Lost in Hong Kong, una comedia familiar un poco sosa

Lost in Hong Kong

Queriendo seguir con la divertida trilogía (una trilogía no continuada, sino de películas con la misma temática) empezada por Lost on journey y continuada por Lost in Thailand, hemos querido acabar viendo Lost in Hong Kong, una comedia china que no sólo venía con unos buenos precedentes, con el mismo protagonista; sino que además sabemos que triunfó en taquilla muchísimo. Pero nos hemos llevado una sorpresa al ver que no tenía mucho que ver con las anteriores y ésta vez se había optado por un humor mucho más familiar y añadir una pequeña parte de drama. Incluso así ha tenido algún atractivo, pero pocos.

Lost in Hong Kong
El dúo protagonista

La historia trata sobre un joven estudiante de arte que quiere llegar a ser un pintor famoso; se enamora de una compañera de clase y empiezan a salir juntos, aunque siempre son interrumpidos antes de poder besarse. La chica obtiene un beca en Hong Kong y tienen que separarse, con lo que él empieza a salir con otra compañera, con quien le va muy bien, se casan y él empieza a trabajar como diseñador de ropa interior para la familia de ella. Pasan los años y, en un viaje a Hong Kong, él intentará encontrar a su viejo amor y darle el beso que no nunca pudo ser; pero su sobrino (muy aficionado al cine) le perseguirá para hacer un documental sobre él. Así los dos empezarán a correr mil peligros por Hong Kong, persiguiéndose por toda la ciudad hasta dar con la chica.

No comentaremos demasiado sobre esta película, ya que en realidad no es nada extrema, es más, todo lo que definía a las dos primeras partes de la trilogía, que era un humor absurdo, muy exagerado y muy físico, se transforma aquí en una comedia ligera, de humor tonto y predecible, intentando dar más protagonismo a la historia y al romance que hay detrás de ella en lugar de buscar la risa porque sí.

Lost in Hong Kong
Apariciones estelares

Sí que es verdad que se las ingenian para hacer un pequeño homenaje, no sólo a la ciudad de Hong Kong (con todos los buenos planos y paseándose por toda ella), sino también al cine hecho en Hong Kong, con bastantes referencias comentadas y también copiadas de grandes clásicos como A better tomorrow, Chunking express, 2046 o Police story (con una escena a lo Jackie Chan pero en ridículo); y es muy de agradecer que al menos funcione como divertimento para los fans chinos del cine de Hong Kong y cómo homenaje del director. Incluso se permite el cameo del gran Wong Jing (director de maravilla como God of gamblers o Future cops y productor de una gran cantidad de película extremas de serie B) como si estuviera rodando una de sus películas más bizarras y radicales,

A parte de eso, poco más a destacar, sólo que fue una producción muy importante por tratarse de una comedia (y eso se nota en la calidad de la realización) y que goza de una banda sonora inusualmente buena para lo que es la película en sí.

En esta ocasión, Xu Zheng (Lost on journey, Lost in Thailand) que había protagonizado las otras dos partes de la trilogía, no sólo vuelve a tener el papel protagonista, sino que además ha cogido el rol de director; el resto de actores dejan bastante que desear, sobretodo su coprotagonista.

En definitiva, una comedia familiar que poco tiene que ver con sus predecesoras, perfecta para el gran público ñoño que no espera nada de una película, tan sólo relajarse y no tener que pensar en nada.

  • Lo mejor de la película:

La escena de Police story.

  • Lo peor de la película:

Demasiada repetición de bromas y todas muy predecibles.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *