Firestorm el nuevo thriller de acción en Hong Kong

Firestorm

Seguimos con los thrillers, esta vez desde Hong Kong y uno muy reciente, con súper estrella incluida y un estilo muy propio. Firestorm es lo último de Andy Lau, producido por él mismo y que nos cuenta una historia de policías, aunque la historia en sí tenga más bien poca importancia y sea una película completamente de acción, con toda la espectacularidad posible y recuperando la mejor acción de los mejores años del cine de  Hong Kong.

Firestorm
El equipo de policía

Como decimos, la historia no es muy complicada ni demasiado importante, pero os la resumiremos igualmente. El protagonista es un policía de estricta moral y principios muy claros, que lo hace todo por su trabajo pero siempre cumpliendo las reglas; hasta que se topa con uno de los peores criminales que existen y que tiene un grupo con el que se dedican a asaltar furgones blindados, con la ayuda del más moderno y mejor armamento y unas tácticas militares impecables. En realidad hasta aquí bien, pero en la historia entran dos tipos que acaban de salir de la cárcel, uno es una buena persona, con una hija con problemas, y amigo de nuestro protagonista que había estado cuidando de la niña mientras estaba encarcelado; el otro es un criminal convencido, con una novia a la que promete que dejará este mundo, pero a la que miente vilmente. Cuando el policía convence a su amigo para actuar como infiltrado en la banda y así poderlos detener, todo sale mal y tanto el amigo como su hija acaban muertos; será entonces cuando se interpongan los sentimientos y el policía se olvide de todas las reglas y haga todo lo que está a su alcance para matar a la banda (ya ni siquiera detenerla), usando al otro exconvicto (que ahora quiere arrepentirse) e incluso poniendo en peligro la vida de muchos ciudadanos inocentes en su cruzada particular.

Desde el primerísimo primer momento de la película nos queda claro cuál será su desarrollo, escenas de acción una tras otra con un hilo conductor que las haga encajar, pasando por atracos, tiroteos, persecuciones, peleas… y es que nada más empezar ya tenemos la primera escena con la que nos quedaremos con la boca abierta. Muchas veces nos quejamos de que la historia complicada se come toda la acción que pueda haber, y ahora parece que nos estemos quejando de que la acción nos haya dejado sin historia, pero no es verdad, aunque la trama no sea nada importante ni nos tenga en vilo, sí que hay algo detrás de tanta acción, y son precisamente los sentimientos y todas las cosas a las que el ser humano puede llegar dejándose llevar por el corazón. De todos modos, a veces parece que toda la película sea tan sólo una excusa para que Andy Lau pudiera destruir medio Hong Kong.

El director Alan Yuen es casi un novato en la dirección, sin embrago ha escrito algunos de los guiones de las películas de Jackie Chan, tales cómo New police story o Shaolin, aquí quizás no haya creado una película completa redonda y bien acabada, ya que hay algunas cosas en el guión y el desarrollo en general que fallan un poco, pero sí que se luce con la mayoría de las escenas, tan bien filmadas como concebidas y tan espectaculares como podríamos desear.

Firestorm
Sobretodo mucha acción

En cuanto a nuestro gusto, la verdad es que hemos disfrutado bastante viéndola, pero quizás nos ha sobrado alguna exageración que otra, ya que a veces parece que intente ser verosímil (aunque no realista) y se base en armas existentes, en tácticas factibles y en accidentes posibles, pero hay otras veces en las que parece que esté de coña o se burle de nosotros, sobretodo con las mil hostias que se da Andy Lau en cada una de las escenas y resulta ser casi el único que queda vivo con solo unos pocos rasguños, mientras que el resto de policías van muriendo a decenas sin importar nada (y eso que son precisamente los SWAT y los que van mejor armados y con mejor protección), además de algún accidente fortuito que intenta parecer aleatorio y que queda demasiado rebuscado.

Además de todo eso, sólo destacar la actuación de Andy Lau (Infernal affairs, Running on karma) que siempre está bien y que parece que nunca envejezca, aguantando en estos papeles tan movidos; aquí no tiene una gran actuación, pero es que la película tampoco lo requiere.

En definitiva, una película de acción policial de Hong Kong por todo lo alto, con unas escenas preparadísimas y cuidadísimas y unos efectos especiales que se salen; aunque no tenga mucho más que la acción, eso sí que lo tiene bien bueno.

  • Lo mejor de la película:

Nos encanta dejarnos llevar por este tipo de películas y no pensar mucho.

  • Lo peor de la película:

Que se intente dar algo de importancia a los sentimientos, pero se quede a medias.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *