Breaking news nos ofrece un thriller muy diferente

Aquí acabamos nuestra semana especial Johnnie To, aunque no los artículos que le dedicaremos, ya que son tantas las películas que nos gustan de este director. En esta ocasión nos hemos decidido por uno de sus títulos quizás más “comerciales” por llamarlo de alguna manera, Breaking news sigue siendo un thriller policíaco, aunque no tan salvaje ni tan poético como otros de este director; igualmente, además de una vista algo más realista de Hong Kong, también nos aporta un punto de vista diferente de la lucha entre policía y criminales y esto es de muy agradecer.

Breaking news
Un criminal muy guaperas

Unos criminales se disponen a dar un buen golpe sin saber que son vigilados por la policía, en cuanto se encuentran tienen un gran enfrentamiento armado, en el que unos policías de tráfico que había por allí resultan heridos y ridiculizados. Con todo esto, loa criminales escapan y la prensa ya se pregunta si la policía es suficientemente eficiente para proteger Hong Kong. La policía, a raíz de esto deberá tomar algunas acciones, las primeras encontrar y arrestar a estos criminales a la vez que demuestran a la prensa y a todo el país que son muy válidos en su trabajo; por lo que cuando los encuentran montan un show mediático con el fin de lavar su cara y volver a ser un cuerpo de élite. Los criminales se refugian en un edificio con rehenes, pero en vez de meterse a disparar y amenazar, aprovechan la situación y se valen de los mismos medios de comunicación para entablar una guerra abierta de reputación y credibilidad; allí coincidirán dos bandas que se deberán enfrentar con la patrulla que los descubrió al inicio de la película (que no atienden a sus superiores y quieren la detención como sea), todo el equipo de policías de élite y una joven policía que se deberá encargar de que todo resulte según lo previsto y de que todo el país se convenza de la efectividad de la policía.

La película no podría empezar mejor, con un largo tiroteo en plena calle, una huida sin planear pero bien ejecutada y un principio de investigación de búsqueda con todos los tópicos típicos de las películas de policía. La cosa cambia en cuanto la chica entra en escena y se empieza a ocupar del caso, creyéndose la directora de una película y que todo el mundo llevará a cabo sus papeles sin ningún impedimento; pero precisamente eso es lo que hace la película tan distinta de cualquier otra de persecuciones y tratos con rehenes; que aquí no veremos los típicos tiroteos, ni el típico negociador… si no que se jugará con unas armas más modernas, como son los periodistas, las nuevas tecnologías y la incredulidad del espectador medio de televisión, aportándonos un punto de vista que poco se nos había mostrado hasta ahora, pero de qué no tengáis ninguna duda de que existe, incluso más exagerado y manipulador que en la película.

Breaking news
PLanos y escenas de acción inmejorables

Aunque se trate en realidad de una película de acción, aquí lo más importante no son las escenas de acción (aunque no os preocupéis, porque sí que las hay y de muy buenas), sino que lo que nos ha encantado ha sido ver la tranquilidad con que se toma toda la situación, tanto por una parte como por la otra, midiendo exactamente todos los pasos y las consecuencias de cada uno de los actos; incluso, al igual que en muchas películas de Johnnie To, los personajes en sí son una parte muy importante de la obra, y aunque aquí no son especialmente carismáticos ni tienen una personalidad muy marcada, ni se profundiza realmente en sus vidas, sí que muestran una actitud muy humana en la mayoría de los casos, haciéndonos creer muchas veces que podríamos estar enfrente de la realidad, si no fuera por alguna exageración marca de todo buen thriller y algunos toques de humor que, como muchas veces hace To, son muy cortos y suaves, pero que distienden cualquier momento de tensión.

Toda la película tiene una dirección muy bien trabajada, como siempre Johnnie To (Election, Exiled) nos maravilla con planos destacados y distintos, sobretodo en las escenas de acción, en las que la cámara se mueve de un lado para otro de forma perfecta para que podamos ver toda la situación, así como una perfecta elección de la música.

En cuanto a los actores, podríamos decir que en este caso son correctos, pero sin destacar demasiado ni tener una actuación excepcional: Richie Ren (Exiled, Life without principle), Nick Cheung (Treasure Inn, The duel) y la que no nos ha gustado nada ha sido la de Kelly Chen (Infernal affairs) que se ve muy plana. Pero se compensa introduciendo en pequeños papeles a habituales colaboradores de To como Simon Yam, Lam Suet o Hui Siu-Hung.

En definitiva, una película muy entretenida, con buenas escenas de acción y que nos muestra una lucha entre criminales con rehenes y policías de élite de una forma muy distinta a la que estamos acostumbrados, quizás no demasiado espectacular, pero muy agradecido de ver.

  • Lo mejor de la película:

Esos secundarios de lujo son impagables.

  • Lo peor de la película:

No se si Kelly Chen lo hace aposta para el papel o es que aquí ni siquiera se digna a interpretar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *