer creer al pueblo cualquier cosa que se propongan (por muy de acuerdo que estemos con esta afirmación), y también el de cómo, pase lo que pase, el bien siempre acaba triunfando (cosa muy normal en este tipo de películas).

Eso sí, no por esos pequeños defectos, estamos diciendo que sea una mala película; no es una obra de arte, ni nada que se tenga que tomar muy en serio o que vaya a ser recordado durante mucho tiempo, pero como ejercicio de una directora bastante novel ha resultado una película original y entretenida, mucho más que la mayoría del cine coreano de hoy en día.

En definitiva, una buena película para pasar el rato, echarse unas risas (no de forma escandalosa, sino un humor algo más inteligente) y con una originalidad difícil de ver hoy en día. Bastante recomendada si no tenéis nada mejor que hacer.

  • Lo mejor de la película:

Un guión muy bien pensado y original.

  • Lo peor de la película:

Que siempre se intente un acercamiento al estilo más taquillero del país.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *