El experimento fallido de Alive

Alive

Siguiendo con nuestros homenajes a Tak Sakaguchi y, por coincidencia, no por haberlo pensado expresamente, nos ponemos con su segunda película Alive; un live action basado en un manga  japonés, podríamos decir que de ciencia ficción y que repite con la fórmula director, guionista actores de la anterior Versus (que ya os comentamos), en esta ocasión Tak pierde algo de protagonismo, pero seguimos teniendo una película extrema con algunas partes bastante violentas y con una trama o historia algo más trabajada, por lo que quizás sea un poco más interesante.

Alive
Nuestro protagonista

Trata sobre un preso condenado a muerte por haber matado a toda una banda que violaron a su mujer; solo empezar la película llevan al preso a la silla eléctrica, pero este no muere y le dejan elegir entre volver a intentarlo o vivir y formar parte de un experimento. Como no, elige vivir y lo encierran junto a un violador en una sala hermética, pero con todos los lujos que quieran. Al cabo de un tiempo se dan cuenta de que no están solos, sino que en la sala contigua hay una chica que les dice que es una bruja; el compañero va con ella por la necesidad de un cuerpo femenino, pero lo matan con extraños poderes; así es como nuestro protagonista se da cuenta de que se trata de un experimento de un raro virus/simbionte/parásito… que se encuentra dentro de la chica y que, en vez de matarle también a él, se cambia de cuerpo y lo posee, pero él es capaz de dominarlo y usarlo para sus fines, por eso el ejército querrá descubrir su secreto e incluso lo enfrentará a otro ser poseído, pero creado genéticamente.

La película está dividida en episodios bastante cortos, en realidad para dar la sensación de que acudimos a un experimento científico con todas sus fases; eso nos va cortando un poco la narración, pero también hace que avance más rápido sin tener que darnos muchas explicaciones, de otra manera se alargaría mucho más para poder comprender todo lo que está pasando. La introducción nos engancha bastante, empezando dónde pocas lo harían, que es en el momento de la ejecución y haciéndonos ver que eso sólo es el principio y que a partir de entonces nos vamos a sorprender; sin embargo, creo que la película entera se alarga demasiado y se repiten mucho las cosas que, en el caso del reclutamiento está bien para dar la sensación de agobio de los presos, pero en el caso de los científicos que se van preguntando y justificando, nos hace aburrir y perder el interés; lo soluciona todo con una escena final de lucha bastante larga y llena de efectos especiales.

Alive
El monstruo de Sakaguchi

Gráficamente la película está muy bien tratada, con un tono muy oscuro e incluso claustrofóbico, sin ver el exterior en ningún momento y una decoración y una iluminación mínima, centrando todo el interés en su protagonista (aunque éste no haga ni diga mucha cosa). Técnicamente, no hay ningún problema mientras todo es normal, pero a la que hay que dejar ver el monstruo y añadirle algo de efectos especiales, se les va totalmente de las manos, intentando hacer algo especial, pero casi sin recursos ni ideas y consiguiendo algo bastante ridículo.

Como ya hemos comentado, no es una película demasiado extrema, ni demasiado intrigante, ni demasiado espectacular; simplemente se basa en una buena idea, llevada a cabo con muy buenas intenciones, pero no tan buenos recursos ni maneras, en la que el guionista Yudai Yamaguchi (Versus, Battlefield baseball) vuelve a colaborar con el director Ryuhei Kitamura (Versus, Aragami) en una combinación que no está del todo mal, pero a la que vemos que siempre le falta algo para acabar de funcionar.

Y en cuanto a los actores, repetimos con los protagonistas de Versus y con algunos de sus secundarios también, sólo que en esta ocasión, se intercambian los papeles de bueno y malo: Hideo Sakaki (Azumi, Aragami) esta vez hace de protagonista bueno y Tak Sakaguchi (Deadball, Yakuza weapon) hace de monstruo y solo aparece en la escena final para una lucha.

En definitiva, una película con algo de ciencia ficción y algo de intriga, que te puedes quedar a mirarla a la espera de qué pasará al final, que mejora bastante a partir de su primera hora, pero que termina siendo un gran despropósito, tanto argumental como en su acción. Podéis prescindir de ella sin reparos.

  • Lo mejor de la película:

El infierno del protagonista, tan visual y elaborado.

  • Lo peor de la película:

El disfraz del pobre Tak Sakaguchi (que ridiculez!).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *