Triangle o el trío de directores de Hong Kong

Triangle

La película de hoy la podríamos definir como un experimento, o quizás como un desafío de tres grandes del cine asiático extremo, y es que hace un tiempo se juntaron Tsui Hark, Ringo Lam y Johnnie To y decidieron crear una película con algunos alicientes que les hicieran pensar más de la cuenta; la película pasó a llamarse Triangle, en honor a tres nombres tan destacados como los de sus directores, aunque también por el trío de protagonistas, y la experiencia trataba de que cada uno hiciera una parte de la película (unos 30 minutos) para que el siguiente la tomara allí dónde se había quedado y la continuara de una manera coherente. El experimento no salió nada mal, como película no es de lo mejor que se ha hecho en Hong Kong, ni siquiera uno de esos thrillers que impactan al espectador, pero la verdad es que el resultado es bastante correcto, y como curiosidad o cosa única en la historia, pues tiene su gracia.

Triangle
Los tres personajes en plena faena

La historia empieza con dos tipos bastante corrientes y uno proponiéndole al otro entrar en un gran robo como conductor; aunque al principio acepta, todo cambia en cuanto les visita un tipo extraño que les deja una moneda antigua de oro, la cual los lleva a conocer la existencia de un cofre con un tesoro enterrado debajo de un edificio municipal. Deciden dejar un poco de lado el golpe y buscar este tesoro, aunque el primero tenía un compromiso con los mafiosos y algún chanchullo con un policía, y le cuesta escapar de todo eso; también el segundo tiene problemas sentimentales con su mujer, que además de no comprenderse, se ve con el mismo policía de antes. Cuando pueden desenterrar el tesoro y llevarlo a un anticuario amigo suyo, ven que es una tumba en la que la muerta lleva un vestido completamente hecho con monedas de oro, y que vale mucho dinero. En la segunda parte todos los personajes van coincidiendo, uno con los problemas con su mujer, el otro perseguido por la mafia y el policía, y el tercero intentando custodiar el tesoro hasta tener un comprador; pero entonces los tres se empiezan a enterar de todo, el policía roba el tesoro, los mafiosos acorralan a su víctima, el otro ve lo de su mujer… hasta llegar a una situación límite. En la tercera parte, todos los personajes se encontraran en un lugar singular para acabar dando fin con todas las situaciones y que alguno de ellos pueda salir triunfador.

Sí que es verdad que en el global de la película se notan un poco los cambios, no tanto de dirección, pero más de no haber escrito un guión seguido; sobretodo en los sentimientos y la manera de actuar de los protagonistas (que son algo distintos de un fragmento al otro); pero también es verdad que viéndola y sabiendo como se ha hecho, podemos disfrutar con un primer fragmento (el de Tsui Hark) en el que se presentan una cantidad de personajes y tramas entrelazadas impresionantes, justo para poner el trabajo muy difícil al que venga después; un segundo fragmento (el de Ringo Lam) que además de ir cerrando todas las tramas y hacer que todos los personajes se vayan cruzando, aprovecha para añadir algo de acción que la película no tenía hasta entonces; y un fragmento final (el de Johnnie To) que acaba la historia sin ningún problema, pero no sólo sabiendo cerrar la historia, sino que también utilizando mucho humor y bastante acción, en una escena frenética que hace de colofón final.

Como thriller no nos da nada de lo que buscamos, ni suspense para hacernos esperar qué pasará luego, ni violencia, ni planes complicados y ganas de ver la resolución… más bien se trata de una película de personajes, en la que lo más importante es sin duda conocer bien a todos sus personajes, sus sentimientos, las relaciones que hay entre ellos y como van solucionando todos sus problemas; aunque sí que es verdad que tiene sus puntos de emoción, acción y un poco de suspense (pero estos son escasos).

Triangle
Tres directores excepcionales

Aquí lo más destacado son sin duda sus directores, tres de los más grandes de toda la historia del cine de Hong Kong: Tsui Hark (The legend of Zu, Once upon a time in China) que está acostumbrado a dirigir películas con historias enrevesadas y atractivas, y aquí nos inicia una con muchas posibilidades; Ringo Lam (City on fire, Twin dragons) que hizo de esta su última película como director y que además de saber seguir bien las tramas e ir cerrando, nos trajo lo que mejor se le daba, la acción, con algunas escenas que nos recuerdan bastante a otras de sus películas; y Johnnie To (Election, Exiled) con su buen saber hacer y toda su experiencia como director, trae la película un toque de calidad, además de humor y la especial sincronía entre música e imágenes que se le da tan bien, haciendo un final inolvidable y creando el mejor fragmento de los tres, que le da todo el gancho que le faltaba a la película.

Y los actores también son magníficos: Simon Yam (Electon, Exiled) que nos sabe demostrar que no sólo sabe hacer de jefe, sino que lo hace igual de bien como pringado; y Luis Koo (Election, Overheard) que tiene un papel en el que puede mostrar varias facetas suyas en una sola película.

En definitiva, un experimento digno de ver, que aunque no sea de las mejores películas de ninguno de los tres directores, sabiendo como se ha llevado a cabo, se puede disfrutar mucho y con algunos detalles muy buenos.

  • Lo mejor de la película:

El final es impresionante, salva las cosas que se habían perdido en los otros fragmentos.

  • Lo peor de la película:

Los personajes no son muy creíbles debido a sus cambios de personalidad entre cada fragmento.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *