El humor más absurdo en Calamari wrestler

Venga, animaros! Que hoy volvemos con otra de esas películas japonesas tan bizarras, que seguro que os encanta, una de esas que son tan malas o tan mal hechas, que tienen un encanto especial. Se llama Calamari wrestler y como podréis suponer trata de un calamar luchador. Se trata de una película que intenta juntar dos de las aficiones japonesas locales más frikis: la lucha libre (en Japón está muy bien considerada) y los monstruos marinos gigantes, creando un tokusatsu como pocas veces habíais visto, una cosa simplemente para reír un rato y ver lo locos que están en el país nipón. Podríamos decir que se trata de un kaiju eiga (o una película de monstruos), pero más bien vemos que es una película de lucha con unos protagonistas muy especiales.

the_calamari_wrestler
La lucha del Calamari

El argumento no difiere mucho de lo que sería cualquier película de la saga Rocky (aunque con muchísima más originalidad). Al campeón de lucha libre japonesa, de pronto le aparece un nuevo contrincante que lo elimina como si nada, se trata nada más y nada menos que de un calamar (un tío vestido de calamar de gomaespuma, ya me entendéis, y si no, mirad las fotos). Este nuevo luchador se hace muy popular y incluso empiezan a circular rumores de que en realidad es un antiguo luchador que se creía enfermo. Cuando el campeón quiere la revancha, se presenta al combate convertido en pulpo, lo que nos hace presenciar una batalla mítica entre pulpo y calamar; nuestro héroe Calamari vuelve a vencer, pero entonces aparece en escena otro rival, una especie de langosta boxeadora muy fuerte, que también quiere competir por el título; así se crea un circuito profesional lleno de monstruos marinos varios. Entre todo esto, también se reavivan viejos amores y disputas del calamar con la gente que ocupaba su anterior vida como humano, y una pequeña investigación para saber quién es realmente.

Como siempre en estas películas, el principio promete mucho, con una típica lucha de wrestling japonés y la aparición del Calamari en una escena totalmente caótica, en la que empieza a luchar de una forma muy rebuscada, más tarde nos acostumbramos, pero perlo mover solo la mitad de os tentáculos porque es dónde tiene los brazos el actor es un poco… después de esta escena se relaja la película con todas las tramas de investigación, los sentimientos del Calamari, la historia de amor… hasta que empiezan las luchas de nuevo y no terminan hasta el final; por cierto, que nos encontamos con uno de los finales más estúpidos des de La felicidad de los Katakuri.

the_calamari_wrestler
Aquí posando con unas amigas

Como supondréis se trata de una película con muy bajo presupuesto, y todo el dinero que había se ha gastado en los disfraces de gomaespuma de las bestias marinas, que no son muy creíbles, pero para un carnaval aquí estarían de muerte; eso no quita que la película sea muy divertida (aunque te rías más de ella que con ella) y que tenga su encanto, sobretodo por su protagonista que es imposible que no os caiga bien, es tan adorable… pasa un poco igual que cuando vimos Underwater love, en la que no podíamos dejar de querer al kappa.

I que se puede hacer algo aburrida en los momentos en los que no hay lucha, ya que el resto de la historia se cae por su propio peso, es tan simple y poco trabajada que nos hace perder todo el interés, pero durante todos los momentos que tenemos al Calamari en pantalla y con las mínimas expresiones que puede hacer para expresar lo que siente, ya nos divertimos bastante.

Quizás aquí no lo apreciamos tanto, pero supongo que para los japoneses, que son tan fans del género tokusatsu y de los monstruos de goma, que adoran cualquier cosa que tenga unos grandes tentáculos y que tienen una buena liga de lucha libre; esto será algo seguro.

El director Minoru Kawasaki es my conocido en Japón por todas las películas de este tipo que ha hecho (humor absurdo y sin presupuesto), entre ellas Executive koala, Kabuto O-Beetle, Crab goalkeeper o The monster X stripes back, todas ellas muy recomendables si os gusta esta que hoy reseñamos.

En definitiva, una película de Serie B absurda porque sí, de las que nos hacen reír no tanto por su humor, sino por su ridiculez y su atrevimiento, de esas que nos hacen pensar lo locos que están los japoneses.

  • Lo mejor de la película:

Un calamar monísimo, irresistible!

  • Lo peor de la película:

Algún momento de bajón a media película.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *