Crouching tiger hidden dragon: Sword of destiny, una secuela que dará que hablar

Sword of destiny

Ya hemos podido ver la esperada Crouching tiger, hiden dragon: sword of destiny; la esperada secuela que ha producido Netflix como su tercera producción propia para intentar lanzar un bombazo que le diera un buen nombre y fama en todo el mundo. Siempre habíamos pensado en una precuela de Crouching tiger hidden dragon, más que en una secuela, pero ya nos está bien continuar la historia. Para empezar aclarando todas las dudas, diremos que este wuxia no alcanza ni por asomo la magnitud de su predecesora, y partiendo de aquí, creo que no las deberíamos comparar, sino valorarla como una película independiente, sin dejar que la sombra de Ang Lee la oscurezca.

Crouching tiger hidden dragon: Sword of destiny
Una imagen muy parecida a la primera parte

La historia empieza ocho años después de terminar la primera parte y morir Li Mu Bai; ahora los clanes del mundo marcial se disputan el poder entre ellos, algunos de ellos matando sin pretextos a sus enemigos. Yu Shu Lien se dirige al funeral Te (a quien le habían regalado la espada de Li Mu Bai llamada Green destiny y que se cree que es la más poderosa del mundo y quien la tenga no podrá ser vencido), pero allí se encuentra con un problema, de nuevo hay alguien dispuesto a robar la espada; puede resolverlo, capturando al joven guerrero de un clan rival, pero en el mismo momento ve que hay una joven guerrera que tiene alguna relación, tanto con el ladrón, como con la misma espada. Al ver que se trata de un clan muy fuerte y de que podrían atacar en masa, decide pedir ayuda a los mayores guerreros del clan del hierro, que acuden gracias a la intervención de un viejo amigo de Yu Shu Lien y Li Mu Bai. Juntos paran la primera embestida del clan, pero no se verán preparados para la segunda, ya que hay una bruja que está aconsejando a su líder. Al final los dos clanes se deberán enfrentar entre ellos para determinar quién es el más fuerte y poseedor de la espada.

Siendo justos, la película no está nada mal, es un wuxia con más artes marciales que fantasía, pero con algo de historia detrás de la simple acción y una producción bastante digna; ahora sí, mirándolo como secuela de una película que ya se considera que ha hecho historia, pues no tiene ni punto de comparación, mientras que la primera era en realidad un gran romance dramático enmascarado detrás de algunas escenas de lucha, aquí es al revés y toda la historia está supeditada a las luchas espectaculares. Mientras que Ang Lee quiso hacer una película más poética que otra cosa, centrándose en ofrecer una historia compleja, buscando dos entresijos amorosos completamente distintos, mezclando aspectos políticos y de fantasía y con un gran protagonismo tanto de escenarios como de música; aquí se ha planteado una película más comercial, seguramente inspirados por la producción de USA, que exige unos beneficios de la película y gustar a una cantidad de público tan grande como sea posible.

Crouching tiger hidden dragon: Sword of destiny
Donnie Yen no actúa mucho, pero sí que pega

Sí que es verdad que se ha intentado conservar el tono de la primera, así como del cine wuxia en general, pero con un estilo algo particular de Hollywood, en el que la película no puede tener una duración demasiado larga y, con la historia que se quiere contar, se han tenido que apresurar algunas escenas consideradas “de menor importancia”, buscando que los personajes tengan todo el protagonismo de la película, haciendo un gran diseño de ellos y consiguiendo un carisma especial; insertando peleas o escenas de acción en cada momento en el que el ritmo empieza a decaer, así como en el inicio de la película para dar un buen impacto inicial; y sobretodo con un guión simple y que no haga pensar al público, contando todo con pelos y señales, incluso podríamos decir que una historia bastante similar a la de su primera parte (aunque si ha sido extraída de la novela, eso no se lo podemos recriminar).

Eso sí, también debemos decir que se ha intentado conservar la belleza de los grandes paisajes (muchas veces formados por CGI), una música auténtica y que la mayoría de las escenas de lucha están bastante acertadas (aunque hay varias excepciones); pero se ha olvidado de que, aunque estos elementos ayuden, no conforman el alma de la película.

El director elegido para esta difícil tarea ha sido Yuen Wo-Ping (El último héroe en China, El mono de hierro) bien conocido por sus películas de artes marciales y por su labor como director de acción (de lo que también firma ésta película), no muy experto en grandes películas; pero al público internacional ya le gusta este estilo. Y, con gran acierto,  se ha conservado a Michelle Yeoh (Crouching tiger hidden dragon, Heroic trio) con su gran estilo y pericia, además de añadir a Donnie Yen (IP Man, Dragon tiger gate) para mejorar la parte de artes marciales; el resto de actores, bastante mediocres todos.

En definitiva, quién espere una buena sucesora del su clásico predecesor, que se vaya olvidando, aquí no encontraremos nada de tan alto nivel; pero como wuxia para un público internacional y mayoritario no está del todo mal, al menos cumple con su parte de escenas de acción y ambientación fantástica.

  • Lo mejor de la película:

Michelle Yeoh sigue igual de espectacular que siempre.

  • Lo peor de la película:

Se nota demasiado la mano de Hollywood y el intentar hacer una película que guste al público más mayoritario.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *