Cold war, un thriller o algo parecido

Cold war

Otro thriller de Hong Kong, aunque esta vez Cold war sea más un thriller de investigación en despachos que de acción policial, como suele ser común en el HK noir. Con unos buenos actores, un guión decente y un presupuesto importante, parece que lo tenga todo para convertirse en una gran película, sin fallos importantes, pero con algunas cosas que la hacen algo más floja de lo esperado y nos han hecho incluso llegar a aburrir un poco viéndola.

Cold war
La acción brilla por su ausencia

La historia es sobre un golpe muy duro a la policía de Hong Kong, en el que una banda secuestra una furgoneta de acción con cuatro policías dentro y todas sus armas; la policía no tiene ninguna pista al respeto, parece ser que la banda conocía todos los métodos policiales y ha borrado todas la huellas que pudiera dejar para borrar cualquier tipo de rastro. Todo se agrava cuando se comunica que uno de los miembros secuestrados es el hijo de un alto cargo del cuerpo, a lo que él intenta usar todos los recursos a su alcance para poder liberarlo. Pero en la policía hay más jefes que piensan que lo está llevando a un terreno personal y lo relevan del cargo; así consiguen tratar con los secuestradores e intentan zanjar el asunto, pero los villanos son más listos que ellos y acaban llevándose el dinero. La historia no acaba aquí, ya que el asunto ha acabado siendo algo turbio y los de la comisión de corrupción investigan a  todos los relacionados con el caso buscando al infiltrado que ha ayudado a los secuestradores y se ha acabada quedando con el dinero; desconfiarán de todos para poder resolver el caso.

Durante la primera mitad de la película podremos contemplar el caso en sí, el secuestro, como se trata desde dentro de la policía, los problemas internos y las disputas, y una buena escena en la que el encargado va a intercambiar el dinero por los secuestrados esperando engañar a los malos y cogerlos sin perder el dinero. Pero durante la segunda mitad tan sólo trataremos las investigaciones internas, tanto de la comisión por la corrupción, como dentro del departamento de policía, como los informadores externos y todos los problemas burocráticos que esto va comportando, acabando de nuevo con una pequeña escena de acción sin mucho sentido, como colofón final de la historia.

Así que lo habéis adivinado, aunque sea todo un thriller de Hong Kong, de nuevo nos hemos quedado sin ver para nada una película extrema, sino que se basa mucho más en políticas, burocracias y formas de actuar de los distintos cuerpos de seguridad. Así que hemos decidido incluirla en Katanas y colegialas por algún aspecto que nos ha llamado la atención, pero si sois lectores y seguidores de lo que os vamos recomendando, sabed que esta película no esta dentro de nuestros gustos habituales.

Cold war
Dos grandes actores

La historia no está nada mal, bien buscada, aunque un poco clásica, pero dejando entrar algunos elementos muy peculiares de Hong Kong, como la explicación de los diferentes cuerpos y cargos que actúan allí o un paseo por los sitios más comunes. Eso si, aprovecha cualquier momento para ensalzar el papel de la policía y para hacerlos quedar cómo héroes, los únicos defensores verdaderos del ciudadano y con un personal que siempre hace lo correcto, todo demasiado patriótico y político, en ese aspecto nos ha dado un poco de rabia, sobretodo viendo el final de la película, en el que se exageran estos valores demasiado, con música épica y todo.

La dirección, a manos de dos novatos como  Sunny Luk y Longman Leung, no está mal, incluso tiene algunas escenas dignas de mención, lo que pasa es que a los pobres les ha caído encima un proyecto quizás demasiado ambicioso y suponemos que con demasiados intereses detrás.

Y en cuanto a la interpretación si que no tenemos ninguna queja, con Aaron Kwok (Storm warriors, City Ander siege) y Tony Leung Ka Fai (Ashes of time, Election) muy acertados los dos, e incluso con la aparición especial y de forma muy corta de Andy Lau.

En definitiva, una película que no está nada mal dirigida y llevada a cabo, pero con un concepto que no nos ha gustado nada, todo demasiado político. Además, con unas ambiciones muy grandes, que no se acaban cumpliendo de ninguna manera.

  • Lo mejor de la película:

Alguna escena que cabría perfectamente en cualquier peliculón.

  • Lo peor de la película:

Para nada una película extrema, ni siquiera de acción o interesante.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *